Esta historia continuará

Alberto Aziz Nassif

El presentar iniciativas ciudadanas al Congreso ha metido a la clase política en una dinámica que intenta romper la impunidad

Ya estamos acostumbrados a los finales de periodo legislativo en el Congreso como el que terminó hace unos días. Casi siempre se dejan para el final las materias más complicadas de consensar. La acumulación de iniciativas se amontona para los últimos días y el clima de negociaciones, resistencias y chantajes se agudiza entre las fracciones parlamentarias. Al inicio de este periodo había varias iniciativas, como el sistema anticorrupción y el Mando Único; más tarde llegó la posibilidad de nuevas reglas para el uso de la mariguana. Al final, quedó sólo la promesa de concluir los proyectos en un futuro cercano, quizás en algún periodo extraordinario cuya fecha está todavía en el aire.

Cuando vemos la normalidad del sistema político en México, se pueden destacar tres dimensiones. En primer lugar, la parte institucional que nos presenta a un Estado debilitado frente a los intereses y con una regulación en favor de los grandes conglomerados industriales y financieros. En segundo lugar, la política se ha poblado de actores dominantes que responden poco a una rendición de cuentas efectiva, porque han capturado los espacios autónomos que deberían hacer política de Estado. En tercer lugar, están los resultados: por ejemplo, tenemos las reformas legislativas que se construyen en dos niveles, en uno los cambios constitucionales que son para los discursos y la legitimación, y en otro las leyes secundarias y la operación cotidiana. ¿Por qué con tantas reformas y cambios seguimos con las mismas prácticas, desempeños e inercias?

Frente a un gobierno que ha perdido legitimidad y apoyo (Peña Nieto anda en el 30% de aprobación), hay nuevos actores que han empezado a cambiar la dinámica. En estos días se pueden destacar dos contrapesos poderosos. Por una parte, la presencia organizada de la sociedad civil que logró reunir 634 mil 124 firmas de apoyo, para presentar una iniciativa, 3de3, que ayude a combatir la corrupción mediante la publicación de tres declaraciones: patrimonial, de intereses y fiscal. Esta nueva capacidad para presentar iniciativas es una experiencia positiva. Ya veremos cómo termina este proceso, por lo pronto hubo resistencias de los núcleos más duros, representados por el PRI y su corrupto aliado Verde. Por otra parte, está la presencia internacional, los dos informes del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI, septiembre de 2015 y abril de 2016) sobre la tragedia de Ayotzinapa. Este grupo hizo una de las investigaciones más amplias y profesionales sobre la desaparición de los 43 estudiantes normalistas en septiembre de 2014. En el segundo informe hay 22 recomendaciones que dan cuenta de las dificultades, limitaciones y trampas del sistema penal en México que es urgente cambiar.

Pueden haber diversas explicaciones para entender la dinámica legislativa, desde la visión optimista que considera que en una democracia se dificultan los acuerdos, hasta una perspectiva más realista que ve un sistema partidocrático, en donde cualquier cambio democrático es una amenaza. Los partidos y los legisladores son figuras muy desprestigiadas ante la ciudadanía; el desprecio se debe a la percepción generalizada (70% de los ciudadanos) de que esos grupos legislan para sus propios intereses. En los últimos días del periodo hubo dos bloques frente al sistema anticorrupción: PAN y PRD a la defensa de la iniciativa ciudadana 3de3 y el PRI con el Verde que tratan de quitarle dientes a las leyes regulatorias (fiscalía y tipificación de los delitos). Sin duda, la lucha contra la corrupción será larga y todavía quedan por delante muchas batallas.

Las rendijas que se abren, como la posibilidad de presentar iniciativas ciudadanas al Congreso, han metido a la clase política en una dinámica que intenta romper las inercias de impunidad. La presencia de instancias internacionales ha mostrado a este gobierno que la impunidad y la ineficiencia serán cada vez más costosas en este mundo globalizado. Las luchas contra la corrupción y las desapariciones forzadas son dos campos de batalla en donde hay nuevos roles y actores. En suma, sin hacernos ilusiones, hoy podemos decir que esta historia continuará…

Investigador del CIESAS

@AzizNassif

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios