Si es por vacunas, los Olímpicos de Tokio, lejos de ser reales

Gerardo Velázquez de Léon

Thomas Bach, presidente del organismo, fue suicida en su explicación. Tratando de darle esperanza al olimpismo

Golpe duro recibió el Comité Olímpico Internacional cuando se filtró la conversación de funcionarios de alto nivel del gobierno de Japón, publicada y documentada por el diario británico The Times, con relación a la cancelación de los Juegos Olímpicos de Tokio. Fue tal la movilización que han tenido que salir a declarar los altos dirigentes del COI una serie de obviedades que realmente no resuelven una sola duda.

Thomas Bach, presidente del organismo, fue suicida en su explicación. Tratando de darle esperanza al olimpismo, fue ambiguo en sus palabras. “No vamos a perder tiempo o energía en especulaciones... Sobre si los Juegos se celebrarán o no... Estamos trabajando en cómo organizar los Juegos”, dijo el máximo responsable del COI. Es decir, nada. No dijo nada nuevo. 

El tema es simple. Japón solicita al mundo deportivo que los atletas lleguen vacunados, por lo menos con dos meses de antelación, a la inauguración del 23 de julio. Si las cuentas no fallan, los cerca de 11 mil atletas deben tener aplicada la vacuna el día 21 de mayo, obviamente con las dos dosis de las que hasta ahora se  conocen y están aprobadas. Para esto, la primera dosis tendría que ser puesta en cada uno de los atletas 28 días antes; es decir, el  23 de abril. 

En México, cumplir esos tiempos sería imposible, según el calendario del plan de vacunación del Gobierno Federal, a menos que se compraran por parte de una empresa privada y se aplicaran a los atletas. Pero hay otro gran tema: hay muchos, muchísimos deportes que aún no saben quiénes acudirán a Tokio, porque simplemente no han existido clasificatorios o selectivos. La segunda etapa de vacunación para los mexicanos va de febrero a abril, para personas de 60 y más años, algo que no aplica a ningún atleta. Así que o les ponen la vacuna adquirida por particular, o serán parte de un evidente tráfico de influencias.

Por la edad, los atletas aplicarían en la vacunación organizada por el gobierno entre junio de 2021 y marzo de 2022, porque antes van a aplicarse a población hasta los 49 años. Y eso no es solamente en México, sucede en todo el mundo; pese a ser países potencias mundiales, no dará el tiempo suficiente. Según datos actualizados  ayer por la Universidad de Oxford, Israel tiene el 49.1% de su población vacunada, seguido de Emiratos Árabes Unidos con 27.9% y Gran Bretaña con 11.3%. Estados Unidos —país que presiona para la realización de los Juegos por el pago de la NBC de poco más siete mil millones de dólares de derechos de transmisión hasta  2032 y que ya tiene, según sus propios reportes, más de mil mdd en venta de publicidad—, tiene apenas vacunado al 7.1% de su población. México está con el 0.5%.

Hay que sumarle las fallas en distribución de las vacunas por parte de laboratorios. Pfizer será demandada por algunos gobiernos, como Italia, por falta de entregas, porque no se han dado abasto en todo lo prometido, por sólo citar un ejemplo. En México, 77.4 millones serán entregadas por Astra Zeneca, 51.5 millones por Covax, 34.4 millones por Pfizer, 35 millones por CanSino y 12 millones de Sputnik; es decir, 210 millones de vacunas. Esto no pertenece al sector privado, solamente a lo contratado por el Gobierno mexicano.

Lejos, muy lejos están los Olímpicos para Tokio, por lo menos si es que realmente tomarán en cuenta la orden del gobierno de que todos deben estar vacunados.

LEER MÁS: Amputan pierna a futbolista mexicano tras sufrir una descarga eléctrica

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios