Que regrese el futbol a la normalidad

Gerardo Velázquez de Léon

La esencia del futbol cambió y no se hace nada para regresarlo a lo que fue —durante tantos años— la normalidad en este deporte

La pandemia se llevó varias cosas en el futbol: el público, hay escasez de fichajes, pérdidas económicas dramáticas y modificaciones al reglamento. Se empieza, poco a poco, a recuperar en todos los temas, menos en el más importante deportivamente: mantener los cinco cambios por partido.

No hay razón de que se mantengan tantos movimientos en un partido. Y, si bien, hay entrenadores a los que les vale tres kilos de chapulines asados utilizarlos, hay otros que —de manera desesperada— los hacen, aunque descompongan lo que se está viendo en el campo. La FIFA autorizó cinco cambios por la poca preparación física que se vivía en plena pandemia, algo que —a mediados de 2020— era lógico, sustancial y hasta una medida de prevención para el agotamiento extremo. Asimismo, la cantidad de partidos seguidos, cada dos o tres días, era parte de este acuerdo que ha perdido sensatez.

Puedes leer: "Balonazo noquea a jugador de Santos en el partido ante Chivas"

Hoy, está de más hacer 10 cambios en un partido. Además de que se pierde una cantidad terrible de tiempo, a la mayoría de los equipos no los ayuda en nada, en absolutamente nada, hacerlos. Generalmente, quien los utiliza es quien va perdiendo, intentando darle un revulsivo a su equipo, o bien entrenadores —como Ricardo Ferretti— quien durante toda la temporada, incluido el Mundial de Clubes, no ha usado los cinco movimientos, con el conocimiento pleno de que no es necesario hacerlo.

Cruz Azul suele usarlos y es líder, con récord de 11 victorias consecutivas. Es decir, la esencia del futbol cambió y no se hace nada para regresarlo a lo que fue —durante tantos años— la normalidad en este deporte. La evolución del futbol en los cambios de jugadores tiene su origen en el Mundial México 1970, primera competencia en la que la FIFA permitió dos cambios —por equipo— en cada partido. Esta reglamentación duró 24 años, ya que en 1994 se permitió que se realizaran tres modificaciones; claro, una era forzosamente de portero por portero.
Un año más tarde, en 1995, se permitió libertad absoluta para cambiar a tres jugadores, sean de la posición que sea.

Te puede interesar: "Canelo' Álvarez responde al llamado de una seguidora que necesita un trasplante"

 En el Mundial Rusia 2018 se realizó por primera vez el cuarto cambio en un partido. Fue en el estadio Luzhniki de Moscú, cuando el entrenador de los locales Stanislav Cherchésov mandó al campo a Kuzaev, en sustitución de Erokhin; claro, fue una medida que se permite desde ese año solamente en tiempo extra. Poco después, Fernando Hierro —de España— metió a Rodrigo en el lugar de Marco Asensio.

Ese cuarto cambio sí tiene razón de ser: solamente en tiempo extra y cuando se esté disputando un campeonato mundial o regional, con el cansancio que conlleva llegar después de largas temporadas de Liga. La FIFA debería implementar cambios obligatorios en momentos de peligro para el futbolista. Una cuarta modificación si es que existe un choque de cabezas; ahí sí, para protección del jugador y para que no salgan con los extraños regresos al campo de jugadores que —minutos antes— no sabían ni su nombre, producto de un fuerte choque. Es donde deben poner atención, no en cinco innecesarios y tediosos movimientos. El futbol debe volver a su normalidad: sólo tres cambios, no más.

@gvlo2008 - [email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios