Pesca, tecnología e innovación: Un camino a la sustentabilidad

Rafael Ortiz

La pesca a nivel global se enfrenta con dos grandes desafíos: el cambio climático y alimentar a millones de personas sin sobreexplotar nuestros océanos. Para poder enfrentarlos, una nueva era de innovaciones tecnológicas trae consigo grandes oportunidades para mantener océanos y poblaciones de peces saludables, al tiempo que alimentamos a 3 mil millones de personas y mantenemos el empleo de más de 260 millones de habitantes en todo el mundo, dando mayor posibilidad a adaptarnos a los impactos que el cambio climático tendrá sobre la pesca y los océanos.

Si bien es cierto que la tecnología por sí misma no puede resolver la crisis global de la pesca, sí puede actuar como un catalizador para transformar prácticas y políticas pesqueras. Combinada con una visión de sustentabilidad –es decir, de satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer los recursos y oportunidades de las generaciones futuras– las innovaciones tecnológicas abren una ventana de oportunidades para contribuir a mejorar prácticas de pesca, aumentar las ganancias de los pescadores, brindar más y mejor información a los consumidores para tomar decisiones más responsables y proteger la vida marina.

A nivel global existen diferentes iniciativas que demuestran cómo la inclusión de nuevas tecnologías y la era digital pueden ayudar a las comunidades y a la industria pesquera a aprovechar los recursos de manera más eficiente y responsable.

Por ejemplo, en Alaska, la pesquería de bacalao utiliza un sistema de monitoreo electrónico, acompañado de computadoras de visión y un sistema de machine learning (o aprendizaje automático, una aplicación de inteligencia artificial que permite a los sistemas aprender de la experiencia para mejorar continuamente) para evitar la sobrepesca incidental del lenguado, especie de gran valor en la región. Si bien, la pesca se centra en el bacalao, la pesquería tiene como norma detener sus actividades si se sobrepasa la cuota de captura autorizada para el lenguado, aun cuando ésta no es la especie objetivo. Para respetar la cuota de lenguado, y aprovechar aquellos que tienen mejor talla y por ende más valor comercial, una parte de los barcos de la pesquería han instalado programas de hardware y software de machine learning en las bandas donde se recibe la captura. Esto permite a los pescadores saber casi de manera inmediata qué especies han capturado (si bacalao o lenguado), su tamaño y su peso. El uso de este sistema de monitoreo ha reducido el tiempo de selección, lo que permite devolver al agua con mayor rapidez a una gran cantidad de peces que no cubren talla o peso reglamentado, o que simplemente no son la pesca objetivo, evitado la sobreexplotación del lenguado.

Otro ejemplo sobre cómo la tecnología ayuda a mejorar prácticas de pesca, fomentando el consumo de productos responsables, lo encontramos en el atún comercializado por la empresa Bumble Bee Foods. Este atún proviene del Pacífico Centro Occidental y cuenta con una certificación de comercio justo Fair Trade. Para dar a conocer a sus clientes toda la historia que hay detrás del atún que consumen, Bumble Bee utiliza un sistema de blockchain respaldado por una plataforma virtual de la empresa alemana SAP, una tecnología emergente que ayuda a conocer y fragmentar todo el camino que el atún recorre desde el mar a la mesa. De acuerdo con SAP, este tipo de tecnología ayuda a que las empresas tengan la posibilidad de dar a conocer a sus clientes todo acerca del proceso de sus productos a través de códigos QR, los cuales, al ser escaneados con el celular, muestran las prácticas seguras y sustentable de sus procesos. Como consumidores, contar con este tipo de información nos ayuda a tomar mejores decisiones respecto a lo que comemos y los impactos que se generan en el medio ambiente y en quienes participaron en su producción.

En México, existen casos similares en los que se busca proporcionar a los consumidores más información sobre los pescados que llegan a nuestro plato. En la península de Yucatán, por ejemplo, los pescadores de mero emplean una plataforma digital integral para la localización de sus embarcaciones vía satelital a fin de obtener información de su captura para contar con una trazabilidad que permita tener mejor acceso a sus mercados.

Por otro lado, estas soluciones innovadoras no sólo ayudan a informar al consumidor o a proteger a las poblaciones de peces y al ecosistema, también empoderan a los productores. En el caso de pesquerías ribereñas o de pequeña escala, como la curvina golfina del Alto Golfo de California, las herramientas tecnológicas han contribuido a generar información sobre la pesquería y sus mercados, permitiendo a los pescadores tomar mejores decisiones comerciales, así como demostrar su compromiso con el ecosistema.

En la pesquería de curvina golfina, la tecnología permite a productores y autoridades tener información diaria sobre capturas y precios en playa, lo que ayuda a los pescadores a planear mejor sus salidas al mar y a tomar decisiones como parar la pesca una vez que se haya alcanzado la cuota permitida. Esta información es proporcionada por el Programa de Monitoreo Comunitario Administrativo, el cual se apoya en una aplicación móvil llamada WebControl Pesca que ayuda a registrar de manera más rápida y directa información sobre quién sale al mar, dónde y cuándo, así como cuánto pescó, a quién y en qué precio vendió su producto.

Al mismo tiempo, mediante la instalación de geolocalizadores Pelagic Data en todas las embarcaciones, los pescadores legítimos pueden demostrar su compromiso con la conservación de especies prioritarias en la región –como la vaquita marina y la totoaba– y asegurar que su actividad no tiene interacción alguna con estas especies.

Sin duda, las innovaciones tecnológicas, acompañadas de una visión de manejo que busque la sustentabilidad, son una pieza clave para evolucionar la forma en la que actualmente se practica y percibe la pesca. Los casos aquí expuestos son una muestra de lo que se puede lograr al juntar innovación y tecnología con una visión de pesca y consumo responsable. El potencial es todavía muy amplio.

Sigamos explorando alternativas de colaboración en beneficio de los océanos de nuestro planeta.

Director de Pesquerías de EDF de México

Comentarios