Aborto en Marruecos

Marruecos es una monarquía constitucional que tiene un sistema de partidos y un poder legislativo dividido en dos cámaras donde varios partidos se disputan la representación del pueblo. Es en este contexto político donde el rey Mohamed VI dispuso ampliar la autorización de aborto en casos de malformación del feto y de violación o incesto, además de aquellos en los que la vida de la mujer está en peligro, que era la única razón por la que se le permitía abortar a una mujer.
OTRAS
03/03/2015
06:22
-A +A
Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE) El Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), como organización de la sociedad civil, promueve un debate franco e informado en torno a...
OTRAS

TAGS

Marruecos es una monarquía constitucional que tiene un sistema de partidos y un poder legislativo dividido en dos cámaras donde varios partidos se disputan la representación del pueblo. Es en este contexto político donde el rey Mohamed VI dispuso ampliar la autorización de aborto en casos de malformación del feto y de violación o incesto, además de aquellos en los que la vida de la mujer está en peligro, que era la única razón por la que se le permitía abortar a una mujer.

Los ministerios de Justicia y de Asuntos Islámicos, y el Consejo Nacional de Derechos Humanos llevaron a cabo consultas durante un mes para evaluar la ampliación de las causales. El rey Mohamed VI recibió el viernes 15 de mayo a Mustapha Ramid, ministro de Justicia y Libertades, a Ahmed Toufiq, ministro de Asuntos Islámicos y a Driss El Yazami, presidente del Consejo Nacional de los Derechos Humanos, donde expresaron el resultado de amplias consultas sobre el tema. Si bien una mayoría está de acuerdo en criminalizar el aborto, también se inclinan por apoyar la interrupción del embarazo cuando hay razones de peso.

En la audiencia manifestaron que la población y los expertos en doctrina islámica consideran al menos tres causas  por las que se debe permitir el aborto legal: cuando el embarazo pone en peligro la vida y la salud de la mujer; cuando el embarazo sea consecuencia de una violación o del incesto, y en los casos de graves malformaciones y de enfermedades incurables que los fetos podrían presentar.

La ley contemplaba el aborto sólo en casos de salud de la mujer. Cualquier otro motivo era penado con uno a cinco años de prisión. De acuerdo con la asociación de ginecólogos de Marruecos, sólo entre Rabat y Casablanca se contabilizan 200 abortos diarios y el supuesto de “vida o salud en peligro” sólo corresponde a 5% del total de los abortos.

Se calcula que hay 600 abortos diarios en el país y el costo puede ser entre 1,500 y 10 mil dirhams (entre 2,268 y 15,186 pesos mexicanos) dependiendo de la semana de gestación y el médico que lo practique. De estos 600 abortos diarios al menos entre 150 y 200 no son realizados por procedimientos médicos, sino en condiciones insalubres.  Los hospitales reciben diariamente entre tres y cuatro casos de aborto con complicaciones, tales como infecciones, intoxicaciones o hemorragias graves.  Al menos hay 150 niños abandonados por día. Se calcula que el aborto clandestino representa 13% de las muertes maternas en el país africano.

Organizaciones como Bayt Al-Hikma han expresado su rechazo a esta “despenalización descafeinada”, pues estas tres causales no resuelven el exorbitante número de abortos practicados diariamente (la organización cita hasta 800 diarios). Bayt Al-Hikma ha levantado la voz por las mujeres que tienen que recurrir al aborto clandestino y que enfrentan secuelas de por vida debido a la naturaleza ilegal del aborto. Para esta organización, esta forma dedespenalización es control del machismo y trata a las mujeres como si no fueran capaces de tomar sus propias decisiones, beneficiando una ideología oscurantista.

Si bien el libro sagrado de los musulmanes no prohíbe explícitamente el aborto o la anticoncepción, lo cierto es que las leyes en la región son restrictivas. “Muchas mujeres marroquíes rechazan el uso de anticonceptivos por miedo a ser señaladas y repudiadas por la sociedad, lo mismo ocurre con el aborto”.  La influencia de los líderes religiosos que hacen una interpretación extrema es muy importante. Desde 2008 el partido de Justicia y Desarrollo llevó la propuesta a debate al legislativo, sin embargo pasaron varios años para que se suavizaran estas leyes.

Feministas islámicas representadas por Asma Lamrabet insisten en que la sociedad árabe y musulmana debe de cambiar su mentalidad al respecto, que el aborto y el papel de la mujer deben reconsiderarse. “Las mujeres musulmanas tenemos derecho a tener nuestro modelo de feminismo”, asegura Asma.

La situación de Marruecos remite a los estados más conservadores en México, donde los líderes religiosos hacen interpretaciones extremas y presionan a los políticos locales para obstaculizar los derechos de las mujeres, particularmente de las más pobres y más vulnerables. Todos los derechos para todas.

Comentarios

MÁS EN BLOGS

NOTICIAS DEL DÍA

Publicidad


You are here