Se encuentra usted aquí

Ya las quiero ver en DVD o Blu-ray

07/01/2017
01:57
-A +A

Tomando prestado el nombre de tal vez la más emblemática película de Miguel M. Delgado (Bellas de noche), la hija de José Luis Cuevas, María José, reconstruye las historias de aquellas vedettes que hacían las delicias de quienes las miraban y las deseaban en el ambiente nocturno de los años 70 y 80 y que, revistas legendarias de la época en mano, fueron las culpables de millones de sueños húmedos de varias generaciones, antes de la llegada de las teiboleras, que abarataron el calificativo de vedettes.

Reconocidas mamacitas de aquellos tiempos no están lamentablemente en el documental, ni todas las que fueron, ni todas las que son, en esa visita al túnel de tiempo que, ya se sabe, cobra puntual la factura en el cuerpo y las pieles de quienes algunas veces fueron diosas de la noche. No obstante, desfilan en una reivindicación del recuerdo Rossy Mendoza, Lyn May, Olga Breskin, Wanda Seux y La Princesa Yamal. ¿Dónde quedo la hermosura legendaria y el cuerpo de absoluta tentación de Grace Renat que casi doblega al legendario Enmascarado de Plata, Rodolfo Guzmán Huerta, en la dupla de películas ochenteras que filmó con él (La furia de los karatecas y El puño de la muerte) casi al ocaso de la carrera del Plateado? Sólo cinco fueron escogidas para narrar vidas particulares y virtudes públicas en un documental que saca chispas de nostalgia cuando se desnuda el cuerpo y el corazón de estas increíbles mujeres.

Sin ningún tipo de presiones, como en las películas de Juan Orol, estas mujeronas graduadas en burlesque, cabaret y cine de ficheras sueltan “la sin hueso”, se sinceran con ellas mismas y reflexionan sobre su pasado glorioso en la cumbre, para luego evitar como pueden el abismo canijo del olvido, aunque no del todo en un entretenimiento de primera.

Ya se sabe que soñar no cuesta nada, por lo que también me pregunto, ¿Qué no podría haber un Bellas de noche 2, porque también otras vedettes, creo, merecen una revisión de su anatomía corporal y de su alma. Ahí están los ejemplos de Zulma Faiad, Thelma Tixou, Malú Reyes, Angélica Chain, Jacqueline Voltaire, Norma Lee, Gloriella, Gina Montes, Amira Cruzat, Mara Marú, Miss Melina Mey, Olga Ríos, Iris Cristal, Ivonne Govea, Noelia Noel, Gabriela Ríos (La Ché), Judith Velasco, Yolanda Lievana, Mora Escudero (la de las Piernas del Millón), Rebeca Silva, Miss Lina Santos, Olivia Collins, Cleopatra y otra Princesa: Lea… y ya encarrilados ¿Por qué no? un apartado a las mujeres de don Juan (Orol): María Antonieta Pons, Mary Esquivel y Rosa Carmina, consumadas rumberas de una época anterior al vedetismo. Yo creo que otro docu hasta daría hasta para una exhaustiva revisión de las llamadas exóticas, con su diosa mayor: Yolanda Montes Tongolele. ¿Y que tal las detonantes caderas de Ninón Sevilla y las de Meche Barba, y las visiones corporales de Ana Luisa Peluffo y Ana Bertha Lepe? Hay tela de dónde cortar para desnudar carne y alma, hasta llegar, por no dejar, a bellezas como Maribel Guardia y Lorena Herrera y hasta la esposa de Jolopo, Sasha Montenegro.

También un reconocimiento a los palacetes donde mostraban la generosidad de su anatomía como el Capri, el Belvedere, La Fuente… y por supuesto el legendario Tivoli, derrumbado arbitrariamente por las huestes del llamado Regente de Hierro, Ernesto P. Uruchurtu, que nada más se eternizo durante 14 años en el puesto gracias a Ruiz Cortines, López Mateos y Díaz Ordaz y que también cuenta la leyenda, quiso echarse al plato nada menos que a El Rey, Elvis Presley.

[email protected]

Comentarios