23 | ABR | 2019
taxco_viajes_cortos-2
Pasa un fin de semana en el Pueblo Mágico de Taxco. (Foto: Comisión Mexicana de Filmaciones/Flickr)

5 viajes cortos de consolación para estas vacaciones

19/12/2018
00:15
Viridiana Ramírez
-A +A
Planea una escapada relámpago a estos pueblos bonitos, baratos y cercanos a la CDMX

[email protected]

1. Tetela de Ocampo, Puebla
Qué visitar: las cascadas de Aconco, a 45 minutos del centro de Tetela. Los cuerpos de agua rompen en pozas cristalinas donde está permitido nadar. Las cascadas se pueden descender en rappel o volar sobre ellas en una tirolesa. Las Grutas de Acocomoca están un poco más retiradas, pero valen la pena. Con casco y linterna se exploran las entrañas de la tierra, hay salones con formaciones rocosas.
En el pueblo, debes visitar la Parroquia de Nuestra Señora de Asunción y darte una vuelta por el museo Los Tres Juanes, en honor a los generales que encabezaron la lucha contra la Intervención Francesa.

tetela-ocampo-viajes-cortos.jpg(Foto: Carlos Adampol Galindo / Flickr)

Otro imperdible es contemplar el amanecer desde El Zotolo, un cerro con casi tres mil metros de altura, desde el cual se admira el Pico de Orizaba y algunos pueblos de Veracruz.
Qué comer: el tesmole (semejante al mole de olla), las gorditas del alberjón y el pan de queso son los platillos más tradicionales.
Dónde dormir: Cabañas Campo Real. La noche cuesta 250 pesos por persona. Tel. 01 (797) 973 0024.

2. Peña de Bernal, Querétaro
Qué visitar: es obligado ascender la Peña de Bernal y apreciar el paisaje semidesértico. Este macizo tiene 300 metros de altura y es considerado el tercer monolito más grande del mundo. Existe un safari para rodear una de las caras del monolito. Visita la capilla de la Santa Cruz, el Cuartel Militar, El Castillo y El Mesón de San José. Echa un vistazo a las tiendas de dulces de piñón y artesanías hechas en lana y manta, como los jorongos. Otro atractivo es su Museo de la Máscara, con 300 piezas procedentes de todo el mundo.

bernal-viajes-cortos.jpg(Foto: Istock)

Qué comer: las gorditas de maíz azul con nopales en penca y rajas con queso, con su generosa. Toma un café con un postre de La Charamusca. Las tostadas de guisado de La Herradura acabarán con cualquier gula.
Dónde dormir: Hotel Feregino tiene habitaciones cómodas con vista a la Peña. Te recomendamos reservar desde su página web, encontrarás tarifas desde 740 pesos por noche.

3. Taxco, Guerrero
Qué visitar: el Museo de Arte Virreinal, también conocido como Casa Humboldt, exhiben todos los objetos encontrados en las bodegas de Santa Prisca durante su remodelación. Date una vuelta por el tianguis de plata que se pone los sábados sobre la Avenida de los Plateros. Ya que andas por la zona, puedes hacer un viaje en el teleférico o o tomar un taxi rumbo a las Pozas Azules de Atzala, que son siete boquetes naturales escondidos y escalonados entre árboles y paredes rocosas.

taxco_viajes_cortos.jpg (Foto: Istock)

Visita las Grutas de Cacahuamilpa, a unos 45 minutos de Taxco. La entrada tiene un costo de 50 pesos, aproximadamente. Además de admirar las formaciones rocosas, puedes nadar o realizar actividades de aventura, como rappel o tirolesa, desde 30 pesos.
Qué comer: pozole verde, todo un platillo clásico guerrerense servido con chicharrón, aguacatito, quesito, carnita de pollo o cerdo y chiles cuaresmeños rellenos. El mejor pozole se vende en el mercado municipal. También encontrarás quesadillas con salsa de jumiles.
Dónde dormir: Hotel Estelar. Habitaciones sencillas desde 595 pesos por noche. Se localizan a 600 metros de la Central de Autobuses.

El Oro, EDOMEX
Qué visitar: el Tiro Norte, una construcción de madera que funcionó para sostener las poleas que subían y bajaban vagones cargados de mineral. Fue remodelado, lo que permite subir hasta el último nivel a disfrutar de una buena vista del pueblo. Captura todas las fotografías que puedas del Teatro Juárez, se dice que es el único recinto de estilo isabelino en México. Los domingos hay conciertos gratuitos. Para llevar regalitos a casa, date una vuelta por el Centro Artesanal, en la Avenida del Ferrocarril. Además de textiles, hay cestos tejidos con ocoxal (hojas de pino secas). Por último, respira aire puro en la Presa Brockman. Tendrás paisajes de acuarela, con un inmenso espejo de agua, montañas y bosque. Hay renta de cuatrimotos, paseos en caballo, tirolesas y más.

el_oro-viajes-cortos.jpg(Foto: Cortesía Turismo del Estado de México)

Qué comer: date un gustito en el Vagón Express Minero, es un antiguo furgón de tren convertido en restaurante. El menú incluye desde enchiladas rieleras, hasta pizzas y mariscos. Como digestivo, échate una “chiva”, preparada con hierbas y anís,  se vende en el Mercado Álvaro Obregón.
Dónde dormir: Búngalos La Puntada, desde 450 pesos por noche. Tel. 01 (711) 125 0160.

Xico y Coatepec, Veracruz
Qué visitar: estos dos pueblitos, a los pies del Cofre de Perote, se antojan para amanecer con el aroma del café recién tostado. Solo 20 minutos de camino separan a Xico y Coatepec. El primero presume sus cascadas de Texolo, donde se escuchan los lamentos de “La Llorona”. Sus calles están repletas de panaderías artesanales para comer una concha recién horneada y tiendas de licores y moles.

xico-coatepec-viajes-cortos.jpg

En Coatepec visita el Museo Café-Tal Apan. Por 35 pesos te enseñan a recolectar las cerezas del café, a tostar y a degustarlo. La cafetería Finca Andrade es un clásico para un café con leche. En la plaza central hay puestos de toritos (licor de la región) y textiles elaborados por mujeres de la sierra de Zongolica.
Qué comer: mole y xonequi, éste último es un guiso de caldo de frijoles con bolitas de masa y chiles rellenos.
Dónde dormir: Hotel Boutique Casabella, habitaciones desde 980 pesos.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios