11 | NOV | 2019
(Foto:Oscar Gutiérrez)

Estudiantes abren empresa autosustentable en Chiapas

03/03/2016
14:01
Oscar Gutiérrez / Corresponsal
Tuxtla Gutiérrez
-A +A
Los jóvenes se integraron a la asociación civil Laboratorio Ciudadano y con ésta fundaron un café-restaurante autosustentable en la Ciudad de Tuxtla Gutiérrez

Estudiantes universitarios crearon la primera empresa juvenil socialmente responsable, orientada al comercio justo, la preservación ambiental, la difusión de la cultura local y la conservación de la gastronomía chiapaneca.

Los jóvenes que cursan diferentes carreras se integraron a la asociación civil Laboratorio Ciudadano. Con ésta activaron un café-restaurante autosustentable en un área del restaurado Museo de la Ciudad de Tuxtla Gutiérrez.

Joseliny Díaz Torres, responsable del grupo aseguró que las actividades giran alrededor del Café Urbano con sus comidas y bebidas tradicionales de la cultura zoque, como el guiso de bolitas de chipilín, el cochito horneado, las aguas de chía, pinole, atole agrio y los dulces típicos de chimbo y cupapé.

Uno de los propósitos, afirmó, es fomentar el comercio y las transacciones comunitarias como alternativa ante competencia de las cadenas y empresas transnacionales. Con esa perspectiva de compromiso social, agregó, un porcentaje de las utilidades obtenidas se aplican al rescate y conservación de espacios públicos en la ciudad, como se realizó en los parques Santo Domingo y San Roque.

Los jóvenes y vecinos colocaron columpios, luminarias, vigilancia policiaca permanente y en las bancas se pintaron murales alusivos a la cultura tuxtleca. Díaz Torres explicó que el esfuerzo pretende habilitar y ciudadanizar los espacios públicos.

En el parque Santo Domingo se elaboran talleres imaginarios comunitarios, en los cuales se propone un nuevo modelo, una especie de área para el encuentro recreativo-cultural, con actividades programadas, libros al aire libre. Una plaza de convivencia familiar y no de actos ni mítines políticos, sostuvo.

El Café Urbano es un sitio modesto, con muebles y utensilios que aluden a la cultura zoque. Frente al local se encuentra una pequeña plaza, que evoca al Parque de las Damas de finales del siglo XXI en la capital chiapaneca.

Laboratorio Ciudadano, señala Joseliny, se enmarca en la práctica del comercio justo y solidario con “nuestra gente”, como alternativa para reivindicar los esfuerzos comunitarios frente al sometimiento de las grandes firmas comerciales.

Promovemos además una alimentación sana con el consumo de productos locales y elaborados en casa. Por ejemplo, agregó, el café se adquiere con mujeres indígenas de una cooperativa comunitaria en Laguna Tziscao, en el municipio de La Trinitaria, con cuyos ingresos alientan el desarrollo de sus familias.

Los panes y algunos postres se le compran a doña Francisca, una mujer de la tercera edad del barrio Niño de Atocha de esta ciudad. Las pizzas artesanales, elaboradas con quesos y chipilín, las preparan estudiantes de gastronomía, que así obtienen un recurso para continuar los estudios, puntualizó.

 

erp

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios