23 | MAR | 2019
Estreno, en 2017. En un documento, el IMSS argumenta a la SHCP que requiere 100 mil sillas nuevas para mejorar la labor de sus trabajadores. (ESPECIAl)

Cambiará IMSS sillas de hasta 37 años de uso

31/12/2016
02:05
Axel Avendaño
-A +A
Prevé que trabajadores pidan menos incapacidades por dolores de espalda; argumenta que déficit de material afecta atención a derechohabientes

politic[email protected]

La falta de mobiliario adecuado en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) ocasiona que parte de sus trabajadores tengan que solicitar incapacidad, lo que mina la calidad de los servicios que reciben sus derechohabientes, pues además de que el organismo se queda con menos personal, los recursos que se podrían dedicar a mejorar la atención se utilizan para subsidiar las incapacidades.

En un proyecto enviado a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, en el que se explica la necesidad de comprar 100 mil sillas nuevas, el IMSS detalla que “debido al enorme déficit de sillas, el servicio que están recibiendo los derechohabientes no es el óptimo, consecuencia de la falta de equipo mínimo indispensable para los trabajadores, que trae como resultado que disminuyan su productividad.

sillas_imss_39163051.jpg

“Asimismo, las lesiones a los empleados incrementan y provocan ausencias que se reflejan en el diferimiento de servicios o trámites, así como incapacidades a las cuales se le destinan recursos para subsidios que podrían aprovecharse para la mejor atención de la derechohabiencia”, explica el documento del cual tiene copia EL UNIVERSAL.

Sin embargo, el IMSS no ofrece cifras exactas sobre cuántos de sus trabajadores han solicitado incapacidad derivado de algún problema relacionado con el mobiliario inadecuado, tampoco a cuánto ascienden los recursos que se han invertido para hacer frente a las incapacidades. Lo que señala es que este déficit ocasiona que sus empleados sufran lesiones en cuello y espalda, estrés, problemas respiratorios, insomnio, insatisfacción en el trabajo y falta de productividad.

sillas_imss_39163048.jpg

De acuerdo con la dependencia federal, 346 mil 157 sillas de su patrimonio son obsoletas, debido a que tienen entre 11 y 37 años de antigüedad, por lo que sobrepasaron su vida útil

Por ello, el instituto invertirá 337 millones 560 mil pesos para la compra y manutención durante 10 años de 100 mil sillas. Para la compra de éstas destinará 135 millones 24 mil pesos; en tanto que para su manutención durante 10 años —2017 al 2026— se necesitarán 202 millones 536 mil pesos; es decir, 20 millones 253 mil 600 pesos por cada año.

Las sillas se distribuirán en las 36 delegaciones del IMSS en todo el país, siendo las más beneficiadas la CDMX sur, con 9 mil 828; la CDMX norte, con 9 mil 121, y Jalisco, que recibirá 7 mil 817. Le siguen Nuevo León, con 6 mil 166; México oriente, 5 mil 965, y Coahuila, 3 mil 689.

El organismo detalla que esta distribución se realizó con base en las unidades que tienen más necesidad, la cual considera el número de trabajadores en cada delegación, con respecto al total de la población.

El instituto encabezado por Mikel Arriola señala que, por cuestiones de presupuesto, este programa de adquisiciones es apenas una primera etapa de un total de tres, mediante las cuales busca sustituir el total de sus sillas que se encuentran obsoletas y así completar un inventario de 368 mil 286 unidades para ofrecer herramientas de trabajo cómodas a los empleados.

En esta primera etapa, el IMSS planea satisfacer a 27.15% de la población usuaria. Destaca que desde un principio se podrán observar beneficios como “el incremento en la calidad de atención a los derechohabientes, reducir las incapacidades por lesiones, encauzar los recursos para mejorar la atención y reducir las lesiones de espalda y cuello en los empleados por permanecer mucho tiempo sentados en sillas en malas condiciones”.

También prevé reducir los factores de riesgo ergonómico, contener el gasto en mantenimiento de sillas, mejorar el clima organizacional y cumplir con el Reglamento Federal de Seguridad y Salud en el Trabajo, entre otros beneficios.

Según la calendarización del proyecto, en mayo de 2016 se realizó el registro en cartera de la SHCP. El proceso de licitación se llevó a cabo de mayo a julio, la adjudicación fue en agosto. La entrega tuvo lugar de septiembre a noviembre y, finalmente, el pago se hizo en diciembre, por lo que el inicio de la sustitución de sillas será en 2017.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios