Real de Catorce: interés nacional amenazado

Humberto Fernández Borja

Desde enero del 2019 durante su primera gira a San Luis Potosí, el Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador (AMLO) recibió en mano una solicitud que urge resolver para salvaguardar un patrimonio, no solo de interés nacional sino incluso mundial. En aquella ocasión, la Asociación de Pequeños Propietarios Privados de Real de Catorce entregó al Presidente la petición para resolver la tenencia de la tierra en ese  poblado legendario del altiplano potosino. La petición iba acompañada con un resumen de una investigación contundente, de más de 20 años, que comprueba que la zona del Fundo Legal de Catorce no le pertenece al Ejido Catorce y Anexas.
 
Desde los años ochenta, se difundió un rumor en el que supuestamente el Fundo Legal de Catorce pertenece a los ejidatarios y por lo tanto, todo lo que se encuentra en su perímetro es de ellos: terrenos, monumentos, iglesias, jardines, calles, panteones, cerros y hasta la misma sede de la presidencia municipal. Este rumor lo comenzaron a materializar cuando tomaron la titularidad del ayuntamiento los integrantes del Ejido de Catorce y Anexas emanados del PRI, comenzando a despojar a diversos propietarios de sus casas, en complicidad con personal de la Procuraduría Agraria y la Secretaría de la Reforma Agraria. Estos despojos se han realizado sin que el Ejido comprobara ante esas instancias, haber sido beneficiado con esta porción de territorio.
 
La problemática se ha venido profundizando, hasta el grado de que el ayuntamiento actual y el Ejido Catorce y Anexas, en el mes de junio del 2019 celebraron un convenio ante el Tribunal Unitario Agrario, mediante el cual se entregó al ejido toda la zona urbana de Real de Catorce, a efecto de que mida las propiedades de esta cabecera municipal y les promueva títulos agrarios, supliendo las escrituras públicas de sus habitantes. De esta maniobra no fueron tomados en cuenta los legítimos propietarios, así como tampoco la Federación y el estado, respecto de los bienes públicos que ahí se encuentran. Estamos ante una usurpación masiva, en donde los ciudadanos catorceños, así como la federación, el estado y el municipio están siendo despojados de propiedades de la nación, sin que ninguno de los titulares del gobierno federal y estatal intervengan para dar solución. El peligro de que un pequeño grupo de políticos y ejidatarios se robe un pueblo a la vista del Estado es inédito, lo cual está a punto de consumarse.
 
Esto no es un asunto menor, ya que adicionalmente está en juego el excepcional patrimonio cultural y natural que contiene Real de Catorce y su zona de influencia, así como el bienestar y desarrollo sostenible de sus habitantes. Es más, los derechos del Pueblo Wixárika (Huichol), usuario milenario de la región, también se ven directamente afectados.
 
Fundado en 1772, Real de Catorce contiene un legado histórico arquitectónico notable: mantiene la traza urbana de sus orígenes en una peculiar y aislada topografía, así como 123 monumentos históricos construidos entre los siglos XVIII y XIX. Por ello, además de ser uno de los primeros Pueblos Mágicos designados por la SECTUR, a iniciativa del INAH fue decretado por el Ejecutivo Federal como de Zona de Monumentos Históricos, donde se señala justamente la utilidad pública y el interés nacional para su conservación integral.
 
El Fundo Legal no solo comprende a Real de Catorce, sino que también abarca tierras aledañas que se encuentran dentro del polígono del área protegida Sitio Sagrado Natural de Wirikuta, decretada por el Gobierno de San Luis Potosí. En esta porción del Fundo hay manantiales, arroyos, cerros y peñascos que son elementos constitutivos del paisaje sagrado, fundamental en la cosmogonía de los huicholes.
 
Adicionalmente, la zona de influencia de Real de Catorce es hábitat del Águila Real, símbolo vivo de México y que encabeza la lista del Programa Nacional de Conservación de Especies en Riesgo de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP). Por lo anterior y por la presencia de otras 156 aves, la Sierra de Catorce fue designada por la CONABIO como Área de Importancia para la Conservación de las Aves (AICA).
 
La importancia biocultural de la zona es de relevancia planetaria, por lo que se encuentra en la Lista Indicativa mexicana de la Convención sobre la Protección del Patrimonio Mundial Cultural y Natural de la UNESCO. No es fortuito que el Dr. Juan Ramón de la Fuente, embajador de México ante la ONU, haya pedido recientemente: “proteger y participar colectivamente en favor de Real de Catorce. A los huicholes les debemos escuchar con respeto y hay que preservar la montaña sagrada. Real de Catorce debe tener certidumbre a futuro en donde se preserven los valores, desarrollo ordenado a través de la participación ciudadana, donde se honre la convivencia multiétnica y multicultural".
 
Exhortamos respetuosamente a Julio Scherer, Consejero Jurídico de Presidencia y a Román Meyer titular de la SEDATU, a darle certidumbre jurídica a Real de Catorce y a su extraordinario patrimonio.

Conservación Humana AC
TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios