Dime tu metodología y te diré si eres pobre

Alberto Aziz Nassif

De pronto los pobres tienen 33% más de ingreso, ¿de dónde salió este incremento? ¿Hubo un incremento del salario? ¿Creció la economía y se desparramó el ingreso a los deciles de menores ingresos?

Mi solidaridad con Carmen Aristegui

Uno de los logros en este país de la desconfianza sistemática, de la manipulación frecuente y la simulación generalizada fue tener estadísticas confiables. El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) logró construir un prestigio de organismo confiable y el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) ha sido una garantía de que las evaluaciones de la política del desarrollo social tengan metodologías certeras. México cuenta ya con series estadísticas comparables sobre el tamaño de la pobreza multidimensional y su evolución desde 2008. Sin embargo, hoy parece que nos acercamos al final de esa certidumbre y que las cosas empezarán a cambiar para mal: hacia un escenario en donde el gobierno puede meter mano en las estadísticas de acuerdo a las necesidades políticas. Hay que recordar lo que sucedió hace algunos años en Argentina, en donde el gobierno empezó a truquear las estadísticas sobre inflación e ingresos y el instrumento se volvió inútil para tener información confiable. Un país sin estadísticas ciertas y verificables es una república bananera.

La historia del conflicto actual fue la siguiente: el Coneval encargó al Inegi la elaboración del Módulo de Condiciones Socioeconómicas de 2015; el Inegi hizo el levantamiento, pero cambió el trabajo de campo sin ningún tipo de aviso, es decir, fue opaco. Al cambiar la estrategia de levantamiento de datos se modificaron los resultados, con lo cual se ha generado una “ruptura en la evaluación histórica de las mediciones de la pobreza que Coneval ha presentado desde 2008” (Comunicado de Prensa de Coneval, 15/VII/2016). Con estas modificaciones los resultados indican que hay un “incremento del 11.9% en el ingreso corriente de los hogares a nivel nacional... un incremento real del 33.6% del ingreso de los hogares más pobres en un solo año, lo cual no es congruente con la tendencia que se ha venido manifestando en otros instrumentos del Inegi y con otras variables económicas” (Comunicado de Prensa de Coneval, 15/VII/2016).

Qué raro, de pronto los pobres tienen 33% más de ingreso, ¿de dónde salió este incremento en 2015? ¿Hubo un incremento del salario mínimo? ¿Creció la economía y se desparramó el ingreso hasta los deciles de menores ingresos? ¿De pronto estos grupos se sacaron la lotería y la repartieron de forma colectiva?, ¿qué pasó realmente? Desafortunadamente, nada de esto sucedió: el salario siguió igual de deprimido como hace 30 años, la economía se ha mantenido en tasas de crecimiento mínimo y no hay lotería que alcance a darle este empujón a los grupos pobres del país. Lo que cambió fue la metodología para capturar los datos. Una modificación que se hizo sin ninguna transparencia, pues en el Coneval nadie sabe cómo se hizo el levantamiento del Módulo de Condiciones Socioeconómicas.

Existen diversas consecuencias de este problema que no sólo rompen las series históricas, lo cual es bastante grave, porque impedirá hacer seguimientos y comparaciones de datos que se construyeron con una importante inversión de recursos públicos (que hemos pagado entre todos), sino que, además, se abre una gran oportunidad para la manipulación política. Se destruye la certeza y la confianza en la forma de construir los grandes agregados de información que necesita un país que se dice democrático para funcionar, para hacer políticas públicas.

Como dice el dicho popular, piensa mal y acertarás. Ya quiero ver que en el próximo informe de gobierno Peña Nieto presuma de la disminución de la pobreza o en las siguientes campañas electorales los candidatos del PRI usen esa información dudosa para hacer sus spots. Antes de consumar este despropósito de manipulación, se debe poner un alto y corregir, quitar el módulo 2015 y en la próxima Encuesta Nacional de Ingreso y Gastos de los Hogares (ENIGH), que se empezará a levantar el próximo mes de agosto, regresar a la metodología previa que permite seguir con la comparación y tener certidumbre. No queremos ver a Peña Nieto pidiendo perdón dentro de dos años porque bajaron la pobreza mediante la manipulación estadística. No, por favor…

Investigador del CIESAS

@AzizNassif

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios