Suscríbete

Con este frío, vístete en capas

Con el invierno también regresa el arte de superponer prendas para protegerte del frío. Hazlo con estilo y creatividad siguiendo nuestros consejos

Estilo de invierno en capas
A la hora de vestirte en capas, prefiere un tono neutro como base y úsalo en las prendas básicas del look./ Crédito: Cortesía de las marcas.
De última 16/11/2018 19:34 Cristian Arciniega CDMX Actualizada 19:34

El clima es cada vez más impredecible: en un solo día puede llover, hacer calor y sentirse frío. Es por ello que tu look debe funcionar para cualquier temperatura y ocasión. Vestir en capas, es decir, prenda sobre prenda, es una de las maneras más prácticas para adaptar tu outfit a lo largo del día y para verte siempre presentable.

Durante el invierno, el ‘layering’ se convierte en uno de los estilos triunfadores, ya que te permite sentirte fresca en lugares cerrados y abrigarte cuando tienes que salir a la calle. “La tendencia de capa sobre capa es una buena alternativa porque se pueden ir quitando o sumando prendas con el paso de las horas”, explica Anamárgara Rodríguez, quien forma parte del grupo de coordinadoras de moda de Mercedes-Benz Fashion Week Mexico City.

Uno de los mayores temores al adoptar este estilo es lucir más corpulenta; no obstante, esto puede minimizarse si se siguen algunas reglas. El ‘layering’ exige llevar al menos tres capas, por lo que si eres gordita, no debes excederte de este número. Quienes son de complexión delgada, pueden apostar hasta por cinco capas –si llevas más, corres el riesgo de parecer disfrazada.

vestir_en_capas.jpg

Otro truco para usar capas pero ganando  el menor volumen posible es elegir materiales no tan gruesos o, bien, incluir solo una pieza de tejido pesado en el look, y que esta siempre vaya encima de las otras. Por ejemplo, puedes lucir un pullover de cuello V sobre una camisa blanca y complementar con un blazer, chaqueta de piel corta o un abrigo con cinta para enfatizar el talle.

De hecho, la regla dicta llevar primero las prendas de tejidos livianos, como jerseys y playeras térmicas,  y encima las piezas más gruesas, como abrigos, ‘puffer jackets’ o maxisuéteres, sin importar tu talla, ya que de esta manera conseguirás estilizar tu figura. Asimismo, no te morirás de calor cuando estés en lugares cerrados y tengas que quedarte solo en blusa o con el  suéter. 

Para no verte más ancha, procura también que las prendas de hasta arriba no se vean muy ajustadas, es decir, que los botones cierren sin esfuerzo y que la tela no se arrugue por el movimiento. Contrario a lo que muchas piensan, una talla debajo de la indicada hace más notorios los “rollitos” y el volumen del cuerpo.

capas_frio_prendas.jpg

Reglas para no fallar. La versión más elegante del ‘layering’ son los looks monocromáticos, o sea, elegir todas las prendas de un solo color. Esto no significa que el tono debe ser el mismo, se puede jugar con diferentes matices. Los colores que mejor funcionan, y que al mismo tiempo resultan más sencillos de combinar, son el azul marino, gris y beige.

Otra variación es que la mayor parte de las piezas estén dentro de la misma gama y solo una contraste. Por ejemplo, llevar una falda gris con una blusa y pullover a tono, y un abrigo en color camel o con un print de leopardo, para darle un toque atrevido al atuendo. También se puede llevar un total look en marrón y sumar accesorios amarillos o en azul metálico, o bien, un atuendo negro con zapatillas y bolsa verdes.

Si eres fanática de los estampados y no dudas en incluirlos en tu look, solo asegúrate de que estos guarden armonía con las demás piezas. Lo ideal es que un tono del print se repita en las otras prendas para que no parezca que agarraste estas al azar o que tu sentido de la moda está desorientado.  
    
Otra de las ventajas de vestir en capas es que puedes combinar distintos materiales en un outfit: algodón con lana, tejido de punto con piel, seda con ‘faux fur’, entre otras mezclas. Elegir texturas suaves y piezas que no se ajusten demasiado al cuerpo garantiza tanto tu comodidad como libertad de movimiento, en las que debes pensar si pasas la mayor parte del tiempo en una oficina.

prendas_vestir_capas.jpg

Cuando se apuesta por el layering, es importante cuidar los largos de las prendas para no lucir desaliñada. Si la prenda de hasta arriba es un blazer o abrigo corto, la camisa o el suéter que lleves debajo no deben sobresalir. Puedes aplicar lo contrario solo para looks muy sport, al estilo de las top models en sus días de descanso, no para acudir a una reunión de trabajo.

Así se lleva el ‘layering’. Si bien este estilo no impone prendas específicas, hay piezas que son un denominador común en diversos looks, tales como los suéteres tejidos, los chalecos, los blazers, las sudaderas, los abrigos, las chamarras de piel, las camisas, los abrigos e incluso, los vestidos y los ‘skinny jeans’, ya que se adaptan a diferentes estilos y personalidades.

Dentro de los looks formales, como para ir a la oficina o a una comida importante, no puede faltar una camisa blanca, combinada con un suéter tejido de cuello V y un blazer o abrigo. También puede recurrirse a un vestido de tirantes, camisero o de cuello redondo sobre un suéter de cuello de tortuga, acompañados de una gabardina o abrigo de lana, como lo proponen las firmas Kenzo o Carven durante esta temporada y luce muy elegante.

“Toda mujer debe tener un abrigo con cinturón, ya que ayuda a estilizar la figura. Puede ser de estilo trench, ya que es un básico y es una manera elegante de cubrirse del frío o la lluvia, o de un tejido más grueso”, sugiere Annie Lask, editora de moda de la revista Grazia México.

viste_en_capas_frio.jpg

La camisa blanca es otro básico que combina bien con faldas, pantalones, vestidos, suéteres, chamarras de piel  hasta con ‘puffer jackets’. Para un look relajado, como el que usaría Kristen Stewart o Karlie Kloss, elige una camisa –puede ser blanca o azul cielo–, un pullover de punto delgado y una leather jacket, combinadas con unos jeans de corte skinny y unos botines. También está la opción de reemplazar la chamarra por un cárdigan y de cambiar los botines por unos flats, que son más cómodos.

Otra alternativa sport es apostar por un top o camiseta blanca, sumar una sudadera con capucha y un abrigo largo, los cuales puedes combinar con unos blue jeans y sneakers blancos. Por ejemplo, este outfit es perfecto para dar un paseo por la ciudad, ir al cine, al centro comercial o para reunirte con tus amigas.  

Entre las propuestas más vanguardistas de esta temporada se encuentran las de Gucci, Calvin Klein y Vetements. La casa italiana sugiere llevar camisas largas estampadas sobre vestidos de encaje y complementar con bomber jackets de corte oversize. Calvin Klein, por otro lado, se inclina por las piezas de punto grueso: maxisuéteres de colores brillantes sobre cuellos de tortuga y faldas a cuadros, acompañados de pasamontañas tejidos.

frio_vestir_en_capas.jpg

La firma Vetements lleva el ‘layering’ al extremo, al presentar looks integrados por faldas a cuadros sobre pantalones de terciopelo en la parte inferior; mientras que en la superior superpone camisas de mezclilla, abrigos de seda y de lana sobre suéteres de cuello alto. Sin duda, una ecuación arriesgada que se antoja seguir durante los días más fríos que aún están por venir. Adopta la tendencia de capa sobre capa para mantenerte bien abrigada durante el invierno, sin perder un grado de estilo.
 

Comentarios