Un país de gordos es insostenible

Editorial EL UNIVERSAL

El sobrepeso y la obesidad están directamente relacionadas con enfermedades como diabetes, fallas en el corazón y cáncer. Por sí solo, el impacto de la obesidad y el sobrepeso en los costos de salud en México se estima en cerca de 16 mil millones de pesos (siete de cada diez las padecen), lo equivalente al subsidio federal que se otorga este año a estados y municipios para fortalecer a sus policías. Por algo que debería ser sencillo, como hacerse un chequeo médico cada seis meses, el país pierde gran parte de sus recursos humanos y materiales.

No se trata de un padecimiento exclusivo de los mexicanos. La mayoría de las personas en los países miembros de la OCDE, entre los cuales se encuentran algunos de los más prósperos del orbe, sufren también obesidad y sobrepeso. Sin embargo, el país es el consumidor numero uno de refresco en todo el mundo, 40% más que el segundo lugar, Estados Unidos; es la nación con más horas laborales, con mas de 10 en promedio al día, y los niños aquí ven mas televisión, con un promedio de cuatro horas y media diariamente.

¿Qué hacer frente a tan enorme desafío? Dice Mikel Arriola, comisionado de la Cofepris, que la apuesta del Estado mexicano debe ir por dos vías. Por un lado, el cambio paulatino en los hábitos del consumidor mexicano; por otro, en la detección temprana y el abaratamiento de costos de atención a pacientes.

Dice el comisionado en entrevista con este diario: “Un paciente tratado con insulina en el sector salud puede ser controlado con un presupuesto de 150 pesos al año. Un paciente con diálisis estamos hablando de que el precio sería alrededor de 150 mil pesos al año”.

México tiende a ser un país con cada vez más adultos mayores. El costo del sector salud para el erario será inexorablemente mayor en décadas próximas aun si en promedio la salud de los mexicanos no cambia. Si a ese componente se añade un agravamiento de la obesidad y el sobrepeso, enfrentaremos un futuro desastroso, a menos que desde hoy los mexicanos logren hacer consciencia sobre la importancia de la prevención y la moderación.

Dice Mikel Arriola que esta vez sí se tienen las herramientas para verificar el éxito o fracaso de los programas sociales dedicados a combatir la obesidad y el sobrepeso. Ojalá los primeros resultados se tengan en el corto plazo. Cada mes se suman nuevas personas al problema y la solución pinta para ser una de muy lento paso.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios