A Santiago Solari solamente le queda ganar la Liga o se acabó

Gerardo Velázquez de Léon

Solamente le queda ganar la Liga, en la que llegará a la fase final como el líder y en la cual otro fracaso ya no sería sostenible para su proyecto

Última llamada de advertencia para Santiago Solari como técnico del América. Ya en la Liguilla del Clausura 2021 falló al ser eliminado en cuartos de final por el Pachuca, y ayer volvió a quedar a deber en la final de la Liga de Campeones de la Concacaf.  Ahora, ya solamente le queda ganar la Liga, en la que llegará a la fase final como el líder y en la cual otro fracaso ya no sería sostenible para su proyecto.

Porque por más que esté acumulando récords y tenga encantado con su buen hablar a cierto sector de la afición americanista, en este equipo lo que se necesitan son títulos. De lo contrario, su historia puede ser más corta de lo que pudiera pensarse. Y esa es la exigencia que hay en el América y que no muchos entienden. El equipo de Solari volvió a fallar en un partido definitorio. Y ahora fue en una final, esa por la que tanta alegría había manifestado en la conferencia previa.

Puedes leer: "Rayados campeón de la Concachampions; derrotan al América"

Los minutos iniciales del equipo que dirige el argentino ayer en el estadio de Monterrey fueron terribles, fue rebasado por unos Rayados que iniciaron con intensidad y con una práctica que habían perdido en los últimos partidos de la Liga MX. Luego vino el error de Cáceres. Imperdonable para un futbolista de Primera División. Un error le abrió la puerta a Rogelio Funes Mori para que se reencontrara con el gol. Y también, claro, el yerro del defensor uruguayo golpeó al América en lo mental.

Solari se fue transformando conforme avanzaron los minutos, se aflojó el nudo de la corbata y no lograba encontrar respuesta. Realizó sus cambios, mandó a otro delantero (Federico Viñas) y sacó a Roger Martínez, quien salió molesto, un gesto que también le puede perjudicar para lo que viene, ya que se le puede ir de las manos la aparente tranquilidad y armonía que existe en el equipo. Una derrota como la de ayer puede acabar con una gestión, y eso queda claro.
 

Del otro lado, Aguirre respira. Tenía cuatro juegos de Liga con derrota, iba a la baja en la Liga, pero con lo de ayer puede retomar para terminar bien la fase regular del Apertura 2021, aunque todavía debe demostrar que es capaz de mantener el ritmo y contundencia. Porque los Rayados tuvieron al menos dos opciones para finiquitar el partido contra un América que con tal de tratar de igualar el partido para mandarlo a tiempos extra, simplemente no lo hizo, y ese tipo de cosas después las puede pagar.

Pero lo cierto es que el Vasco ha ganado crédito, el mismo que ha perdido Solari, quien ha entrado en zona crítica ante la falta de capacidad para que su equipo gane los partidos importantes, los que valen más allá de sumar puntos, marcas y otros adornos que ni juntándolos, los podría cambiar por un título. El de ayer, el de la Concacaf (con la oportunidad de ir al Mundial de Clubes) no lo supo pelear y mucho menos ganar.

@gvlo2008 - [email protected]

Comentarios