Puebla, a sorprender; Cruz Azul, a ganar el torneo

Gerardo Velázquez de Léon

Inicia la Liguilla con dos equipos obligados: Cruz Azul y Puebla; ambos de visita, pero eso es lo de menos

Los sorprendentes Puebla y Atlas tienen un común denominador: Disfrutan la Liguilla sin presiones, sin poses, sin excesos de protagonismo.

Inicia la fase final y no hay quien pueda negar que Puebla es el Caballo Negro, llegando con tres victorias y dos empates en sus últimos cinco partidos, sin presunción y sin demagogia directiva, como otros equipos que ya ni están peleando por el título.

Observamos la concentración del equipo en el hotel Hilton MidTown de Guadalajara, a su llegada para disputar los cuartos de final, y fue una bocanada de oxígeno, una demostración de que el éxito deportivo no debe estar peleado con la sencillez y profesionalismo. Mientras otros equipos se encuentran herméticos, misteriosos, como si guardaran un secreto de estado, en Puebla es todo lo contrario. Concentrados —claro— en su objetivo, pero con educación ante la gente que se les acerca, con los empleados del hotel y —sobre todo— demostrando gran espíritu y ambiente.

Nicolás Larcamón fue observado durante muchos meses por la dirección deportiva, encabezada por Carlos Poblete, quien —callado y sin aspavientos ni protagonismo desmedido, como otros que ocupan el mismo puesto— llevó a este equipo al tercer lugar de la tabla.

Lee también: NFL confirma que no habrá juego en la CDMX por segundo año consecutivo​​​​​​​

Larcamón es el entrenador del torneo y Santiago Ormeño el mejor delantero mexicano en la Liga MX. Se dice fácil, pero no hay un reconocimiento real a estas labores.

Puebla no es favorito para ganar la Liga. Ese lugar lo ocupa clara y contundentemente el Cruz Azul, pero de que puede ser —como ya lo ha sido— la mayor sorpresa, de eso no hay duda. Eso sí, los de La Franja tienen que demostrarlo desde esta noche, porque —francamente— frente a ellos está el rival más débil de la fase final.

Cruz Azul dejó atrás los escándalos directivos, los del estilo Laura en América, en los que se mostró el exceso protagonismo de sus exempleados y ahora, con directivos serios como Álvaro Dávila, es el gran favorito.

En Puebla sucede algo similar: La dirección general, encabezada por Rodrigo Incera, es de bajo perfil, pero gran efectividad. Quien fuera director de mercadotecnia de Adidas, ha trabajado con seriedad, sin absurdos protagonismos, y ha logrado ya dos Liguillas consecutivas para el club.

Inicia la fase final con dos equipos obligados en sus llaves: Cruz Azul y Puebla; ambos de visita, pero eso es lo de menos.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios