Elige la mejor escuela de manejo

Te decimos qué revisar antes de elegir la escuela de manejo a la cual te inscribirás.

Escoge la mejor escuela de manejo
Autopistas 09/11/2018 16:01 CARLOS CAVAZOS Actualizada 16:03

Una cultura vial en la cual las capacidades de sus participantes nacen de la improvisación genera un resultado acorde. En México ocurren cerca de un cuarto de millón de colisiones vehiculares al año. Tan solo en 2017, el INEGI guarda registro de 47 mil impactos de vehículo contra objeto fijo, al cual difícilmente se le puede culpar de atravesarse al paso.

A nivel nacional, ocurren al año más de cuatro mil fallecimientos en accidentes de tránsito. Tan solo en la Ciudad de México se contabilizaron el año pasado 203 defunciones por esta causa, y, de estos, 188 resultaron imputables a la responsabilidad del conductor.

Para Latin NCAP, el programa de evaluación de vehículos nuevos de Latinoamérica, a nivel social y legal falta establecer claramente que tener una licencia de conducir no es un derecho, sino un privilegio que la sociedad otorga a quien la logra aprobar y pasar las exigencias mínimas. En opinión de su Secretario General, Alejandro Furas, “como privilegio que debe ser la licencia, debe controlarse por puntos; y, como privilegio que es, se puede perder fácilmente”, comenta.

Una manera de seleccionar una opción de confianza, para la Ciudad de México, es el listado que publica la Secretaría de Movilidad. En su página de internet comparten el directorio de escuelas de manejo registradas, con datos de contacto y folio del documento de aceptación, con las 32 academias que han cumplido con esta validación. Este es un buen principio para tomar una decisión.

Otro listado de consideración, en el ámbito de iniciativa privada, es el de la Alianza Nacional de Autoescuelas México, AUTOMEX. En nuestro país una selección de estas academias de manejo se ha organizado de motu propio con el fin de intercambiar ideas e integrar criterios.

escuela_de_manejo_1.jpg

Algunos de los puntos a considerar para escoger tu escuela de manejo son:
Experiencia.  En algunas actividades un emprendimiento nuevo en ocasiones puede superar vicios e inercias de negocios viejos pero, usualmente en el caso de enseñanza, los años de operación están relacionados a la calidad didáctica. Algunas escuelas de tradición en la Ciudad de México son Escuela Unión, trabajando desde 1993; la Escuela de Manejo Azteca, que comenzara operaciones en 1980; y Panamericana de Manejo, fundada en 1969.

Controles redundantes.  Pregunta antes de elegir escuela si sus unidades cuentan con juego de pedales y volante gemelos. Este sistema  permite al instructor tomar el volante en caso de requerirse en cualquier momento, para prevenir accidentes y dar más confianza al alumno.

Seguro de accidentes viales.  Asegúrate que el salón de clases rodantes está asegurado antes de abordar, pues un alumno novato es precisamente el más proclive a un accidente y, sin póliza, los montos derivados de la responsabilidad en caso de un siniestro salen directamente del bolsillo del conductor.
Unidades de embrague estándar.  Aprender a conducir operando transmisión automática es poco recomendable, pues sería una capacitación deficiente al carecer de esta habilidad básica. Es recomendable aprender en un vehículo de transmisión manual y más adelante, dar el paso hacia algo más sencillo.   

Listado de Certificaciones.  Solicita que te envíen prueba de los certificados con que la escuela cuenta, año y requisitos de su emisión.
Revisa que el instructor cuenta también con las certificaciones necesarias para brindar la capacitación a toda clase de alumnos.

Unidades. Mientras unas escuelas hacen énfasis en que operan con unidades relativamente nuevas, para el usuario el enfoque de más interés está en la calidad de la capacitación.

Calidad desde el primer contacto. Antes de conocer de primera mano el nivel de servicio de la escuela, los interesados pueden irse formando una expectativa de satisfacción, extrapolando la expectativa del servicio al tomar como referencia la calidad y velocidad de respuesta al momento de solicitar información.

Curiosamente, para el mercado capitalino existen páginas de internet que promocionan sus servicios de capacitación, pero al momento de buscar contacto no contestan teléfono o Whatsapp. Esto deja desconcertado al prospecto, pues se queda sin saber si la empresa realmente opera, o su desarrollo de identidad fue alguna tarea académica un dummie de diseño o quizá el negocio quebró y dejaron ese fantasma digital como recuerdo de un sueño roto.

La sugerencia es que si no te responden de manera inmediata descartes esa opción, por más que los promotores hayan pagado por aparecer primero en los resultados de búsquedas en de Internet o te ofrezcan un cobro por las clases más bajo que el de la competencia. Recuerda, que si algo es demasiado bueno, puede que haya “gato encerrado”. Además, en algo tan importante como aprender a manejar, no es recomendable ahorrarse unos pesitos.

Comentarios