Se encuentra usted aquí

Lo fácil es decir no: El Corredor Cultural Chapultepec

10/12/2015
02:18
-A +A

El fin de semana pasado, el Instituto Electoral del Distrito Federal organizó una consulta pública con la participación de 22 mil 370 vecinos (El Universal 06-12-15), menos del cinco por ciento de los inscritos en el padrón electoral de la Delegación Cuauhtémoc para determinar si la construcción del Corredor Cultural Chapultepec se lleva a cabo o no. Esta es una propuesta integral para el remozamiento de dos Centros de Transferencia Multimodal (CETRAM) –paraderos de Chapultepec y Glorieta de Insurgentes-Oaxaca- y la comunicación entre ambos con una zona peatonal.

Un colectivo ciudadano, apoyado por dos partidos políticos de oposición al gobierno del D.F., logró convencer a casi 14 mil personas de que votaran por el “NO” en una campaña que pasó desapercibida en los medios de comunicación –aunque hubo estaciones radiofónicas y muchos medios escritos que abrieron espacios al debate-, con lo que el proyecto concesionado a un particular no debe ser ejecutado. ¿Ahora, qué?

Las opciones no son numerosas. La primera es que el gobierno reajuste el proyecto y lo reduzca, incluyendo por lo menos la ampliación de los CETRAM involucrados financiados con recursos presupuestales de la ciudad, que son escasos, o con recursos privados mediante una concesión; la segunda, es que el colectivo proponga un proyecto que pueda ser votado favorable por la ciudadanía, y la tercera, la más probable, es que no se haga nada en los tres próximos años.

Afortunadamente para el colectivo, que aprovechó la mala estrategia del gobierno de la ciudad de reducir la votación a la Delegación Cuauhtémoc, la obra no se va a realizar en la forma presentada, pero desafortunadamente para el resto de la población del área metropolitana, que transita por ese polígono, que incluye a la tradicional Zona Rosa, no tendrá un espacio rescatado del abandono urbanístico. Ante este panorama, el delegado pidió que no se dejara a su suerte a esa avenida que está convertida en un “muladar”.

Independientemente de la necesaria regeneración de los espacios públicos y la mejora de la infraestructura para el tránsito de peatones y ciclistas, en los extremos del parque lineal elevado que se pretendía construir en la Avenida Chapultepec, se encuentran ubicados dos de los ejemplos del mayor rezago urbano, la rehabilitación y ampliación de los Cetram.

La estrategia del gobierno para modernizar varios espacios públicos y los Cetram de Constitución de 1917, Indios Verdes, Santa Martha, Martín Carrera y Politécnico es acertada y toma como base las asociaciones público-privadas y el otorgamiento de concesiones. Para tal efecto, existe una entidad paraestatal del Distrito Federal, Procdmx, antes Calidad de Vida Progreso y Desarrollo para la Ciudad de México S.A. de C.V., que ha concluido los proyectos de coinversión: el estacionamiento subterráneo de Plaza de la República y el Cetram El Rosario.

La tarea por delante es compleja y ardua. Un diagnóstico superficial arroja que hay varias zonas que requieren parques lineales urgentemente para aumentar el área verde por habitante y una intervención inaplazable en Indios Verdes y Pantitlán (alrededor de 1 millón de personas circulando al día en cada una), así como Zaragoza, Puerto Aéreo, La Raza, Taxqueña, Universidad, Zapata y Tacubaya (más de cien mil) operando en condiciones inseguras y con más de 12 mil vehículos de servicio de transporte público. A este paso, con los obstáculos que hay que superar, los rezagos se seguirán acumulando.

El presupuesto es escaso, los inversionistas se encuentran en permanente expectativa ante la reacción vecinal y el gobierno con pocos apoyos políticos y sociales para emprender este tipo de acciones que son trascendentes para la vida cotidiana de las personas. La verdad es fácil decir que no, pero es muy difícil tejer estratégicas de gestión pública que beneficien a la sociedad en su conjunto en las condiciones actuales. Hagamos votos para que el proyecto alternativo para el corredor de Avenida Chapultepec tenga una mejor suerte.
 

Investigador Honorario de la Facultad de Derecho de la Universidad Anáhuac del Norte

[email protected]

Profesor de Posgrado de la Universidad Anáhuac Norte y del INAP.

Comentarios