Sereno cálculo y nervios de acero

Javier Vargas

La serenidad, tanto en ajedrez como en la vida, facilita la lucidez y el cálculo a profundidad, sobre todo en situación antagónica

El ajedrez requiere serenidad, concentración mental y prudencia, cualidades que derivan, entre otras, del control de sí mismo.

En su tiempo, el canónigo alemán Thomas Kempis (1380- 1471) opinó: “La serenidad no es estar a salvo de la tormenta, sino encontrar la paz en medio de ella.” Desde el juego ciencia, el ex campeón mundial indio Viswanathan Anand ha dicho: “Para jugar muy bien al ajedrez es necesario tener gran capacidad de cálculo, intuición supersónica y nervios de acero, entre otras virtudes.”

La serenidad, tanto en ajedrez como en la vida, facilita la lucidez y el cálculo a profundidad, sobre todo en situación antagónica.

El escritor y ajedrecista ruso León Tolstoi (1828- 1910) concluyó: “En el ajedrez tiene mucha importancia recordar que toda su esencia no reside en agresivas combinaciones, ni en jugadas arriesgadas, sino en el sereno cálculo para que toda su gama de figuras, lentamente y sin sobresaltos, avance por el tablero.”

[email protected]

imageajed250720dp_115267169.jpg

Partida: Las blancas toman la iniciativa, envían un peón solitario a la ofensiva, sacrifican material y arman una elegante red de mate.
Blancas:  Viswanathan Anand
Negras:  Hannu Wegner
 Defensa siciliana. Londres 1987.
  1.e4 c5 2.Cf3 e6 3.d4 cxd4 4.Cxd4 Cc6 5.Cc3 d6 6.Ae3 Cf6 7.Ac4 Ae7 8.De2 a6 9.Ab3 0–0 10.0–0–0 De8 11.Thg1 Cd7 12.g4 Cc5 13.g5 b5 14.Cxc6 Dxc6 15.Ad4 Ad7 16.Ad5 exd5 17.Cxd5 Tfe8 18.Dh5 Tac8 19.c3 Ce6 20.Axg7 (Diagrama. Sacrificio que abre brecha hacia la victoria) Rxg7 21.Cf6 Axf6 22.gxf6+ Rh8 23.Td5, rinden negras porque el mate es imparable. 1-0.

 

 

 

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios