Guadalajara y América, grandes en historia y afición, chicos en directivas

Gerardo Velázquez de Léon

Hoy vuelven a ser los dos equipos más importantes del país los que más dudas dejan con relación a sus proyectos para 2022

Quienes no se engañan  actuaron de inmediato. Así lo hicieron Toluca, Santos, Pachuca, equipos que entendieron su fracaso y tratan de componer el camino sin darle vueltas, con decisiones duras, pero sustentadas en la necesidad de mejorar. En cambio, clubes poderosos —grandes de aficionados, pero chicos de directivas—, siguen jugando con la inteligencia de sus aficionados.

El Guadalajara, al que sus fieles seguidores recordarán al inicio de noviembre con un mensaje conmovedor de su director deportivo —más obligado que nada—,  ratificando a Marcelo Michel Leaño como entrenador,  y prometiendo que acabando el torneo hablaría de nuevo para dar una explicación más amplia de esta decisión. El 20 de noviembre fueron eliminados en su duelo de  repechaje contra el Puebla; han pasado 18 días y sigue el silencio, tal vez el guion no se lo han escrito desde la flamante dirección de prensa, o puede ser, también, que se niegue a aceptar que esa decisión de mantener a Michel Leaño fue de su jefe, de Amaury Vergara, y que él nada tuvo que ver.

En el América está peor la demagogia. El dueño ha explicado que la valoración no va sobre los Santiagos, sino que la responsabilidad del papelón con Pumas fue de los futbolistas. Declaración de extrema defensa al presidente y al director técnico de manera ilógica, ya que ellos son quienes llevaron a esos futbolistas, la mayoría de ellos, sin el cartel, talento, calidad que requiere esta institución, o por lo menos, requería el América cuando el mismo propietario tenía en las oficinas de Coapa a funcionarios talentosos. Ha vuelto una administración poco brillante, haciendo recordar al peor presidente de la historia, a Michel Bauer, que de 2008 a 2011 destrozó la reputación del club. Así que de seguir así, los Santiagos se convertirán en  Bauer 2.0.
 

Hoy vuelven a ser los dos equipos más importantes del país, los históricos, los grandes, los que más dudas dejan con relación a sus proyectos de cara al siguiente torneo. Las Chivas regresaron al trabajo para iniciar la pretemporada y el América no ha parado, a pesar de la eliminación en los cuartos de final del Apertura 2021.

Y no solamente es el tema de los técnicos, sino de las bajas y las altas. Hasta pareciera que el famoso trueque de Sebastián Córdova por Uriel Antuna fuera, además de decisión deportiva cuestionable, es una estrategia de ambos clubes para mantener la atención de medios y, sobre todo, de aficionados, mientras no pasa nada o pasa muy poco con relación al trabajo para formar las mejores plantillas posibles. Una tapadera a la pobreza de gestión que los hará  ser blancos de cuestionamientos para el siguiente torneo. Porque estos equipos no necesitan ni de Córdova ni de Antuna solamente, sino de una planeación y refuerzos que les permitan dar el salto de calidad para no volver a ser los grandes fracasos del torneo.

@gvlo2008
[email protected]

 
TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios