Rogelio Funes López

Gerardo Velázquez de Léon

No se puede poner en tela de juicio que Rogelio es uno de los mejores atacantes que han llegado a México en los últimos años, junto con André-Pierre Gignac, de Tigres

Cuando Rogelio Funes Mori, junto con su hermano Ramiro, salió de uno de los concursos en los que la MLS busca talento —con el FC Dallas—, nadie pensó que ese joven argentino —cuyos padres viajaron a Estados Unidos en busca de una mejor calidad de vida— estaría este sábado en territorio de la Unión Americana, como seleccionado mexicano.

Pero el destino suele tener este tipo de historias y, más allá del incomprensible odio que algunos muestran hacia este hombre por el simple hecho de ser argentino de nacimiento y haberse naturalizado mexicano, o por querer tener en su agenda el exigir el regreso de Javier Hernández a la Selección Nacional, los números de este atacante demuestran que está bien convocado.

Y pueden salir con la estupidez de que si es tan bueno, por qué no lo llaman para la selección de Argentina o por qué no siguió en Europa. Puras patrañas, argumentos fáciles de quienes no entienden que la Selección no es patria, que es un equipo de futbol propiedad de una federación, que se nutre de jugadores de clubes privados. Pero nada de eso cambia el hecho de que Funes Mori es uno de los mejores delanteros de la Liga MX en los últimos cinco años.

Puedes leer: "México presenta convocatoria para Copa Oro; Funes Mori sí, Chicharito no"

El Mellizo llegó a nuestro país, para el Monterrey, en 2015 y entre Liga, Copa, Concachampions y hasta Mundial de Clubes, ha marcado 121 goles, igualado con otra de las figuras históricas de este equipo, el chileno Humberto Suazo. Y si quieren seguir con ridículas comparaciones, pueden checar el dato de que —mientras Funes Mori marcaba esa cantidad de goles desde que llegó a México— en el mismo periodo, Hernández ha anotado 71 goles o Henry Martín ha hecho 64 tantos.

Si no es un tema de calidad, es un tema de generar polémica barata o de tratar de quedar bien. No se puede poner en tela de juicio que Rogelio es uno de los mejores atacantes que han llegado a México en los últimos años, junto con André-Pierre Gignac de Tigres. Y lo más lamentable es que muchos de los que hoy se sienten ofendidos por su convocatoria, así lo consideraban cuando —por ejemplo— le marcó de chilena al América en la ida de la final del Apertura 2019.

Este sábado, debutará con la Selección dirigida por Gerardo Martino; será el naturalizado número 15 en la historia, con Sinha como el que más partidos acumuló (59). Y tiene la calidad y la edad para lograr cosas importantes con el equipo mexicano, sin importar todo lo que se diga de su llamado fuera del seno del equipo del Tata, quien ha tomado esta arriesgada decisión ante la baja de Raúl Jiménez, quien se espera ya pueda volver para la eliminatoria. Ahora, imaginen lo que será esa línea de la delantera nacional con esos dos elementos en plenitud física y futbolística, pero —sobre todo— en armonía entre ellos y con el resto de sus compañeros, lo cual —a veces— es más importante que meterle cinco goles a algún equipo de las islas.

@gvlo2008 - [email protected]

Comentarios