Se encuentra usted aquí

Arturo Herrera y la rifa del tigre

15/07/2019
02:03
-A +A

La primera pregunta que le hice a Arturo Herrera cuando lo designaron nuevo secretario de Hacienda fue si se había sacado la ‘rifa del tigre’, como opinan empresarios y funcionarios del propio gabinete presidencial.Su respuesta fue que no y que si bien el titular de esta cartera –quizá la más importante y estratégica del gobierno después de la Presidencia– siempre tiene responsabilidades ‘complicadas’, el encargo lo asume como una oportunidad de contribuir a mejorar la vida de los mexicanos.

Herrera es de esos pocos funcionarios públicos que genuinamente busca contribuir al bien social sin esperar nada a cambio, es decir, que no llegó a la Secretaría de Hacienda por el sueldo de 107 mil pesos que recibirá ni para hacer negocios y relaciones. Su preocupación por el país es real y esa fue la razón por la que Andrés Manuel López Obrador lo designó en sustitución de Carlos Urzúa en dos ocasiones: cuando fue jefe de Gobierno y ahora como Presidente. 

La estridente renuncia de Carlos Urzúa, acompañada de una carta de denuncia, pegó en la línea de flotación del Presidente, quien ahora tendrá que lidiar con un jefe de Oficina acusado públicamente de incurrir en conflictos de interés. Es muy probable que tras la renuncia de Urzúa y las duras declaraciones a la revista Proceso, Alfonso Romo termine dejando su oficina de Palacio Nacional para quedarse solamente como el enlace del Presidente con los empresarios. 

¿Cómo te llevas con Alfonso Romo?, le cuestioné la semana pasada a Arturo Herrera. Su respuesta fue que bien, aunque no ha tenido mucha oportunidad de trabajar con él. 

“(Sus actividades) no han tenido traslape con la subsecretaría del ramo que yo conducía, pero una de las premisas que voy a adoptar es que voy a tender lazos y crear relaciones cordiales con todos. No nadamos (junto) con la Oficina de la Presidencia. Las actividades de Hacienda son de corte transversal y tanto como con Poncho Romo como con el resto de mis colegas en el gabinete voy a tener relaciones muy productivas”, me dijo. 

La forma como Herrera buscará convencer al Presidente –en lugar de que sea al revés– del tipo de políticas que deben adoptarse para reactivar la economía es el componente de la inclusión. “El Presidente tiene una visión muy clara de hacia dónde tiene que dirigirse el país y yo creo que coincidimos perfectamente en ella. Debe haber un crecimiento incluyente que ayude a beneficiar a todos los grupos sociales y a todas las regiones del país”. 

El crecimiento incluyente había sido desdeñado por los anteriores secretarios de Hacienda, desde Pedro Aspe hasta José Antonio González Anaya, pasando por Agustín Carstens y Luis Videgaray, “los tecnócratas que pretendieron elevarse por encima de las parcialidades de la política y que hoy son otra cara de la politiquería”, como escribió en un artículo Jesús Silva Herzog. 

“La autoridad de estos técnicos se fundamenta en una supuesta superioridad racional”, agrega Silva Herzog. “Siguen las órdenes de la ciencia sin imprimir en sus decisiones el sello de la voluntad. Su fantasía es vivir en una cápsula que los mantenga a salvo de las malignas presiones políticas. De ahí la hostilidad que todo tecnócrata siente por la democracia”. 

Los tecnócratas, sin duda, han dado a México estabilidad económica, pero también han sido omisos en el diseño de políticas incluyentes al grado de que el país llegó a tener al hombre más rico de mundo –Carlos Slim– y al mismo tiempo 50 millones de pobres y municipios que se comparan con países de África en su nivel de desarrollo. Esta es la razón por la que el Presidente desprecia a los tecnócratas y por la que el nuevo secretario de Hacienda tendrá que alinearse a las premisas sociales de la Cuarta Transformación. 

¿Es posible conciliar la visión económica del Presidente con la de los inversionistas y el mercado, las cuales son opuestas?, cuestioné a Herrera. 

“Estamos construyendo la política económica sobre una serie de premisas muy claras: la primera es que tiene que haber estabilidad macroeconómica; nosotros tenemos que tener un manejo responsable de la política fiscal, que ponga el énfasis en el control de la deuda y la reducción de su trayectoria. El segundo pilar asociado a ello es que tengamos un respeto irrestricto con el banco central y una combinación en materia de desarrollo y de fortalecimiento del sector financiero”. 

Herrera recuerda que entre 2008 y 2016 la deuda pasó de representar 28% a 49% del PIB, el equivalente a cinco billones de pesos. 

“Lo que tenemos que hacer es controlarla, evitar que siga creciendo y ponerla en una trayectoria descendiente. Para que eso se logre se necesitan tener superávits primarios y eso no se logra en pocos años. Esa es la razón por la cual vamos a tener que tener una política tributaria, crediticia y fiscal de control de la deuda en toda la administración”, dice Herrera. 

Sobre el Plan Nacional de Desarrollo que presentó Hacienda a la Presidencia –y que Andrés Manuel López Obrador criticó, comparando a Urzúa con Carstens y Meade– Herrera dice que se quedará el que redactó Andrés Manuel López Obrador. 

“Por las conversaciones que yo tuve con el Presidente lo que quería era tener un plan que tuviera los objetivos y un lenguaje llano para que pudiera ser entendido por la mayor parte de los mexicanos. Yo creo que pensaba que el que le presentamos estaba en un formato tecnocrático y yo entiendo perfectamente que él viera el Plan como el instrumento con el cual quería comunicar a los mexicanos hacia donde se está dirigiendo el país”. 

Finalmente Herrera no cree que los proyectos estrella de la nueva administración que han generado dudas –la refinería de Dos Bocas, el Tren Maya y el aeropuerto de Santa Lucía– tengan que ser cancelados para dar un mensaje positivo a los inversionistas. 

“Yo creo que lo que tenemos que hacer es explicarlos mejor. Estos proyectos tienen una racionalidad en términos de inversión, pero también fundamentos económicos y financieros sólidos. Lo que me parece que nos ha faltado un poco es sentarnos con ellos, darles detalles”, opina Herrera.

La nueva prueba de fuego de Herrera vendrá esta semana con el Plan de Negocios de Pemex, el cual ya platicó con Octavio Romero y Rocío Nahle, a quienes les dijo que tiene que ser consistente entre lo financiero y las metas de producción y exploración. Esta semana se verá si se sacó la rifa del tigre o si logró domar al tigre, desactivando otra potencial crisis en el gabinete y en las calificaciones de Pemex y la deuda gubernamental. 

Van contra Manceristas
Como sucede también en el ámbito federal, a más de siete meses de iniciada la administración de Morena en la CDMX se ha emitido finalmente la orden para iniciar la persecución jurídica de funcionarios clave de la administración anterior. Es el caso de los integrantes del grupo político del ahora senador Miguel Ángel Mancera y de su ex consejero jurídico Manuel Granados. 

El encargado de las pesquisas es el abogado penalista Diego Ruiz Durán, quien tiene ya como primer objetivo al ex coordinador General de la Central de Abastos, Sergio Palacios Trejo, acusado de recibir dinero en efectivo de la empresa de estacionamientos Copemsa, de Jorge Martínez, esto para asegurarle el contrato de operación de los más de 3 mil cajones del inmueble y cobrar el peaje de los 60 mil vehículos que en promedio ingresan diariamente al lugar.

Documentos en poder de esta columna muestran declaraciones de personal de la firma de estacionamientos involucrado en las citadas transacciones, mismas que están depositadas en la Carpeta de Investigación FED/SEIDF/UNAI-CDMX/00000925/2018 de la Fiscalía General de la República y que estarían colocando en breve bajo proceso penal a uno de los colaboradores más cercanos al anterior Jefe de Gobierno.

Publicidad patito
Luego de que Claudia Sheinbaum anunciara que en la Ciudad de México ya no habrá espectaculares de publicidad, un video que circula en la red muestra a trabajadores de la firma francesa JCDecaux colocar un anuncio publicitario en las calles de Polanco, tomarle una foto presuntamente como testigo para el cliente y, unos segundos después, retirarlo. 

Uno de los clientes afectados comentó que si se comprueba esta práctica se podría demandar a la empresa que dirige Pierre Jean Maurel, ya que a pesar de ser todo un referente a nivel mundial al tener presencia en más de 80 países en el uso de soportes como vallas publicitarias y marquesinas de paradas de autobús, el negocio podría verse mermado en México con el gobierno morenista. 

Twitter: @MarioMal
Correo: [email protected]

Mario Maldonado
Mario Maldonado es periodista de formación. Se graduó de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García y se ha especializado en asuntos de negocios, finanzas y economía en instituciones de México y...