Los tres tramposos

Alberto Aziz Nassif

En cualquier sistema democrático estarían en la cárcel, pero aquí se les protege. Los tres tramposos son una expresión más de que el proyecto de país necesita cirugía mayor.

Varios de los gobiernos locales que terminan en los próximos meses han puesto en marcha una operación tramposa para terminar el desastre que hicieron en su sexenio. Se trata de gobiernos cuyo partido perdió las elecciones por ser emblemáticamente corruptos, como Chihuahua, Veracruz y Quintana Roo. César Duarte, Javier Duarte y Roberto Borge pueden terminar en la cárcel y huyen como lo hacen los ladrones que han sido descubiertos in fraganti. Dejan a sus estados en una condición lamentable y cuentan con el apoyo del gobierno federal. Los tres son del PRI, aunque eso no es ya condición exclusiva del tricolor, sucede en cualquier partido.

Lo que hacen estos tres gobernadores es aprovechar sus últimos días en el cargo para generar lo que se ha llamado “paquetes de impunidad”. Tapan sus desviaciones, blindan la información, abusan de su mayoría en los congresos para aprobarse las cuentas públicas, nombran magistrados a modo en los tribunales administrativos que verán sus expedientes y dan golpes para aumentar las descomunales deudas públicas que ya cargan.

El 6 de julio pasado, un mes después de sus derrotas electorales, el Congreso de Chihuahua aprobó otros 6 mil millones de pesos para llegar a un endeudamiento de 56 mil millones de pesos, con lo cual se comprometen las finanzas estatales de los próximos 30 años. Ese mismo día en Quintana Roo, Borge instruyó a los diputados de su partido para que aprobaran 31 cuentas públicas del gobierno del estado y de los municipios, pero lo hicieron en un tiempo récord, sólo en tres horas. Al mismo tiempo, Borge nombró de la noche a la mañana a tres magistrados del Tribunal de Justicia Administrativa, Minerva Maribel Moreno, César Cervera y Jorge Herrera, (Reforma, 7/VII/2016). La locura con Duarte en Veracruz ha llegado a extremos inconcebibles: hasta los empresarios de la entidad mandaron al gobierno federal una señal de auxilio. El paquete de impunidad en Veracruz incluye al nombramiento del fiscal anticorrupción (la Iglesia en manos de Lutero), como hizo Peña Nieto con la Función Pública y la casa blanca. Además, quiere hacer otros nombramientos en el Instituto Veracruzano de Acceso a la Información; pretende basificar a los empleados de confianza del gobierno, con lo que deja un problema económico y otro político.

El estilo de gobierno de Borge ha sido denunciado por la asociación Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad y se publicó en un reportaje de la revista Expansión (http://expansion.mx/nacional/2016-
/07/06/los-piratas-de-borge-el-saqueo-de-bienes-institucionalizado-
en-quintana-roo
). Se trata de una forma de despojo de bienes inmuebles, departamentos, ejidos y hoteles mediante procedimientos tramposos y demandas falsas en contra de propietarios legítimos. Casualmente todas las propiedades van a dar a funcionarios y ex funcionarios del círculo de Borge.

El gobierno de Javier Duarte en Veracruz será recordado por muchas cosas, la mayoría por hechos de corrupción y violencia, y quizás entre las marcas que se llevará esta administración estará la de 19 periodistas asesinados durante su gobierno. La cifra puede crecer, porque todavía faltan algunos meses para que termine su periodo.

El Duarte de Chihuahua será recordado por la enorme corrupción y por el Banco Progreso del que es uno de los socios más importantes. Quedará en la memoria cómo se hizo de ranchos y propiedades y al final dejó un estado quebrado. En la huida de Duarte se habla de la destrucción de documentos e información que lo incriminen. Por eso el gobernador electo ya hizo una página en internet para recabar pruebas (www.denunciachihuahua.mx), en donde se puede presentar todo tipo de información para el proceso que vendrá en contra de este señalado gobernador. Se puede hacer una correlación: entre más corrupción, más gasto en comunicación social y Duarte lo incrementó cuatro veces hasta llegar a mil 73 millones de pesos al año.

En cualquier sistema democrático esos personajes estarían en la cárcel, pero aquí se les protege; incluso no será extraño que al dejar sus cargos los podamos ver con algún encargo diplomático. Los tres tramposos son una expresión más de que el proyecto de país necesita cirugía mayor…

Investigador del CIESAS

@AzizNassif

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios