Suscríbete

Invasión robótica en Las Vegas

Auguran que la robótica seguirá ganando protagonismo en CES y continuará mejorando nuestras vidas y transformando a la industria

Entre los humanoides en CES se encontró Pepper, un pequeño humanoide que puede bailar
Techbit 11/01/2016 10:30 EFE Actualizada 10:30
Guardando favorito...

Más Información

#CES2016

La feria tecnológica CES de Las Vegas promete un futuro en el que los robots doblarán la ropa, limpiarán el suelo y servirán copas a sus dueños, entre otros múltiples servicios.

Los robots que se exhibieron en el evento, la mayor feria de tecnología de consumo del mundo, con 3 mil 600 empresas y más de 150 mil participantes, son máquinas inteligentes, conectadas a la nube y controlables desde un dispositivo móvil.

Gary Shapiro, presidente de la Asociación de Tecnologías de Consumo (CTA) y director de la exhibición en Las Vegas, augura que la robótica seguirá ganando protagonismo en CES y continuará mejorando nuestras vidas y transformando a la industria.

"Los robots cambiarán la forma en la que vivimos nuestro día a día", aseguró en un comunicado de prensa Shapiro, en el que subrayó que los humanoides "son cada vez más capaces de ver, oír, sentir y reaccionar al ambiente" que les rodea.

Entre los humanoides en CES se encontró "Double", cuyo cometido es ayudar a estar en "dos sitios" al mismo tiempo. El robot, que consta de una pantalla sobre una pértiga que se desplaza mediante una rueda, permite a ejecutivos y empleados tener "presencia" vía remota en reuniones de la empresa.

Uno de los competidores de Double, Suitable Beam, permitió que el exanalista de la CIA Edward Snowden debutase en CES este año.

Snowden apareció en una de esas pantallas con ruedas y dijo creer que las tecnologías que se presentan esta semana en la feria de Las Vegas tienen un gran potencial siempre y cuando las empresas que las desarrollan tengan en cuenta los desafíos planteados por la privacidad y la seguridad.

Budgee, una especie de asistente personal que ayuda a sus propietarios a cargar, entre otras cosas, con la bolsa de la compra, ha viajado también hasta Las Vegas, así como Laundroid, todavía en fase de desarrollo, y que promete doblar la ropa lavada de sus dueños.

A ellos se suma CellRobot, un robot desmontable que puede servir copas, así como el robot limpia parrillas Grillbot, Pepper, un pequeño humanoide que puede bailar y Bocco, una máquina diminuta para que padres y niños se intercambien mensajes.

El encuentro de Las Vegas contó también con un gran número de fabricantes de drones, impresoras 3D, objetos para la automatización del hogar y vehículos autónomos, una de las grandes atracciones de la feria.

CES atrajo a nueve grandes fabricantes de automóviles (Audi, BMW, Fiat Chrysler, General Motors, Ford, Hyundai, Mercedes, Toyota y Volkswagen) con ambiciosos planes en el área de vehículos autónomos y coches conectados a la web.

La consultora McKinsey pronostica que hasta un 15 % de los vehículos nuevos podrían ser completamente autónomos para el año 2030 y subrayó que el software será el principal factor diferenciador entre automóviles en el futuro.

La firma Nvdia trabaja en un sistema de inteligencia artificial que determinará cómo responder a la enorme gama de situaciones que afronta un vehículo y ha venido a Las Vegas con un superordenador para vehículos que tiene el poder equivalente a 150 computadoras MacBook de Apple y que se integrará en modelos de Volvo.

CES contó también con más de 500 empresas que exhiben dispositivos para el cuidado de la salud, que incluyen desde el primer sujetador digital, hasta aplicaciones para escanear la comida y determinar su valor nutritivo y parches que alertan de radiaciones solares dañinas.

La salud y el bienestar fueron dos de los temas estrella en CES. La publicación oficial del evento aseguró que ha habido un incremento del 40 % en el número de expositores en el área de la salud desde el año 2014, en una clara muestra de la revolución digital a la que asiste el sector.

Según la Asociación de Tecnología de Consumo (CTA) de Estados Unidos, uno de cada diez hogares en el país tiene un dispositivo para medir la actividad física, casi el doble que hace un año.

Las cifras preliminares de la organización adelantan un repunte del 21 % en las ventas de ese tipo de dispositivos en el último año, hasta los 20,3 millones de unidades, lo que colocaría el volumen de negocios en esa categoría en EE.UU. en el año 2015 en los 1.800 millones de dólares.

Guardando favorito...

Comentarios

 

Recomendamos