Los clásicos del fin de semana, bajo la lupa sanitaria

Gerardo Velázquez de Léon

Guadalajara y Monterrey a prueba, pasiones que deben entenderse entre sus aficionados, pero que deben ser controladas, protegidas por las autoridades locales y por las de los equipos

Es una gran prueba, dos partidos llenos de pasión y de odio entre aficiones marcarán la Liguilla del futbol mexicano en el tema de cuidados pandémicos en los estadios. El Jalisco recibe al 25% de la capacidad total y el estadio Universitario, al 30%.

Cuando se empezaron a abrir los estadios, pocos  actuaron con la madurez y cuidados sanitarios suficientes, los marcados por las autoridades de salud. El estadio de Chivas ha sido un ejemplo, ha recibido el Preolímpico de Concacaf y el Clásico Nacional, además de otros partidos, llenos de cuidados para la gente que acude.

Pruebas de antígenos en la entrada, cercos sanitarios, control en el estacionamiento para no hacer parrilladas, reuniones, y accesos perfectamente señalados y controlados al estadio, explanada señalizada con dirección para los aficionados, unos por la derecha y otros por la izquierda, venta de bebidas y alimentos con distancia necesaria entre la gente y baños donde no permiten la entrada a más de los que deben estar para evitar aglomeraciones.

Puedes leer: "Aumentan aforo para el Clásico Regio"

Hasta quisquillosos se volvieron en el estadio de Chivas, eliminando la posibilidad de ver el futbol de pie con una cerveza o bebida refrescante en los amplios pasillos, porque para eso hay zonas especiales. Hay elementos de seguridad pendientes para que se cumpla a cabalidad con los protocolos, y la gente se acostumbra a respetarlos o simplemente, los sacaban del estadio.

Es un escenario donde han parado partidos por el “¡eeh puuutoooo!” y la gente se ayuda entre ellos para que no vuelva a suceder. Es decir, un ejemplo de civilidad, ejecución de protocolos sanitarios y colaboración absoluta entre autoridades municipales, de salud, del equipo. 

En Monterrey, en el estadio BBVA fue distinto en el partido que marcó la visita de Chivas a la ciudad. Estacionamientos cerrados, porque si no eres abonado no te dejan ni pagando estacionarte en lugares vacíos, permitiendo que vaya el aficionado a aparcarse a lugares, terrenos, parque de diversiones cercanos, donde se da la presencia multitudinaria de gente sin cumplir con ningún tipo de sanidad. 

Te puede interesar: "Así será el operativo de seguridad para el Clásico Tapatío"

En la entrada al estadio, si bien hay gel antibacterial y toman la temperatura, es cuestión de avanzar solo metros para que todo vuelva a ser como antes de la pandemia. Estaciones de venta de alimentos y bebidas sin respetar la distancia, no hay un circuito que marque la dirección a seguir, los baños con filas enormes para ingresar y sin respetar las distancias entre mingitorios, bebidas y alimentos permitidos en la tribuna, y el “¡ehhh puto!” cada vez que Toño Rodríguez, portero de Chivas despejaba desde su área.

Es decir, un comparativo de lo que sí y no se debe hacer en dos ciudes que vuelven a protagonizar la jornada de futbol mexicano, cada una con sus clásicos regionales. En Monterrey estarán en el estadio de los Tigres jugándose el clásico regio y en el Jalisco el clásico tapatío, una buena prueba para saber si están en el mismo canal de orden que deben aplicar en sus inmuebles.

La vacunación de muchos en Monterrey los hace relajarse. Ignorancia absoluta de quienes no respetan los protocolos y hacen creer a la gente que es así, cuando la realidad es totalmente lo contrario. Guadalajara y Monterrey a prueba, pasiones que deben entenderse entre sus aficionados, pero que deben ser controladas, protegidas por las autoridades locales y por las de los equipos, al final es su responsabilidad.

@gvlo2008 - [email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios