09 | ABR | 2020
Kim Kardashian en Alexander McQueen
Kim Kardashian en Alexander McQueen Fotos: agencias

Kim Kardashian usó vestido vintage de Alexander McQueen para el after party de los Oscar

11/02/2020
11:58
Fredo Macías
-A +A
La socialité llevó un hermoso vestido perteneciente a la colección de 2003 del afamado diseñador británico

La socialité fue una de las invitadas al after party de los Oscar 2020 organizado por la revista Vanity Fair.

Asistió de la mano de su esposo Kanye West luciendo una hermosa pieza vintage de los archivos del famoso y hoy difunto diseñador de moda Alexander McQueen.

1_7.jpg

El vestido lleva como título “The Oyster Dress” que se traduce como El Vestido Almeja, ya que es el vuelo de su falda podemos ver detalles creados con seda que asemejan a los pliegues del molusco.

4_3.jpg

Esta pieza fue uno de los vestidos centrales de la colección primavera-verano 2003 del afamado diseñador, todo el concepto de la pasarela y los vestidos giraba alrededor de una historia acerca de un naufragio (Shipwreck, su título en inglés), las prendas mostraban influencias marinas usuales en la mística McQueen.

Leer también: Los mejores looks masculinos de los Oscar 2020.

 

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por McQueen_Vault (@mcqueen_vault) el

Al parecer Kim hizo una elección perfectamente pensada, ya que el 11 de febrero se cumplen ya 10 años del fallecimiento del mencionado diseñador.

La gala de los Oscar este año se vio plagada de vestidos reciclados y vintage, como el traje Stella McCartney de joaquin Phoenix, el Chanel de Margot Robbie y Penélope Cruz, o el vestido sustentable de Louis Vuitton para Kaitlyn Dever.

Es bien sabido que Alexander McQueen mostraba una pasión increíble por la naturaleza y medio ambiente haciéndolos inspiración de varios de sus shows y de las piezas que hoy son históricas para la moda.  

3_5.jpg

Leer también: Vestidos con causa de los Oscar 2020.

Aunque cabe recalcar que la pieza que lució Kim no es el vestido original, el que se conserva bajo estandares especificos de temperatura y espacio en el Museo Metropolitano de Nueva York, es más bien un regalo de su querido esposo Kanye, quien al saber a su esposa era adoradora de las piezas vintage de moda y no dudó en conseguir una réplica casi exacta y hecha a la medida para ella.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios