Se encuentra usted aquí

El mercado de combustibles de México y un "doble golpe"

07/04/2020
00:01
-A +A

Jeremy Martin 
 
A pesar de las fotos del presidente abrazando a los bebés y estrechando las manos en todo el país, México no es inmune al doble golpe que daña a las principales economías y mercados de energía: los bajos precios del petróleo y la destrucción de la demanda debido al Coronavirus. De hecho, para México puede haber un golpe quíntuple si se suma, a las dos tendencias mundiales, tres más particulares del país: una recesión y un peso en espiral, la caída de la producción petrolera y una empresa petrolera nacional (PEMEX) enormemente endeudada y fiscalmente desequilibrada.
 
Pero centrémonos en el mercado de combustibles y en el "doble golpe". La buena noticia es que antes de esta crisis, México había logrado un progreso significativo en la liberalización y diversificación de su mercado e infraestructura de combustibles.
 
La atracción de una gran apertura del mercado con importantes proyecciones de crecimiento, llevó a la atención y a los compromisos de inversión. En términos de soberanía energética, el mercado también exigió una inversión masiva en infraestructura para mejorar la tenue capacidad de almacenamiento de México, de tan sólo tres días de suministro. En comparación, Estados Unidos tiene inventarios de combustible del orden de un mes de demanda.
 
Empresas como ExxonMobil, BP, Chevron, Marathon, Valero y otras ingresaron al mercado con entusiasmo. Muchos implementaron una infraestructura logística masiva para mover productos y abastecer sus instalaciones. De hecho, en gran parte, el autoabastecimiento de ExxonMobil, ubicado en la parte posterior del sistema ferroviario de la ciudad de Kansas, los catapultó al segundo lugar detrás de Pemex como el proveedor de combustible más importante del país. Y la capacidad de la región del Bajío para navegar la crisis del combustible de principios de 2019 se debió en gran medida a estos desarrollos.
 
Sí, 2019 vio un retraso y una desaceleración por la aprobación de los permisos del regulador de energía CRE. Pero hay que tener en cuenta que se han emitido 40 permisos para nuevas instalaciones que ofrecerán cerca de 30 millones de barriles de capacidad de almacenamiento de acuerdo con las cifras de OPIS / IHS Markit. A fines de 2019, se habían abierto al menos cinco proyectos de terminales marítimas programados para 2020 y una infraestructura general que efectivamente duplicaría el volumen de importaciones de gasolina por parte de empresas privadas. El negocio minorista de combustible ha visto un cambio evidente. La proliferación de marcas privadas en todo el país ha crecido alrededor de un tercio de todas las estaciones según OPIS / IHS Markit.
 
Y sí, el cambio en la gobernanza y la renovación de comisionados en la CRE (tal vez es más preciso decir de directiva), junto con la solicitud por parte del gobierno para revertir las reglas de apertura del mercado puestas en marcha bajo la administración anterior en México, retrasó los proyectos y ha impactado en la confianza de los inversores y el futuro de la liberalización del mercado de combustibles.
 
Las llamadas regulaciones asimétricas para el mercado de combustibles habían buscado crear un mercado y un campo de juego más competitivos. El presidente López Obrador argumentó que más bien fue una bala dirigida al corazón de Pemex. Gracias a los cambios en diciembre, Pemex ya no está obligado a seguir las regulaciones y puede volver a sus prácticas monopólicas para la venta de combustibles. Además, se rechazaron los pedidos de aumentar el almacenamiento para mejorar la soberanía energética y, a fines de 2019, la administración actual eliminó un mandato que habría aumentado los inventarios.
 
Pero volvamos a donde estamos hoy: el doble golpe. México, como se señaló, no será inmune a los impactos del virus. Fatih Birol, Director Ejecutivo de la Agencia Internacional de Energía lo llama una "caída libre" para la demanda mundial de petróleo. De hecho, Fitch Ratings proyecta que la demanda de petróleo en México disminuirá un 4.3% en 2020. Sin embargo, es muy probable que esa cifra se revise en las próximas semanas y refleje una mayor destrucción de la demanda de combustibles en México, particularmente a medida que el gobierno adopte lentamente medidas más impactantes y restrictivas para combatir la propagación del virus.
 
Otros mercados importantes donde la acción del gobierno ha sido más severa, como Argentina, han visto caer la demanda de combustible hasta en un 70%. El comerciante mundial de petróleo Vitol ha visto caer la demanda de gasolina en un 50% en Europa y un 35% en los Estados Unidos y sus números indican que, a escala mundial, las refinerías han reducido el rendimiento en siete millones de barriles por día, con una reducción adicional de esa misma cantidad en el los días que vienen.
 
Estos impactos ya han afectado seriamente las perspectivas de inversión en energía. Las empresas de toda la región han acelerado los recortes de inversión para el 2020. La firma de investigación Welligence estima que la reducción promedio de la inversión en América Latina es del 43%, superando con creces el promedio global. Esto seguramente se traduce en que los COI continúan aplazando nuevas inversiones en México y cuestionan la llegada de las principales inversiones en infraestructura que serán muy necesarias cuando la economía reviva.
 
Además, esto no será, como ha argumentado el Presidente, una bendición para el consumidor mexicano. Además, cuando se combina con otra inversión de una importante inversión privada en el país (la cervecería Constellation Brands en Mexicali), el progreso antes mencionado en el desarrollo del mercado de combustibles no sólo se ralentizará este año, sino que podría detenerse.
 
Sobre la base de la dinámica que evoluciona rápidamente para el sector petrolero mundial y particularmente río abajo, los indicadores indican que el clima de inversión, ya dudoso de México, disuadirá la inversión y el desarrollo que serán muy necesarios cuando el mundo salga de la crisis actual.
 
Pero como establece el axioma: de la crisis, la oportunidad. En ese sentido, y por el otro lado de la crisis actual, México tiene la oportunidad de dar un paso importante para reiniciar y mejorar la forma en que gestiona su mercado de combustibles. Desde 1990, según OPIS / IHS Markit, la demanda de combustible se ha duplicado, mientras que Pemex ha expandido poca o ninguna capacidad de almacenamiento. Estos son los impulsores del interés en el mercado de combustibles y con cada ciclo de mercado hay rebotes que los responsables políticos deben tener considerar.
 
México cuenta con las bases para una posible solución de política acorde con los objetivos de soberanía energética: la creación de un organismo autónomo encargado de garantizar el acceso abierto a la infraestructura y la capacidad de combustible existentes en todo México.
 
El desarrollo de una política de este tipo y su implementación como parte de un esfuerzo de recuperación, permitiría al país emerger con una visión clara para optimizar el suministro de productos refinados a nivel nacional. Además, los expertos intermedios señalan que la optimización permitiría que un proyecto como Dos Bocas tenga un impacto óptimo en la matriz de suministro. En pocas palabras, una variación del modelo utilizado en el sistema de gas natural y gestionado con CENAGAS, pero enfocado en la infraestructura del petróleo y los combustibles.
 
Además, el loable compromiso del presidente con la austeridad presupuestaria se respaldaría, confiando en los compromisos del sector privado, para financiar la recuperación del sector de combustibles para que la economía vuelva a funcionar sin escasez u otro gasolinazo.
 
Instituto de las Américas

Este texto forma parte de la colaboración entre EL UNIVERSAL y el Instituto México del Wilson Center