Se encuentra usted aquí

Fertinal... una bomba política

29/06/2019
00:53
-A +A

El caso Fertinal es una bomba que cae en el contexto político de la elección de la dirigencia del PRI nacional, partido que debe tragarse todos los cuestionamientos y acusaciones de corrupción de la anterior administración, del presidente Peña Nieto.

A su vez, este caso y el de Agronitrogenados constituyen una salida al compromiso electoral de MORENA, que ofreció combatir la corrupción, tema que hoy se utiliza para justificar errores y la toma de decisiones impopulares desde el gobierno de la 4T.

Además, consideremos que el voto de castigo de un amplio sector de ciudadanos, que benefició al presidente López Obrador, se dio precisamente en contra de la corrupción del anterior gobierno priísta.

Sin embargo, ante el ciudadano no hay claridad en el contexto noticioso y se presta a confusiones, pues hoy cuando se cuestiona la compra de Fertinal, el nombre que sale a relucir junto con el de Emilio Lozoya, es el de Alonso Ancira, propietario de AHMSA, que fue quien vendió la empresa Agronitrogenados en enero del 2014.

Por tanto, conviene hacer precisiones. Son dos empresas diferentes, ambas vinculadas al ámbito de los fertilizantes para el campo, pero compradas por PEMEX en tiempos distintos y a propietarios distintos. Los Consejos de administración de PEMEX que evaluaron la viabilidad financiera fueron también distintos.

Mientras Agronitrogenados fue comprada a Altos Hornos de México, cuyo principal accionista y presidente del Consejo es Alonso Ancira, hoy preso en España, Fertinal fue comprada a Fabio Massimo Covarrubias.

Cuando en mayo del 2015 la dirección general de PEMEX, a cargo de Emilio Lozoya, presentó al Consejo de Administración la propuesta de compra de Fertinal, se sustentó este proyecto en el estudio de uno de los bancos de inversión más importantes del mundo, Goldman Sachs, el cual dió una valoración de compra para esta empresa, correspondiente al capital, excluyendo la deuda, de entre 550 y 615 millones de dólares. Sin embargo, lo que se pagó por las acciones de Fertinal fueron 209 millones de dólares, cifra muy inferior al rango referido en dicho informe.

Además, el capital contable estuvo valorado en 600 millones de dólares, dictaminado por el despacho de auditores Grant Thornton, la sexta firma más grande e México y del mundo en este rubro.

Además, este banco de inversión global justificaba la adquisición de Fertinal con el argumento de que para lograr la transformación del campo mexicano, era “indispensable la integración de la cadena gas-amoniaco-fertilizantes”. El valor estratégico de Fertinal la convertía en ese momento en una oportunidad para iniciar un proceso de desarrollo para el campo mexicano, a partir de la adquisición de una empresa que aparecía en libros como una buena compra. Además PEMEX se convertiría en proveedor de gas amoniaco y algunos insumos que Fertinal necesitaba para su producción.

El proyecto original contemplaba que después de que se tuviera una operación integrada exitosa, podría venderse una parte de las acciones adquiridas a un tercero que aportara nueva tecnología, inversiones e incrementara el valor económico de la misma empresa. 

Cuando inició la evaluación para la compra de Fertinal, mayo del 2015, eran tiempos en los cuales se acababa de aprobar la Reforma Energética, después de una negociación entre todos los partidos y por tanto, había un ambiente de colaboración entre el Congreso de la Unión y el Gobierno Federal para modernizar a México y convertir a nuestro país en una de las potencias económicas globales, líderes.

No obstante esto, el Consejo de Administración exigió algo no usual: pidió un segundo estudio denominado “due diligence”, para verificar que el precio de compra fuese correcto, procedimiento que realizó la oficina mexicana de la empresa global Price Waterhouse Cooper, PWC, una de las cuatro líderes mundiales del sector financiero, la cual dio argumentos favorables para la compra, estableciendo un rango de entre 184.5 y 293.2 millones de dólares. Este estudio mostraba que no se requerían inversiones excepcionales para la operación eficiente de la empresa y que además, de lograrse la integración como estaba planeada, la compra generaría beneficios adicionales por 230 millones de dólares. Si se considera que el precio final pagado fue de 209 millones de dólares, la responsabilidad del Consejo de Administración se cumple.

Adicionalmente, el Consejo de Administración exigió la contratación de un prestigiado bufete internacional de abogados denominado White & Case, que revisó los aspectos legales de Fertinal, y participó en la elaboración del contrato final.

No obstante el desempeño profesional que en esta compra tuvo el Consejo de Administración, existe la posibilidad de que esta pudiese haber sido ensuciada con prácticas de corrupción en el ámbito operativo, instrumentadas dentro de PEMEX o en otras esferas de la administración federal.

Parte de las alertas respecto a Fertinal vinieron en 2017, cuando en otro contexto se contrató a la oficina mexicana del corporativo global, Ernst & Young, E & Y, para dimensionar el valor de activos y pasivos de Fertinal a esta fecha, o sea dos años después, descubriéndose que en muy poco tiempo la empresa ya se había depreciado, seguramente por una operación deficiente, decisiones equivocadas o prácticas cuestionables, lo cual representa el foco de atención que hoy se debe precisar. Investigar por qué en tan sólo dos años bajo el control de PEMEX, la empresa se depreció en lugar de aumentar su valor como se pensaba.

Mientras en la iniciativa privada el Consejo de administración es el órgano con mayor autoridad de cualquier empresa, en PEMEX existe un contrapeso, pues algunas decisiones muy importantes las consulta directamente el director general con el presidente de la República.

Parece ser que la defensa jurídica de quien fuera el director general de PEMEX en esa fecha, Emilio Lozoya, está tratando de repartir responsabilidades para minimizar las propias.

No debemos dejar de considerar también que a la mitad de la administración del presidente Peña Nieto, Emilio Lozoya dejó la dirección general de PEMEX en manos de José Antonio González Anaya, concuño del expresidente Carlos Salinas de Gortari.

Este tomó el cargo el 08 de febrero del 2016 y lo dejó el 27 de noviembre del 2017, periodo que coincide con parte del tiempo en que se depreció Fertinal. Seguramente González Anaya podrá aportar información importante para entender lo que sucedió con esta empresa.

El Consejo de Administración se mueve en el ámbito abstracto de los números, pero la realidad concreta de las adquisiciones tiene que ver con la parte operativa de la misma empresa, que es responsable de verificar la calidad de lo que recibe. Por ello, es fundamental que las autoridades eviten caer en el juego de los distractores que impiden centrar las responsabilidades, donde realmente están.
¿Usted cómo lo ve?

Facebook: @Ricardo.homs1
Twitter: @homsricardo
Linkedin: Ricardo Homs
www.ricardohoms.com

Ricardo Homs
Presidente de la Academia Mexicana de la Comunicación AC. 25 libros publicados Fundó en México la oficina local de la empresa global de consultoría creada por Al Ries, uno de los dos creadores del...