21 | AGO | 2019
cruceros, Tips para viajar en un crucero, barco, embarcación, navieras
De acuerdo con la CLIA, una embarcación se considera grande cuando tiene entre 800 y mil 500 camarotes. (Foto: Cortesía Hurtigruten)

7 preguntas que debes hacerte antes de subir a un crucero

07/07/2019
00:00
Samantha Michelle Guzmán
-A +A
Tips para no elegir el barco equivocado. Entérate cuál cumplirá todas tus expectativas

[email protected]

Enlistamos siete preguntas que deberías hacerte antes de reservar tu primer crucero para que compares categorías, servicios, tamaños y evitar que te subas al barco equivocado, lo cual podría ser frustrante.

No existe una clasificación exacta y oficial de navieras, pero hay tres grandes rubros que la industria reconoce: viajes comerciales, premium y de lujo. Existen algunos cruceros que se salen del sistema, como los de expedición y los fluviales.

No te dejes llevar por el nombre de cada categoría. Se trata de valorar el costo-beneficio, según tu estilo de vida e intereses: viajar a bordo de un barco fluvial o de lujo, tal vez sea menos divertido para alguien que busca pasar sus días en altamar a bordo de un barco con toboganes, alberca de surf, espectáculos y música que no para día y noche.

1 ¿CÓMO QUIERES QUE SEA EL BARCO?
Piensa en el tamaño del barco y la cantidad de gente que viajará a bordo, pues de esto depende tu grado de privacidad y lo a gusto que puedas estar.

De acuerdo con la CLIA, una embarcación se considera grande cuando tiene entre 800 y mil 500 camarotes. Por lo general, las navieras comerciales entran en esta categoría: Disney Cruise Line, Norwegian, Carnival y Royal Caribbean, por ejemplo. En la flota de estas tres últimas hay embarcaciones con más de mil 500 cabinas, por eso pueden denominarse como “megabarcos”. En este tipo de cruceros hay muchísimas actividades a la carta e instalaciones, pero frecuentemente vas a encontrar multitudes.

cruceros-tipos_de_barco-disney_dream-barco_grande_0.jpg (Foto: Cortesía Disney Cruise Line) 

Una embarcación mediana posee entre 300 y 800 camarotes. La empresa Hurtigruten, dedicada a los viajes de expedición en el Ártico, entraría en este rango. Las navieras premium, como Celebrity o Princess, suelen ser barcos medianos y grandes.

Las naves pequeñas, de entre 150 y 300 suites, generalmente son las más lujosas; entre ellas están las compañías Seabourn, Regent y Silversea. En sus barcos, la proporción del servicio equivale a dos empleados por cada huésped, explican en la agencia Amparo Servicios Turísticos; es decir, recibes mucha más atención.

Casi todos los cruceros de río y de expedición disponen de embarcaciones más pequeñas y de ambiente más íntimo, con menos de 150 cabinas. Su tamaño les garantiza el acceso a ciudades pequeñas y destinos recónditos.

cruceros-tipos_de_barco-uniworld_ganges_voyager-barco_intimo_0.jpg (Foto: Cortesía Uniworld)  

2. ¿CUÁNDO QUIERES VIAJAR?
Erwin Romero, director de la agencia Navitur, recomienda evitar las temporadas de Semana Santa, verano y fin de año, si tu intención es ahorrar.

Aunque las rutas del Caribe operan todo el año, conviene evitar la temporada de huracanes.

Si quieres ir a Europa con buen clima, Romero propone el Mediterráneo, de marzo a octubre, y el Báltico, de mayo a septiembre. En Asia, la mejor época va de agosto a marzo, y el Pacífico sur se disfruta más de abril a diciembre.

cruceros-a_donde_viajar-europa-rio_rin.jpg (Foto: Cortesía Viking Cruises) 

En las zonas polares, el clima es más amigable en verano (en la Antártida, va de diciembre a marzo). Un viaje de esta naturaleza requiere llevar ropa y calzado especial para las excursiones en tierra. Algunas veces, las navieras incluyen renta de equipo.

En las Islas Galápagos, los meses de diciembre a junio son los más calurosos; es una buena noticia para quienes bucean, pues la visibilidad es muy buena. Si quieres ver pingüinos de cerca, viaja entre julio y noviembre.

3. ¿A DÓNDE QUIERES VIAJAR?
Casi a todas las regiones del mundo llegan estas embarcaciones: el Caribe, Europa, Canadá, las islas polinesias, Asia y hasta la Antártida. La mayoría no se queda con una sola ruta, sino se diversifica con el paso del tiempo. Cuando ya tienes una zona en mente, debes pensar cuánto tiempo quieres pasar navegando y qué puertos son los que quieres conocer.

cruceros-a_donde_viajar-antartida.jpg (Foto: Cortesía Hurtigruten) 

Las grandes navieras comerciales te dan más opciones respecto a la duración del viaje: el más corto es de dos o tres noches y el más prolongado dura entre dos y tres semanas. Su mayor oferta se encuentra en el Caribe. Disney, Royal Caribbean y Norwegian Cruises disponen de islas privadas en las Bahamas.

Las empresas premium, tipo Princess y Holland America, también disfrutan de ese privilegio.

Las navieras premium y de lujo se concentran en los viajes de cuatro días, por lo menos. Las travesías más breves de Seabourn son de siete días.

Debes tomar en cuenta que no vas a visitar un destino por día. Los cruceros de mar recorren distancias grandes que a menudo se traducen en días enteros de navegación. No es malo, ya que te permite gozar del barco, pero tampoco es lo más recomendable si viajas por pocos días y quieres conocer muchos lugares.

cruceros-a_donde_viajar-cariba-roatan.jpg (Foto: Cortesía Royal Caribbean) 

Los cruceros de río son lo opuesto: su especialidad son los grandes afluentes europeos, con ciudades medievales y pueblos pintorescos en el camino. Mientras el barco avanza, observas montañas, viñedos y castillos antiguos.

Asia es otra región con varias rutas. Ríos como el Yangtsé, Mekong y Ganges te llevan por impresionantes cañones, pueblos flotantes, templos, arqueología y pagodas.

En África, como podrás adivinar, los itinerarios ofrecen la oportunidad de apreciar la vida salvaje en safaris fotográficos y desde la embarcación.

Toda travesía fluvial en Asia y África dura por lo menos una semana.

El Ártico, la Antártida y las Islas Galápagos son los destinos más solicitados para los cruceros de expedición. También hay rutas hacia lugares que no son remotos, pero su naturaleza representa una gran aventura, como las islas de Baja California. Son viajes de una o varias semanas en altamar.

4. ¿QUÉ TIPO DE CABINA QUIERES?
En los cruceros comerciales, las cabinas más económicas son interiores, sin vista al mar. Le siguen las habitaciones con ventana y balcón; las comodidades son básicas en cada una. Por último están las suites, con más espacio y servicios.

En un viaje de cinco días con Royal Caribbean, un camarote interior puede costar siete mil 711 pesos por persona. En este tipo de barcos, Erwin Romero aconseja comparar las tarifas de las cabinas según su ubicación, aunque dos camarotes sean del mismo tamaño, uno de ellos puede ser más caro si está una cubierta superior.

cruceros-camarotes-sin_vista-disney_magic.jpg (Foto: Cortesía Disney Cruise Line) 

Los barcos premium tienen tres categorías estándar, muy parecidas a las de cruceros comerciales. La diferencia es que los primeros se centran en las suites: hay más variedad y cantidad que las cabinas económicas. Un camarote interior de Princess Cruises para un viaje de cinco días por el Caribe cuesta desde 699 dólares (13 mil 332 pesos) por persona.

En una nave de lujo, todas las cabinas te dan vista al mar. Sus baños tienen tina y se incluye hasta menú de almohadas. Para cada suite hay un mayordomo. El camarote más económico en un barco de Silversea, por siete días en el Caribe, cuesta tres mil 352 dólares (63 mil 908 pesos) por persona.

Al tener pocas cabinas, con énfasis en su decoración y diseño, los cruceros de río son como un hotel boutique flotante. Las suites siempre ofrecen vistas al exterior. Con Uniworld, una habitación estándar por ocho días en el Danubio te saldría en seis mil 378 dólares (122 mil 170 pesos) por persona.

cruceros-camarotes-de_rio-con_balcon-uniworld.jpg (Foto: Cortesía Uniworld) 

Generalmente, las cabinas de un barco de expedición como los de Hurtigruten o National Geographic Expeditions no son muy lujosas, pues la idea es que pases más tiempo explorando el destino. Hay opciones sin vista, con ventana y balcón. Este tipo de viajes ha cambiado un poco en los últimos años, pues varias navieras de lujo han comenzado a incursionar en este rubro; entre ellas se encuentran Silversea y Crystal Cruises.

En un viaje de 10 días por las islas Svalbard (Noruega), Hurtigruten ofrece cabinas interiores por nueve mil 149 dólares (174 mil 468 pesos).

5. A BORDO, ¿QUÉ TIPO DE ACTIVIDADES BUSCAS?
Si eres muy activo y tu plan es pasar el tiempo a bordo del barco, un crucero comercial es perfecto para ti. Año con año, las principales navieras compiten por superar las actividades de sus rivales: toboganes, tirolesas, deportes extremos, entretenimiento con realidad virtual y hasta pistas de go karts. Entre fiestas temáticas, talleres y obras musicales, no hay manera de aburrirte, lo cual es ideal para familias con niños y adolescentes.

cruceros-actividades-tobogan-symphony_of_the_seas_royal_caribbean.jpg (Foto: Cortesía Royal Caribbean) 

Viajar con una compañía premium es más adecuado si vas en pareja o quieres permanecer relajado, aunque se incluyen actividades para niños. Las clases de arte, maridajes o los performances relacionados con el destino que visitas, son sus mayores atractivos. También presentan musicales y disponen de spa (con costo adicional). Los cruceros fluviales son muy parecidos a los premium en cuanto a su oferta de actividades, con la excepción de que no hay teatro.

cruceros-actividades-clases_de_cocina-hurtigruten.jpg (Foto: Cortesía Hurtigruten)  

Los cruceros de lujo no son muy convenientes para familias, pues el entretenimiento no va dirigido a los niños. Estas navieras invierten mayor esfuerzo en las experiencias de spa, con tratamientos intensivos y médicos. Todas éstas tienen costo extra.

Si navegas en un barco de expedición, lo más importante es el destino. Sylvia St. Lawrence, directora de ventas de Silversea para Latinoamérica, cuenta que todos los días, después de las excursiones, especialistas en el destino te explican sobre los sitios que acabas de visitar, su flora y fauna. Resuelven todas tus dudas y te dan un conocimiento más profundo del destino en cuestión.

6. ¿QUÉ TIPO DE RECORRIDOS TE GUSTA?
Los cruceros comerciales deben darle gusto a muchísimas personas. Por esta razón, sus recorridos en tierra no son personalizados. Si bien organizan actividades de aventura y tours culturales, a menudo los grupos son muy grandes. Además, nunca están contemplados en la tarifa inicial. Una alternativa es reservar una excursión por fuera, con touroperadoras locales del destino, recomienda Erwin Romero.

Las navieras premium y de lujo crean experiencias con valor agregado: puede tratarse de un recorrido personalizado con especialistas o enfocado en algún tema en particular. Solo una pequeña selección de tours en compañías de lujo está incluido en la tarifa del viaje.

Si navegas por un río, tienes la ventaja de que varias excursiones se contemplan en el precio. En su mayoría son recorridos culturales a pie o en bici. Las navieras fluviales se caracterizan por organizar viajes temáticos: mercados navideños, castillos, gastronomía o vinos, por ejemplo.

cruceros-excursiones-bicicletas_ama_waterways.jpg (Foto: Cortesía AMA Waterways) 

Casi siempre, un crucero de expedición te incluye los tours desde el principio. Aquí están las propuestas más innovadoras: kayak a la orilla de un glaciar, explorar islas totalmente inalteradas, encontrar osos polares, observar auroras boreales con un experto o avistar pingüinos en su hábitat.

cruceros-excursiones-zodiac-hurtigruten.jpg (Foto: Cortesía Hurtigruten) 

Sylvia St. Lawrence asegura que en los cruceros de expedición no puedes bajar del barco por tu cuenta, por tu propia seguridad y para no alterar la fragilidad de un hábitat. La atención es inmejorable, pues se organizan grupos muy pequeños de pasajeros.

7 ¿QUÉ PREFIERES COMER?
Cuando se trata de gastronomía, la opción más básica está en los cruceros de expedición: normalmente solo hay un restaurante especializado en cocina regional. Las comidas ya están incluidas.

Los grandes buffets de cocina internacional son una característica de las navieras comerciales. Es como el equivalente a un hotel “todo incluido”. Además, poseen uno o varios restaurantes de especialidad, que son más elegantes, pero se cobran aparte.

cruceros-comida-crystal_cruises-restaurante_umi_uma.jpg (Foto: Cortesía Crystal Cruises) 

Entre un crucero comercial y premium, la diferencia es que el segundo ofrece un concepto gourmet desde los restaurantes principales, los cuales ya están contemplados en la tarifa. Es común que chefs galardonados colaboren en los menús. También disponen de restaurantes de especialidad. El panorama es muy parecido en las embarcaciones de lujo.

cruceros-comida-buffet-royal_caribbean.jpg (Foto: Cortesía Royal Caribbean) 

A bordo de un crucero fluvial tienes pocas opciones, pero los estándares del restaurante principal siempre son altos. Por supuesto, cada comida ya está contemplada en la tarifa de tu viaje.

Las bebidas son otro aspecto muy importante. Una naviera fluvial o de lujo te da acceso a todos los refrescos, cocteles, vinos y destilados que desees. Por el contrario, las otras compañías venden paquetes de bebidas por separado. Con Royal Caribbean, los precios por paquete están entre 13 y 70 dólares (247 y mil 332 pesos) por día. En Celebrity cuestan entre nueve y 60 dólares (171 y mil 141 pesos por día).

Artículo

El crucero que dura 167 días y te lleva a 107 destinos

Este barco de expedición incluye sitios tan remotos como la Antártida
El crucero que dura 167 días y te lleva a 107 destinosEl crucero que dura 167 días y te lleva a 107 destinos

DATOS ÚTILES

Cosas que debes considerar

• No hay límite de equipaje para subir a un crucero, nos explica la agencia Amparo Servicios Turísticos.

• Si llevas tus propias bebidas alcohólicas, las confiscan durante el crucero.

• Revisa el código de vestimenta. Aun en los cruceros comerciales la gente acostumbra empacar ropa formal para algunas cenas o fiestas.

• En los barcos de expedición, el tipo de clima te obliga a evitar cierto tipo de prendas o calzado.

• Verifica si tu tarifa de crucero contempla propinas. Esto es independiente de cada naviera.

• Pocas empresas incluyen el acceso a internet en el precio inicial. Y aunque lo tengas, no esperes una conexión rápida, advierte Amparo Servicios Turísticos.

• Por seguridad, todos los cruceros hacen un simulacro antes de cada viaje, donde te explican cuál es la ruta de evacuación y qué hacer en caso de emergencia.

• Casi todos los barcos tienen un restaurante principal para la cena. Muchas navieras te asignan un horario de entrada y una mesa para cada noche, y otras te dejan elegir. Debes preguntar antes del viaje para tener la opción de reservar horario.

• Llega temprano en tu primer día de viaje y sé uno de los primeros en abordar. De esta manera podrás explorar el barco “a tus anchas”, ubicar las atracciones que te interesan y hasta adquirir servicios adicionales (como internet o excursiones) sin hacer fila.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios