24 | JUL | 2019
Estrategia Nacional de Lectura, sin acciones concretas
El presidente Andrés Manuel López Obrador muestra la colección “Vientos del pueblo”, del Fondo de Cultura Económica. IVÁN STEPHENS. EL UNIVERSAL

Estrategia Nacional de Lectura, sin acciones concretas

27/06/2019
01:06
Yanet Aguilar Sosa
-A +A
Un programa de becas para servicio social y un curso para normalistas, entre las iniciativas

[email protected]

Más que un plan de fomento a la lectura con metas y reglas, la Estrategia Nacional de Lectura que el presidente Andrés Manuel López Obrador lanzó ayer en Palacio Nacional es un cuaderno de trabajo, un primer borrador —en palabras de su coordinador, Eduardo Villegas— de cerca de 300 páginas que incluye un diagnóstico con mediciones sobre lectura, ya conocidas, como la prueba Pisa, INEGI y OCDE.

Del documento, que aseguran es un primer bosquejo de trabajo coordinado y que contiene 24 proyectos donde participan 75 colaboradores (instituciones), sólo dieron algunas acciones concretas: el programa de becas Benito Juárez para que mil 300 estudiantes hagan servicio social en una biblioteca pública para obtener un estímulo total de 6 mil pesos; el curso piloto en línea de fomento a la lectura para estudiantes normalistas; y la incorporación de bibliotecas y librerías en los mapas de barrio de las estaciones del Metro de la Ciudad de México.

En la ceremonia a la que acudieron gobernadores, secretarios, titulares estatales de cultura, editores y funcionarios no se presentó un plan de acciones, se reiteró lo que ya se sabía, que la Estrategia no es un programa con un presupuesto anual y reglas de operación, sino una instancia “que busca cobijar, inducir y hacer visible todas las acciones que se llevan a cabo a propósito de la lectura”, dijo Eduardo Villegas, coordinador nacional de Memoria Histórica y Cultural de México.

Aseguró que el gran reto de la Estrategia es ser un movimiento que atraviesa todas las capas sociales, todas las fuerzas políticas y todos los sectores de la población. Prometió que a principios de agosto estará lista la campaña de promoción a la lectura del gobierno y que participarán “celebridades de las redes sociales”.

Valores espirituales. Igual que en Mocorito, Sinaloa, donde lanzaron la estrategia hace cinco meses, el presidente López Obrador recordó que comenzó a leer en los libros de texto gratuitos que surgieron en tiempos de Adolfo López Mateos, y reiteró su pasión por los libros.

“Yo de los literatos no sólo he aprendido y gozado sino también he recibido lecciones en mi formación política. Leí a Dostoievski, Crimen y castigo, a Tolstoi en La guerra y la paz. En el caso de Tolstoi leí Esta es mi fe y otro libro, El reino de Dios está en nosotros, esos dos libros me han servido mucho en mi formación espiritual. Lo confieso, porque de él aprendí que sólo siendo buenos podemos ser felices. Aprendí la importancia del fortalecimiento de los valores espirituales para salir adelante”, aseguró el Presidente del país en el evento.

Señaló que una de las acciones la ha emprendido el Fondo de Cultura Económica publicando muchos libros baratos, “baratos en el buen sentido de la palabra, porque son muy ricos en el contenido, pero son baratos porque cuestan poco”.

Fue en ese momento que el escritor Paco Ignacio Taibo II, director general del Fondo, se levantó para entregarle una colección de “Vientos del pueblo” y el Presidente —luego de bromear que Taibo venía preparado—, dijo: “Hay que leer a Paco en Temporada de zopilotes, uno de sus mejores libros que nos muestra la importancia que tiene leer para la democracia”.

La gran impulsora de la Estrategia, Beatriz Gutiérrez Müller, esposa del mandatario y presidenta del Consejo Honorario de Memoria Histórica, dijo que “este país está urgido de lectores”; que a diferencia del pasado, donde la lectura fue vista como una obligación, ahora será un placer y que nos acercará a la paz.

Mientras en Palacio Nacional se celebraba el trabajo coordinado a favor de la lectura, empleados de la Dirección General de Publicaciones de la Secretaría de Cultura, donde se hace fomento a la lectura, cerraron el edificio de Reforma 175 al grito de “Fuera Taibo” y “Fuera FCE de la DGP”. Cuestionan la fusión de Publicaciones con el FCE, y exigen una directora de tiempo completo en la DGP y la regularización de sus funciones. En entrevista, Alejandra Frausto, secretaria de Cultura, aseguró que los trabajadores de base de la DGP no perderán sus condiciones labores.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios