Fu tiene un canal en YouTube llamado 'officialmad4yu', en el que habla con fluidez español con acento madrileño; en los videos narra sus vivencias en el País Vasco, donde radica desde hace ocho años. (FOTO: CORTESÍA YU FU)

Yu Fu, la china que enseña español

26/11/2016
05:30
Madrid, España
MIDORY SALINAS
-A +A
Su afición por el futbol la llevó a migrar a España; su primer maestro extranjero fue un mexicano que le enseñó 'Cielito lindo'

Al pensar en China, casi siempre lo primero que nos viene a la mente son personas con ojos rasgados, piel pálida e introvertidas, además de templos gigantescos, imponentes y bañados de escarlata.

Sin embargo, Yu Fu es una joven china llena de energía, alegre y carismática a quien le gusta la zumba, el futbol y aprender idiomas. Esto último es lo que le ha permitido ser considerada en su país como wang hong, que es el equivalente a influencer o persona famosa de internet.

Yu habla con facilidad los tres idiomas más utilizados en el mundo: inglés, español y chino, de lo cual ha declarado sentirse orgullosa.

Testigo del terremoto en Xichuan en 2008, narra en su canal de videos en YouTube, llamado officialmad4yu, que aunque no lo vivió en la zona de desastre, durmió algunos días en una universidad que estaba cerca. Relata que en esta experiencia “fue cuando me di cuenta de que tengo que dar lo mejor de mí y vivir cada día como si fuera el último, porque nunca sabes qué va a pasar mañana”.

En esta plataforma de videos se hizo famosa por enseñar a hablar español a chinos interesados en el idioma, puesto que se le escucha hablar con un peculiar acento madrileño. Esto lo logró al narrar sus vivencias en el País Vasco, donde vive desde hace ocho años, y asegura que “como extranjero deberíamos esforzarnos más, por el problema de idioma”.

En entrevista con EL UNIVERSAL vía Skype, cuenta que todo comenzó a los 14 años porque le gustaba el futbol. “Cuando la Liga española se empezó a emitir en China vi que había muchos jugadores muy guapos. Es algo muy exótico para una chinita”, comenta, divertida con sus recuerdos.

“En 2002 el Real Madrid visitó China y había muchos jugadores famosos como Raúl González, David
Beckham, y entonces dije: ‘Wow, ¿qué tal si algún día puedo ir a España a trabajar con esa gente?', fue el sueño de una niña y al final se realizó”.

Pese a que China es un país con tantas restricciones, es el que a nivel mundial tiene más televisoras con derechos para transmitir los partidos de la Liga española: Guangdong TV, Chongqing TV, Qinghai TV, Shanghai Media Group, Guangzhou TV, además de un servicio de streaming llamado PPTV. En contraste, en México sólo dos cadenas pueden hacerlo: Televisa Deportes y Sky México.

 

“¡Yu, eres mi ídola!”

En China es muy reconocida gracias a su trabajo como periodista deportiva en España, incluso tiene las cuentas de sus redes sociales verificadas, lo cual ha hecho que le ocurran cosas muy divertidas, aunque muy extrañas para ella.

A veces visitantes chinos llegan a España y en la calle la reconocen, pero Yu no sabe cómo reaccionar.

La recuerdan por sus videos y sueltan comentarios como: “¡Yu, eres mi ídola! ¡Te quiero mucho! ¡Por favor! ¿Puedo hacerme una foto contigo?”. “Trato de hablar un poco con ellos: '¿Qué tal? ¿Cuánto tiempo llevas aquí? Si necesitas cualquier cosa pueden escribirme en redes sociales. Disfrutad el día', y me voy”.

La reacción en cuanto les da la espalda es inmediata: los escucha gritar como si hubieran encontrado a un famoso al que admiran. Entre risas nerviosas añade: “Y yo pensando, '¡pero no es para tanto!'”.

En Occidente, su canal de YouTube tiene pocos suscriptores. Sin embargo, ganó seguidores latinoamericanos gracias a sus colaboraciones en la página de Facebook Siente China, que tiene oficina en México.

Le gustó la calidad de las publicaciones del sitio y les propuso que difundieran sus videos para acercarla a la comunidad china en México.

Su enlace fue el mexicano Juan Carlos Zamora. “A la gente le gusta mucho, y de ahí comenzó la colaboración, y luego sufrí un bajón porque Juan Carlos se fue. Tuvo cáncer. Era un momento muy duro. Veía Siente China y me recordaba a él, todos los mensajes que yo no le contesté, y de repente desapareció. El nuevo equipo de Siente China ha intentado un poco recuperar la energía y también esa colaboración conmigo”.

 

Los mexicanos son simpáticos

Al preguntarle si alguna vez ha estado en México, Yu dijo que no, pero le encantaría venir, puesto que siente cariño por los mexicanos. Le interesa la cultura y la comida, pero sobre todo la gente. “Puede ser un sitio precioso, pero si la gente que está ahí cuando llegas no te trata bien, entonces da igual si el sitio es tan precioso, porque la experiencia no es buena”.

En torno a la percepción que los chinos tienen sobre los mexicanos, comenta: “Creo que en general consideran que México es un país con el que tenemos muy buena relación. Somos muy amigos. Y puedo asegurar que muchos chinos piensan que los mexicanos son muy simpáticos”.

Yu, finalmente, dice que no hay impedimentos para aprender algún idioma, todo es cuestión de práctica. “Si te gusta, nada es difícil; es un poco hacer trampa, pero es la verdad. Lo más importante es cuando puedes hablar con una persona de otro país en su idioma y el sentimiento, el feeling que te da, es lo mejor, no hay nada tan difícil. Entonces, animo a la gente, a chinos, a que aprendan otro idioma, y a mexicanos, porque es muy divertido. Te ayuda a ver el mundo un poquito diferente”.

 

Cielito lindo en clase

El primer paso para ir desde la provincia de Hubei hasta Madrid fue elegir su carrera universitaria. Yu estudió Filología Hispánica en la Universidad de Lenguas Extranjeras de Xichuan, en China, y una vez que arribó a Madrid, estudió Turismo en la Universidad Rey Juan Carlos.

Esta joven de 28 años explica que decidió estudiar esta carrera porque su meta era convertirse en periodista en un país extranjero —en este caso España— y le parecía mucho más útil aprender el idioma para comunicarse mejor con sus entrevistados que estudiar periodismo.

En China conoció a su primer profesor extranjero, un mexicano de nombre José. “Nos enseñaba muchas canciones mexicanas como Cielito lindo. Una vez intentó hacer un juego de papeles e hizo como una boda mexicana tradicional. Es un profesor que queremos mucho. No sé dónde está ahora, pero es de esas personas que dejan un recuerdo muy especial. Cuando hablo de él, siempre me saca una sonrisa”. Pese a los recuerdos, no tiene en la mente su apellido.

En Asia radican 12 mil 496 mexicanos, con una edad promedio de 32 años. De este total, 27.76%, es decir 3 mil 470, viven en China.

Los motivos de la migración al gigante asiático son por oportunidades laborales o de estudio. Según el Instituto de los Mexicanos en el Exterior (IME), 54% de los connacionales en China son hombres y 46% mujeres.

Al concluir la universidad, y una vez cumplidos los 21 años, Yu partió a España. La mitad del sueño acababa de cumplirse; sin embargo, le faltaba convertirse en periodista y adaptarse a una nueva ciudad, además de otro estilo de vida, que sería un reto.

 

Conquista la Liga española

El idioma, la economía y la añoranza de sus seres queridos fueron los primeros obstáculos a vencer. Cuenta que un día fue a un supermercado y una mujer le preguntó: “¿Quién da la vez?”, Yu no entendía hasta que le explicó que le preguntaba quién era el último de la fila, ahí se dio cuenta de la variedad de expresiones de la lengua de Cervantes y se vio desprovista de la seguridad del aula.

Además, todo le parecía muy caro. “En aquel momento el cambio de yenes a euros era uno a 10. Entonces cualquier cosa de aquí, debía multiplicarla por 10. No salía, sólo estudiaba, por eso sacaba muy buenas notas en todo”, comenta entre risas.

Sobre la añoranza de sus seres queridos, rememora que subía sus fotografías a internet, estando en España, de las cuales recibía la admiración de familiares y amigos, pero en realidad se sentía triste porque los extrañaba. “Aquí tenía amigos, pero es diferente, porque unos son los de toda la vida y otros los que acabas de conocer”.

Yu Fu llegó a los medios de comunicación con mucha suerte, pero sobre todo iniciativa: no tenía experiencia laboral y tampoco estudios, pero contactó con una página web de deportes china llamada Netish, en la que les explicó que traducía noticias en foros para fanáticos chinos. Para ellos eso fue suficiente para contratarla.

Gracias a este empleo tuvo la oportunidad de irse a cubrir el Mundial de Sudáfrica, en 2010. Laborar con ellos, la llevó a trabajar para agencias de noticias, y luego a HUPU Sports, una de las páginas deportivas más importantes en China, hasta llegar al área de prensa de un club de la Liga española, con lo que cumplió su sueño.

Los tiempos mejoraron. Pese a la distancia, mantiene contacto con su madre vía WhatsApp y Skype. Además, cuando se visitan pasan mucho tiempo juntas. También ha logrado un acercamiento con su padre, a quien describe como una persona muy seria. Él es renuente al uso de nuevas tecnologías; sin embargo, le envía cartas en las que le indica que la extraña. “A lo mejor le cuesta decirlo, pero lo pone en papel y creo que eso es amor; estoy feliz y les quiero mucho”, añade con aire nostálgico.

También en Madrid, conoció a Javier Ezpeleta, quien le pidió matrimonio en enero. Cuenta que mientras practicaba zumba lo vio entrar con muchos amigos, incluidos sus jefes. Eso la desconcertó hasta que se percató de que todos traían una rosa en la mano y entonaron una canción que él escribió. “Fue uno de los días más felices de mi vida. No podía parar de sonreír, estaba rodeada de amigos, haciendo deporte y con el amor de mi vida, así que no puedo pedir más”, narra, al tiempo que lamenta la ausencia de sus padres en ese momento.

Sobre la tolerancia, Yu comenta en uno de sus videos que “hay guerra porque nos entendemos mal. Así que deja de generalizar lo malo de una persona a la gente de todo su país y deja de juzgar a los demás desde el sofá de tu casa. Viaja más, abre más el corazón y respeta otra cultura”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios