22 | SEP | 2019
Conacyt abandona en el extranjero a becarios
El estudiante de doctorado Gerardo Perfors. Foto: Especial

Conacyt abandona en el extranjero a becarios

28/08/2019
00:56
Leonardo Domínguez
-A +A
La directora, que hizo su doctorado en seis años, hoy aplica una estricta norma a investigadores

[email protected]

Durante su formación académica, a la hoy directora de Conacyt, María Elena Álvarez-Buylla, se le concedió una solicitud de extensión para finalizar su doctorado en Botánica en la Universidad de California, Berkeley, que realizó de 1986 a 1992. A pesar de ello, el Conacyt de Álvarez-Buylla ha dejado a la deriva a una centena de estudiantes en el extranjero y a 65 investigadores doctorales les rechazó su petición de extensión.

Los estudiantes fueron becados por tres años, sin embargo gran parte de los programas doctorales en el extranjero son de cuatro o cinco años. Administraciones anteriores de Conacyt otorgaban un año más, siempre y cuando la investigación lo requería y ameritara.

En redes sociales, becarios de diversas áreas han manifestado falta de transparencia en el proceso para dictaminar la extensión del apoyo, además denuncian un desinterés de parte del Conacyt en establecer un diálogo.

“Los rechazos no vienen justificados con una prueba o un argumento que diga que tu contribución académica no es suficiente o tu progreso no ha sido meritorio. El gran problema es que ni siquiera nos informan quién nos evalúa ni cuando se reúnen estos comités”, explica Evelyn Uribe, quien estudia en la Universidad de Glasgow, en Escocia.

Evelyn cursa un doctorado en Política, investiga sobre empresas y derechos humanos, evalúa el marco internacional “Los principios rectores”, que ha sido implementado en México. “Llegar al cuarto año y solicitar una extensión es un reflejo de que tenemos investigaciones exitosas. Cada semestre mandamos un reporte a Conacyt y nuestras universidades nos hacen una revisión anual de progreso”, detalla.

De las 339 solicitudes de extensión que se mandaron este año, han rechazado 68, y 175 están pendientes. Aunque cada programa de apoyo es particular, la negativa de Conacyt deja en la incertidumbre económica, migratoria y académica a los becarios. En los últimos meses, el Consejo ha cambiado su postura para justificar sus decisiones, sin que queden claros los motivos.

“Al principio, lo único que decía Conacyt es: ‘Se rechaza la solicitud porque no acredita causas de fuerza mayor’. Ahora nos dicen que el organismo firmó un convenio exclusivo con las universidades por tres años. Pero nosotros ni siquiera tenemos acceso a ese convenio. Sospechamos que quieren recortar las becas al extranjero, pero no lo asumen, no tienen la honestidad política de decirlo”, opina Gerardo Perfos, quien cursa su doctorado en La Sorbona, en París.

Perfors realiza un trabajo etnográfico sobre el impacto de la discriminación en las trayectorias migratorias de mexicanos en Europa; confiesa que vive “una inquietud muy grande. Empezaré a dar clases, pero ese salario no cubre todos mis gastos, probablemente voy a pedir un préstamo. Es una gran incertidumbre que se pudo haber evitado si la nueva administración de Conacyt hubiera sido honesta desde su llegada”, expresa.

“Abandono y vulnerabilidad son las palabras que podrían definir la situación en la que nos encontramos”, subraya Evelyn. Para ella, estas acciones del Conacyt sólo generan “una falta de confianza en un organismo que ha creado mucho talento en México y es muy triste porque es el organismo más importante que tenemos para impulsar la ciencia y tecnología”.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios