Una final que dignificó al futbol mexicano

Gerardo Velázquez de Léon

Cuando dos entrenadores, cuando dos propuestas, lo dan todo en busca de ganar, se pueden dar buenos partidos de futbol

Nunca se vivió una final en Guadalajara como la de anoche entre Atlas y León. Las cuatro finales de Chivas en esta ciudad —de las ocho que han jugado— fueron diferentes, no encendieron a la población como lo hizo Atlas; ni la que jugaron con Tigres, ni la de Necaxa, mucho menos la de Toros Neza, y lejano el involucramiento de la sociedad cuando jugaron contra Cruz Azul.

Contrastante también lo que se vivió en una ciudad, con horas de diferencia. Por la mañana, la cara larga de las personas en las calles por la muerte de Vicente Fernández; incluso, en su Maratón Internacional se notó la depresión generalizada. Obvio, el dolor por la partida del Charro de Huentitán desató una tristeza evidente. Pero, al paso de las horas, la sociedad atlista —mayoría en esta ciudad— se acordó que nunca antes había vivido una final en casa y despertaron, a tal grado que empezaron a tomar la ciudad con cánticos, un color asombroso.
 

Pero todo lo que hizo la afición del Atlas no lo hizo el equipo. El partido de vuelta fue soso, con León efectivo y concentrado a lo que debía jugar, a la desesperación del rival, y lo logró.
Agotados de ambos lados, con la emotividad a flor de piel. La final fue todo sentimiento de principio a fin y eso se agradece, ya que este duelo entre Atlas y León alivió mucho de lo que dejó a desear el torneo en su fase regular, con tan pocas emociones, con tan pobres partidos.

Hay que reconocer, sin duda, lo que hicieron rojinegros y leoneses. No era fácil, tomando en cuenta lo que estaba en juego, pero —al final— regalaron una final diferente a todo lo que se había visto durante el Apertura 2021 y eso es para agradecer también. Porque cuando dos entrenadores, cuando dos propuestas, lo dan todo en busca de ganar, se pueden dar buenos partidos de futbol y puede verse buena calidad en los estadios de nuestro país. Ojalá y eso lo entendieran en los clubes y en la misma Liga.

Puedes leer: "Atlas y León rinden homenaje a Vicente Fernández previo a la final en el estadio Jalisco"

Emociones, muchas, como cuando falló Julián Quiñones o la increíble pifia de Édgar Zaldívar. También cuando anotó el capitán Aldo Rocha, con lo que se igualó el marcador global y se fue todo a los penaltis. Si se necesitaba más tensión para definir al campeón de este torneo, ya fuera para acabar con la sequía de 70 años o para llegar a una novena estrella, los penaltis fueron el marco perfecto. Parecía que el Apertura 2021 se negaba a terminar, pero después de las ejecuciones ya no habría nada, de ahí salió el campeón.

Y si Atlas había perdido una final en penaltis, en 1999 ante el Toluca, ahora se recuperó, y lo que han logrado es darle una vuelta a su historia y a la historia del futbol mexicano. Eso, gracias al trabajo de Diego Martín Cocca y todos los jugadores que no bajaron los brazos y, a pesar de las dificultades que se les presentaron en esta serie final, lograron el objetivo. El Atlas puede presumir de nueva cuenta que es monarca del futbol mexicano, y eso no es poca cosa. Más allá del arbitraje, más allá de la polémica, lo que ha generado y puede generar el Atlas a partir de lo que ha sucedido ayer será parteaguas.

@gvlo2008 - [email protected]

 

 
TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios