A México le falta más integración con China, dice la OCDE

Señala la organización que para estar a la altura del avance del dragón chino, México debe modernizar y diversificar su estructura productiva y seguir derribando los obstáculos para subsanar las deficiencias en infraestructura y economía informal
11/12/2015
17:30
Leonor Flores
-A +A

México todavía no ha logrado desarrollar al máximo el potencial comercial con China, tampoco tiene una relación financiera importante y presenta una baja competencia laboral en programas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, consideró la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Para estar a la altura del avance del dragón chino, debe modernizar y diversificar su estructura productiva y seguir derribando los obstáculos para subsanar las deficiencias en infraestructura y economía informal que son claves para la innovación.

En las Perspectivas Económicas de América Latina 2016, hacia una nueva asociación con China, el organismo pone de relieve la importancia de una mayor presencia de inversión proveniente del gigante asiático en nuestro país, por la relevancia que está teniendo en el desplazamiento de la riqueza mundial como economía emergente y la porque la recomposición del consumo chino, abrirá nuevas oportunidades para las exportaciones.

En el informe publicado este viernes se sugiere buscar la coyuntura para la construcción de una asociación para el desarrollo entre China no sólo con México sino con toda la región latinoamericana.

“China necesita comprender de forma integral los desafíos del desarrollo en América Latina así como sostener un diálogo con una región coordinada para avanzar en la consecución de objetivos de crecimiento sostenible”, según se establece en el documento que presentaron la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina (Cepal), Alicia Bárcenas; el presidente ejecutivo del Banco del Desarrollo de América Latina (CAF), Enrique García y el jefe de la Unidad de América Latina y el Caribe de la OCDE, Mario Pezzini.

El informe presenta un análisis pormenorizado sobre la posición que ocupa América Latina respecto a China y las situaciones en que los vínculos han evolucionado más allá del comercio.

Se espera que con estas aportaciones de la OCDE, Cepal y CAF, contribuyan a la comprensión de las oportunidades y los retos para la región, con el fin de adoptar reformas específicas que estimulen el crecimiento inclusivo y construyan una alianza con China mutuamente beneficiosa.

Sobre el análisis específico de nuestro país, se destaca que en 2014 el 2% de las exportaciones tuvieron a China como destino y el 17% del total de las importaciones del país provinieron del gigante asiático.

Detalla que la mayoría de las exportaciones en términos de valor agregado, mexicanas a China se concentran en industrias de nivel tecnológico medio-alto y alto con el 40% y en la minería con 30 por ciento.

Mientras que gran parte de las importaciones en términos de valor agregado, provienen de China de industrias de nivel tecnológico medio-alto y alto con el 67%; en especial el 75%fueron de insumos intermedios y 11% de bienes de capital.

Como un buen paso se menciona que el fondo binacional de inversión en energía e infraestructuras acordado entre ambos países.

Sin embargo, se pondera que sólo Colombia y Costa Rica, tienen los mejores resultados frente a China en un contexto en el cual, la transición del país asiático, podría tener un impacto negativo en las exportaciones tradicionales de materias primas latinoamericanas.

El comercio entre el país asiático y la región ha experimentado una expansión sin precedentes durante los últimos 15 años, multiplicándose 22 veces en este período.

Hoy, la menor demanda china de materias primas junto con la caída de los precios está afectando a los exportadores latinoamericanos de los llamados commodities, los cuales muestran diferentes patrones de desaceleración que dependen, en parte, de la naturaleza de sus relaciones bilaterales con China.

“Esta visión general revela las debilidades estructurales de un crecimiento basado en las materias primas. Por ello, es urgente emprender acciones políticas para contrarrestar esta desaceleración: cuestiones como un mayor crecimiento de la productividad, diversificación económica y competencias más efectivas, innovación y políticas sociales, deberían formar parte del núcleo de las intervenciones para el desarrollo a largo plazo, con vistas a lograr un crecimiento inclusivo; China continuará desempeñando un papel clave dentro de esta trayectoria de desarrollo”, advirtieron.

 De acuerdo con las proyecciones de la OCDE, Cepal y CAF, para 2030 el crecimiento promedio de las exportaciones de metales y minerales podría caer del 16% de la década anterior al 4%, lo mismo se estima para las ventas al exterior de combustibles, y las de productos alimenticios del 12% al 3 por ciento.

tcm

Mantente al día con el boletín de El Universal