Visita de FIFA al Azteca destapa intereses políticos

Gerardo Velázquez de Léon

En México, resultaría imposible pensar en que la máxima autoridad de la ciudad decline la organización del Mundial, tal y como ya sucedió en Chicago

Cuando las prioridades no están bien definidas por parte de las autoridades, suceden cosas como la protesta en contra de los trabajos de remodelación de vecinos de Santa Úrsula Coapa —colonia en la que se encuentra ubicado el Estadio Azteca—, que se presentó en la previa de la visita de la gente de FIFA que inspecciona las posibles sedes de la Copa del Mundo de 2026.

Se entiende que la iniciativa privada y el gobierno de la Ciudad de México se asocien para tratar de convencer  que este inmueble estará listo (así como la ciudad) para el Mundial tripartita, pero  los servidores públicos no pueden olvidarse de que antes de colgarse de estos eventos para mejorar su imagen, deben atender otros problemas que pueden emanar de estas candidaturas.

Por supuesto que todo es político. La gente que protesta puede tener atrás a algún opositor, pero la misma jefa de gobierno de la CDMX seguro ve esto como parte de su campaña en busca de la presidencia de nuestro país. Por ello salió con el mensaje de que este estadio, esta urbe, puede ser ideal para tener el partido inaugural de la Copa del Mundo, cuando siendo sinceros, hay muchos otras opciones que están por encima. 
 

En fin, cada quien  buscará sacar el mejor de lo provechos a la organización de este evento. En México, resultaría imposible pensar en que la máxima autoridad de la ciudad decline la organización del torneo, tal y como sucedió en Chicago, cuyo alcalde prefirió hacerse a un lado siendo que se trata de una sede muy atractiva para el futbol en Estados Unidos. Rahm Emanuel no estuvo de acuerdo en que la ciudad tuviera que absorber todos los gastos que se generaran por el torneo, entre otras ventajas que siempre saca la FIFA. Nunca, nunca en nuestro país se escucharía algo como esto, ya que prefieren endeudar a la ciudad que perderse la oportunidad de salir en la fotografía, como ayer sucedió con Sheinbaum.

Lo cierto es que aunque no quieran aceptarlo y nos digan que “hay una gran área de oportunidad” en la remodelación del Azteca, de las tres sedes que ha dispuesto México para el Mundial de 2026 es la de mayor retraso en lo que se requiere o en lo que se ha visto en comparación con otros inmuebles de primer mundo. Porque han tratado de apegarse al romanticismo y al hecho de que es un estadio ya dos veces mundialista, que ahí jugó Diego Armando Maradona, que ha tenido tardes y noches épicas, olvidando o dejando de lado que es poco cómodo y que cada vez es más difícil disfrutar el futbol en él.

Por supuesto que tienen tiempo para hacer esos trabajos de mejora. Claro que se enfrentarán a más protestas de los vecinos de la zona, y que pelearán por que tenga el partido inaugural. Pero mientras eso sucede, queda claro que aunque no les guste, hoy por hoy son mejores estadios el de Guadalajara y el de Monterrey.
 

@gvlo2008 - gerard[email protected]

Comentarios