15 | SEP | 2019
4
Rafael Bejarano Rangel, de profesión músico, fue uno de los fallecdos por el ataque de las fuerzas egipcias contra convoy de turistas mexicanos. (Foto: Facebook)

"Turistas mexicanos fueron tratados como terroristas"

14/09/2015
19:12
Ciudad de México
-A +A
Guía turístico advierte que si bien es cierto que la zona estaba restringida, días antes se había levantado la prohibición; se hizo constancia del itinerario de los diez viajeros mexicanos

La caravana de turistas atacada en el desierto egipcio tenía como destino el oasis de Bahareya, sin embargo, helicópteros 'Apache' abrieron fuego en contra de los convoyes que trasladaba tanto turistas mexicanos, como a los guías y conductores egipcios encargados del viaje.

En palabras recogidas por el diario español El Mundo, el guía turístico Shauqi Yusef, compañero de unos de los fallecidos relat""ó que“los helicópteros del ejército lanzaron tres bombas contra el convoy”. Agregó que el siniestro ocurrió entre las las 14:30 y las 16:00 horas del domingo. Por su parte, el ministerio del Interior comunicó el incidente pasada la medianoche.

La información que surge es a cuenta gotas. El Gobierno mexicano solo confirmó la muerte de dos ciudadanos pero la fiscalía egipcia asegura que hay al menos 7 mexicanos entre los 12 fallecidos.

Fue el mismo presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, quien el día de hoy, en un acto público, dijo "hasta este momento, de un grupo de 14 mexicanos, lamentablemente se tiene confirmado que dos perdieron la vida y seis más resultaron heridos". No obstante, no informó la condición de los seis heridos restantes.

Otro de los guías turísticos entrevistados, Hisham Gaudat, confirmó lo dicho por su colega y agregó que en total eran cuatro todo-terrenos a los cuales se les disparó por error debido a que los militares buscaban terroristas en la zona. La acometida se dio cerca del destino marcado, el oasis antes citado, que se encuentra a unos 370 kilómetros al sur de El Cairo.

El sindicato egipcio de guías turísticos, indicó a su vez que la caravana se detuvo a unos 260 kilómetros de la capital egipcia y se desvió para que una de las viajeras, aquejada de diabetes, comiera.

Otro relato igualmente confirmado por uno de los guías, mencionó que el convoy se adentró dos kilómetros hacia el desierto, ignorando por completo la prohibición en dicha zona y sin ser advertido por agentes de la policía turística que hacían de escolta.

Por ello, a través de un comunicado, el ministerio del Interior culpó a la empresa turística de haberse internado en una zona restringida en la cual se ejecutaba un operativo conjunto de la policía y el ejército para exterminar a presuntos militantes del autodenominado Estado Islámico, quienes horas antes habían anunciado a través de la red el inicio de operaciones en la zona.

"Fueron tratados como terroristas pero no lo eran", indicó el propio Gaudat.

De entre los heridos se encuentra un ciudadano estadounidense, así lo dio a conocer Jaled Rami, titular de Turismo. La misma dependencia enfatizó que la empresa organizadora del viaje no tenía permiso y sus vehículos carecían de licencia.

Pero Gaudat se defiende, "es cierto que era una zona restringida pero hace unos días levantaron la prohibición y la empresa tenía el permiso de la policía turística para realizar el viaje. Sabían que tenían permiso y los agentes estaban allí".

Aunado a las palabras del guía, el sindicato de guías turísticos publicó una copia del permiso concedido a la empresa turística "Windows of Egypt" que hace constancia del itinerario de diez viajeros mexicanos (El Cairo - Oasis de Bahareya).

Por lo pronto, quedan diversas cuestiones en el aire. ¿Por qué dispararon a los vehículos sin advertirles de que se hallaban en zona prohibida? ¿Por qué no hicieron ningún esfuerzo en comprobar la identidad de quienes iban a bordo?.

Desde México se exige una investigación exhaustiva al país que es uno de los principales destinos turísticos del mundo pero que ha visto mermado su atractivo desde las revueltas que en 2011 que desencadenaron la renuncia de Hosni Mubarak.

"Ya estábamos sufriendo mucho desde hace cinco años. Ahora todo se ve peor", concluye Gaudat.

 

mvl

 

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios