5 cascadas cercanas a la CDMX

Explora estas impresionantes cascadas en los alrededores de la CDMX para un fin de semana en contacto con la naturaleza

Los Prismas Basálticos están en Hidalgo
Los Prismas Basálticos destacan por su peculiar forma y por la corriente de agua que cae sobre ellos / Foto: Pixabay
Destinos 28/02/2021 00:03 Paola Monterrubio CDMX Actualizada 00:04
Guardando favorito...

México es admirado por su diversidad cultural, ciudades Patrimonio de la Humanidad, sitios arqueológicos, playas y pueblos mágicos. También es el hogar de un sinfín de maravillas naturales que deleitan la mirada de sus afortunados visitantes, tanto nacionales como extranjeros.

Entre la gran variedad de paisajes naturales a lo largo del territorio mexicano, las cascadas están consideradas como uno de los atractivos más espectaculares. Estas caídas de agua te hacen sentir diminuto y te regalan momentos de relajación al contemplarlas. 

Por esa razón, elegimos 5 cascadas cercanas a CDMX para una escapada de fin de semana.

Leer más: Cuetzalan: cascadas y cuevas secretas en un Pueblo Mágico de ensueño

Cascada de Tulimán, Puebla: para una escapada a futuro

A unas tres horas de CDMX, el Pueblo Mágico de Zacatlán de las Manzanas alberga una impresionante caída de agua de 300 metros de altura, conocida como la Cascada de Tulimán. Su caudal da paso a numerosos arroyos de aguas cristalinas, esparcidos en un área de 90 hectáreas.

Este destino está temporalmente cerrado, debido a la contingencia sanitaria, pero es un gran lugar para visitarlo en un futuro próximo.

Esta cascada de la Sierra Norte de Puebla, está rodeada por un denso bosque frío, donde es común que aparezca la neblina. El torrente se divide en tres niveles; en cada parada, hay miradores con actividades recreativas: senderismo, tirolesa y tiro con arco. De igual manera, te encontrarás con puestos de comida para que recuperes las fuerzas y continúes con tu recorrido.

Cuando sea posible, el Parque Ecoturístico Cascadas Tulimán cuenta con bonitas cabañas con chimeneas, agua caliente y zona para fogatas. Para quienes no lleven prisa, hay otra cascada cerca: el Salto de Quetzalapan.

Consulta su página de Facebook para mayor información sobre su reapertura.

cascada_tuliman.jpg
(Foto: Unsplash)

Prismas Basálticos, Hidalgo

Además de sus impresionantes columnas geométricas de basalto, las paredes de la barranca de Santa María Regla tienen otra particularidad: están bañadas por cuatro cascadas provenientes de la presa de San Antonio Regla, explica la página oficial de los Prismas Basálticos.

Este destino se localiza en el Pueblo Mágico de Huasca de Ocampo, Hidalgo, a tan solo una hora y media de CDMX. Los Prismas Basálticos se formaron a causa del enfriamiento de lava, luego de una erupción volcánica ocurrida hace 2.5 millones de años.

Estas columnas de roca de más de 30 metros de altura se ven bañadas por caídas de agua sobre ellas. Contempla este espectáculo desde los miradores cercanos o desde el puente colgante que atraviesa su estructura natural.

Durante tu visita al Centro Turístico de los Prismas Basálticos, tendrás acceso a áreas verdes, asadores, baños, juegos infantiles, canchas deportivas, albercas, regaderas, tirolesa, cabañas, renta de lanchas, recorridos en cuatrimoto, gotcha y zona de camping. Visita su sitio web si deseas una reservación.

Leer más: En Puebla, escapa a las cabañas de Aconco y descubre sus cascadas

cascada.jpg
(Foto: Pixabay)

Cascada Velo de Novia, Estado de México

Esta cascada se encuentra dentro del Parque Ecológico Velo de Novia, en el Pueblo Mágico de Valle de Bravo. El viaje hasta esta localidad mexiquense te tomará alrededor de dos horas y media desde CDMX, así que es el lugar ideal para una escapada de fin de semana.

De acuerdo con la Secretaría de Turismo y Cultura del Edomex, la cascada Velo de Novia tiene una antigüedad de 150 millones de años, luce una caída de agua de 35 metros de altura y desemboca en el lago Avándaro.

El camino hacia esta maravilla natural está rodeado por un denso bosque de pino y oyamel, y puedes recorrerlo a pie o a caballo. También hay descenso a rapel entre las aguas de la cascada para los visitantes más atrevidos.

La entrada al parque ecológico es gratuita para todo el público y el estacionamiento cuesta aproximadamente 30 pesos. Sus instalaciones cuentan con asadores, miradores, cabañas, renta de caballos, artesanías y antojitos.

Si te quedas con ganas de más, Velo de novia está cerca de otras dos cascadas: El Molino y El Refugio del Salto. La operadora turística Río Valle ofrece tours y cabalgatas por la ruta de las cascadas a 320 y 500 pesos, respectivamente. Cnsulta la información completa en su página oficial.

cascada_velo_novia.jpg
(Foto: Facebook Río Valle)

Grutas de Tolantongo, Hidalgo

Aparte de sus famosas pozas de aguas termales, el complejo turístico de las Grutas de Tolantongo es popular por su riqueza en maravillas naturales, como sus cuevas, su túnel, su río termal y, por supuesto, sus cascadas.

A tres horas y 50 minutos de Ciudad de México, estas caídas de agua pueden verse desde los miradores cercanos para que tomes las fotos que tú quieras, siempre que vayas en un horario entre las 8 de la mañana y las 5 de la tarde.

Según su sitio web, la entrada es de 150 pesos por persona y permite el acceso a otros puntos de interés, como las grutas, el túnel, el río, las albercas, las pozas termales, el puente colgante y la ruta de senderismo. También incluye servicios médicos de primer contacto, baños, regaderas, vestidores y seguridad general.

Puedes lanzarte por la tirolesa, alojarte en la zona de camping o en uno de sus hoteles por un costo adicional. Aunque no cuentan con sistema de reservaciones, los precios y detalles de cada experiencia están disponibles en su página oficial.

Leer más: En estas cascadas habita un fantasma

cascada_grutas_tolantongo.jpg
(Foto: Facebook Grutas Tolantongo)

El Salto de San Antón, Morelos

El Salto de San Antón se ubica a solo tres kilómetros del centro histórico de Cuernavaca y a poco menos de dos horas de CDMX. Esta cascada tiene una caída de 40 metros de altura por paredes decoradas con prismas basálticos de hace cientos de años.

Admírala desde lo alto de un mirador o baja hasta 100 metros a través de su escalinata. Cuando llegues al final de la extensa escalera, sentirás la brisa de sus aguas cristalinas y contemplarás su pozo de 30 metros de profundidad.

Esta formación de agua está oculta entre la espesa vegetación del pueblo de San Antonio Analco o “Antón”. Sus horarios de visita son de lunes a domingo, entre las 8 de la mañana y las 6 de la tarde, aclara la Guía Turística de Cuernavaca.

¿Cuál de estas cascadas visitarías?

Temas Relacionados
cascadas maravillas naturales
Guardando favorito...

Recomendamos

Comentarios