Suscríbete

Nuevo intento de linchamiento

Metrópoli 24/10/2015 03:10 Ma. Teresa Montaño Actualizada 20:22

Vecinos del municipio de Tlachaloya retuvieron a dos agentes de la PGJEM que intentaban hacer un cateo

[email protected]

TOLUCA, Méx.— Dos agentes del Ministerio Público de la procuraduría general de justicia del Estado de México, estuvieron a punto de ser linchadas, luego de que se presentaran a ejecutar un cateo en un domicilio del municipio de Tlachaloya; los habitantes se los impidieron y fueron retenidas por más de ocho horas.

Los hechos se registraron alrededor de la una de la mañana del viernes, cuando las agentes Éricka Vázquez y Georgina Arizmendi, se presentaron en la calle Independencia, Primera Sección, para dar cumplimiento a un cateo autorizado por un juez, dado que se presumía que en el lugar se encontraba “cable” robado.

Cuando las oficiales llevaban a cabo la orden de cateo, un grupo de aproximadamente 500 habitantes de la zona impidieron la acción judicial y retuvieron por la fuerza a las dos agentes del Ministerio Público, las cuales fueron sujetas de golpes, empujones y jaloneos por parte de la turba.

Ante la agresión y riesgo en que se encontraban las oficiales, la Comisión Estatal de Seguridad Ciudadana (CESC) envió a alrededor de mil elementos para contener a los inconformes que se negaban a liberar a las dos servidoras públicas.

Los habitantes también provocaron daños a dos vehículos, uno de la Procuraduría mexiquense, y otro de la Comisión Estatal de Seguridad Ciudadana, y luego de varias horas las autoridades lograron poner a salvo al personal que había sido retenido.

Los vehículos de la procuraduría estatal y de la CESC en que se trasladaban las oficiales, fueron apedreados y uno fue volcado totalmente.

De acuerdo a la procuraduría general de justicia, los agentes ministeriales pretendían dar cumplimiento a una orden de cateo en un predio donde habitan tres sujetos que la semana pasada fueron detenidos por elementos de la CESC, acusados por el delito de robo de cable, los cuales fueron presentados ante el Ministerio Público y posteriormente ante un Juez, autoridad que determinó vincularlos a proceso para ser investigados.

Una de las servidoras públicas retenidas, resultó lesionada, por lo que fue trasladada a un hospital de la capital mexiquense donde fue atendida por una herida en el rostro, causada por un golpe.

Derivado de estos hechos, la Procuraduría General de Justicia del Estado de México inició la carpeta de investigación correspondiente para proceder legalmente por las lesiones que sufrió el personal ministerial, así como los daños causados a las unidades oficiales por parte de los pobladores.

Comentarios