#AsíRespondimos

Jesús Peña Palacios

¿Alguna vez usted ha sentido indignación ante un abuso de poder? ¿Alguna vez ha alzado la voz contra una injusticia? ¿Alguna vez ha dicho “basta” cuando alguien humillaba o atacaba a otras personas que se encontraban en una posición más débil? ¿Alguna vez ha protestado por la destrucción de un parque o un bosque, por el deterioro de los servicios de salud, por la falta de agua en su colonia? Si respondió que sí a cualquiera de estas preguntas o a otras similares, usted es una persona defensora de los derechos humanos.

Sí, ese grupo de personas al que frecuentemente nos referimos organizaciones de la sociedad civil, autoridades, organismos internacionales y medios de comunicación son personas que como usted han decidido expresarse, de manera pacífica, contra la injusticia y los ataques a la dignidad humana. En el actual contexto, frente al COIVD, el Secretario General de Naciones Unidas nos pidió colocar en el centro de la respuesta a los derechos humanos y las personas. “Mirar a través del prisma de los derechos humanos hace que todas las personas cuenten y garantiza que nadie se quede atrás”.

En este sentido y para destacar el papel que han jugado quienes defienden los derechos humanos, diversas organizaciones de la sociedad civil han lanzado la campaña #AsíRespondimos. A través de esta campaña se puede observar el rol central que la defensa de los derechos humanos tiene en momentos tan apremiantes como la actual pandemia que vivimos y el papel fundamental de la sociedad civil para apoyar los esfuerzos que nos conduzcan a superar sus dramáticas consecuencias.

La defensa de los derechos humanos es un derecho humano en sí mismo, consagrado en la Declaración sobre los defensores y las defensoras de derechos humanos, aprobada por la Asamblea General de la ONU en marzo de 1994.

Quienes defienden los derechos humanos juegan un rol fundamental para el fortalecimiento de la democracia: previenen injusticias y violaciones de derechos humanos, visibilizan las que han sucedido y acompañan a las víctimas en sus legítimas luchas por verdad, justicia y reparación, y pugnan por la transparencia y la rendición de cuentas, entre otras actividades.

Apoyar a quienes defienden los derechos humanos y lograr un ambiente propicio para el desarrollo de su trabajo beneficia a toda la sociedad. Les alentamos a no ser indiferentes ante los ataques, hostigamientos o criminalizaciones que sufran los defensores y las defensoras de derechos humanos y a las autoridades a mostrar su decidido respaldo a esta labor, que no hace sino fortalecer el Estado de derecho.

Desde la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos reafirmamos que las personas defensoras de derechos humanos son fundamentales para hacer realidad las promesas contenidas en la Constitución y en los tratados internacionales y por ello merecen nuestro más sincero agradecimiento, admiración y apoyo para continuar defendiendo los derechos que son de todas y todos.

Representante Adjunto de la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos

 

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios