Usos y abusos del rock

Se encuentra usted aquí

13/12/2019
01:49
-A +A

1. Siempre hay que leer las letras chiquitas (que nadie lee en los contratos), so pena de que les pase lo que a los Rolling Stones en el cumpleaños del expresidente, Bill Clinton, que los contrató para celebrar con un concierto en el Beacon Theatre de Nueva York su onomástico.

Martin Scorsese (2008), les propuso filmar el concierto, que acercaría al rock con la realeza política del momento. Por no leer las letras chiquitas, Jagger, Richards y compañía, se tuvieron que sacar fotos ya mero con toda la familia y amigos de Bill antes de enfilar a prepararse a sus camerinos.

El director de El Irlandés, le pidió con anticipación el set list de las canciones al mandamás de los Rolling, que se las dio cuando quiso (dos minutos antes de empezar el concierto). Sorsese, para darle una lección a Jagger (y a Richards) pidió a sus fotógrafos captarlos en sus peores ángulos. Keith se ve como un pordiosero; Mick, lo más cercano a una iguana de Nat Geo. La edición del metraje es implacable, en ese uso y abuso de quien tuvo el poder aquella noche.

2. En uno de sus conciertos, Gene Simons, que a sus 70 años tenía todavía energía para vomitar sangre y escupir fuego, se cayó de espaldas en el escenario. Su secre particular, creyendo que era parte del show, tardó mucho en reaccionar y levantarlo. Después del concierto el secre quedó desempleado, a pesar de apelar a que un error a cualquiera le pasa.

3. Cuando murió ahogado en su propio vomito Bon Scott, el cantante de AC/DC, célebre por sus borracheras, fue sustituido por Brain Johnson. En una visita que hizo a México para promover el disco en turno de la banda, su raider se componía de marcas imposibles (pedidas por su disquera como vino, café, viandas…) Bajándose del avión, se le explicó que lo que no se pudiera conseguir, sería cambiado por un equivalente. Johnson les dijo a sus anfitriones que no se preocuparan: “Yo hace tres meses era mecánico, y ahora soy el cantante de AC/DC”. Voy a comer donde ustedes vayan. El único requisito es que haya cerveza.

4. En 1994 Jimmy Page y Robert Plant publicaron No quarter, su primer disco fuera de Zeppelin. La prensa mundial se dio cita en Nueva York para la presentación en el Beacon Theatre. Ninguno se paró por ahí y sólo cumplieron con las entrevistas pactadas con medios internaciones y la delegación mexicana. Gabriela Martínez, entonces A&R de PolyGram, soportó los gritos histéricos del cantante, porque la letra del sencillo promocional escogido venía mal escrita. Gaby lo paró en seco: reclámale a tus paisanos, ellos la mandaron así. Claro que les voy a reclamar. Jimmy Page, que es un caballero, suavizó las cosas (así es siempre, en un momento se le pasa). Al rato se disculpó.

[email protected]