Avalan reforma electoral en NL que permite reelección de alcaldes

Las bancadas del PRI y el PAN, con el voto en contra de los grupos minoritarios de la Fracción Independiente, Movimiento Ciudadano, Partido Verde, Nueva Alianza, y Partido del Trabajo, aprobaron por 37 votos a favor, siete en contra y cero abstenciones, una reforma a la Ley Estatal Electoral
29/06/2017
10:38
David Carrizales / Corresponsal
Monterrey, NL
-A +A

Pasadas las 0:40 horas de este jueves, las bancadas del PRI y el PAN, con el voto en contra de los grupos minoritarios de la Fracción Independiente, Movimiento Ciudadano, Partido Verde, Nueva Alianza, y Partido del Trabajo, aprobaron por 37 votos a favor, siete en contra y cero abstenciones, una reforma a la Ley Estatal Electoral,  que permitirá la reelección de los alcaldes, que si bien tendrán que solicitar una licencia sin goce de sueldo, 90 días antes de los comicios, podrán disponer de personal de seguridad, equipo  y vehículos, sin que esto se considere desvío de recursos.

Asimismo, la ley contempla que los diputados locales que aspiren a reelegirse, no requerirán pedir licencia, pues para ello aprobarán una reforma a la Ley Orgánica del Poder Legislativo, a fin de que en cada año electoral, el periodo ordinario de sesiones, previsto para realizarse del primero de febrero al primero de mayo, se adelante un mes, para que  sus actividades de campaña, no coincidan con el trabajo legislativo.

Pese al rechazo de activistas ciudadanos que protestaron en el exterior y los partidos minoritarios, por primera vez en la entidad, las bancadas del PAN y el PRI, crearon  las diputaciones plurinominales, que serán las primeras en asignarse por sobre las de representación proporcional, que se otorgan a los candidatos que obtuvieron los porcentajes más altos en sus distritos.

Otro punto que provocó el enojo contra los grupos mayoritarios, fue que no incluyeron en la reforma la posibilidad de que los candidatos independientes o ciudadanos al Congreso local, tuvieran derecho al reparto de diputaciones de representación proporcional, bajo el argumento de que tendrían que contender organizados como partido político, y con ello se iría contra su esencia.

Se estableció la paridad de género en las candidaturas a las diputaciones locales, pero prevalecerá la inequidad en las alcaldías, ya que actualmente en los 51 municipios del estado hay 47 presidentes municipales y sólo cuatro alcaldesas, y se priorizó el derecho de los varones a reelegirse, por sobre el derecho de las mujeres a buscar ser electas, basándose en el principio general de que "primero en tiempo es primero en derecho".

El dictamen elaborado por las comisiones de Legislación y Puntos Constitucionales, terminó por ser aprobado en su segunda vuelta, en lo general a las 0:40 horas, mientras todas las reservas que hicieron los diputados de oposición al bloque mayoritario, fueron rechazadas y así, luego de tres rondas de oradores y un áspero debate,   la Ley Estatal Electoral de Nuevo León quedó aprobada también en lo particular a las 3.25 de la mañana de este jueves.

Los más duros  en sus conceptos, por los opositores, fueron el diputado independiente, Eugenio Montiel, Rubén González, de Nueva Alianza, y Samuel García de Movimiento Ciudadano.

Montiel señaló que el bipartidismo ladino del PRI y el PAN hicieron una “mapachada”, aprobando una ley electoral a modo de sus intereses, a la que llamó  “retrógrada, irracional, abusiva”, pero asentó que no pasará inadvertida para los ciudadanos que exigen un cambio.

Recordó que el propio coordinador del PAN, Arturo Salinas, se había pronunciado  contra las diputaciones plurinominales, pero de pronto cambió, porque así lo ordenaron los “autores intelectuales de la mapachada”, que estarían buscando llegar al Congreso a costillas de quienes sí hacen campaña, sin importar que esto represente un retroceso de 50 años.

Samuel García de MC, lamentó que se le cerrara la puerta a la paridad horizontal y a que las planillas de regidores y síndicos se voten por separado de los presidentes municipales, con lo que éstos, dijo, seguirán contando con regidores a modo, que aprueban todos sus caprichos.

Igualmente, reprochó que los alcaldes que buscarán la reelección, hayan sido autorizados por el PRI y el PAN, para llevarse a su campaña las camionetas, y a todo el personal encargado de su seguridad.

Rubén González de Nueva Alianza, criticó que los partidos mayoritarios hicieran a un lado todas las propuestas del resto de las bancadas, desconociendo que constituyen un contrapeso necesario y que aprobaran puntos como la inclusión de los diputados plurinominales, pese al rechazo ciudadano en Nuevo León y todo México, pero ya llegará el tiempo, expuso,  en que los votantes les cobrarán la factura.

La inusitada rebelión de Nueva Alianza, –que generalmente apoya las propuestas del PRI, lo mismo que el PVEM y el PT, como cuando arrebataron al PAN el control del Congreso al inicio de la actual Legislatura-, hizo que el panista,  Marcelo Martínez, reprochó que Rubén González sostuviera que esta es una ley de dos partidos, “pero para manipular los votos en la mesa directiva, para hacer negociaciones en lo oscurito, ahí sí está bien que ellos lo hagan”.

Por eso pidió a los diputados de los grupos minoritarios,  “midan sus palabras, porque cuando les ha tocado negociar, bien que han tratado de beneficiarse”.

egm 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS