El misterioso mensaje de Santiago Solari

Gerardo Velázquez de Léon

Hoy, el América parece no tener a ese directivo capaz de hacer sentir cómodo a su técnico, a su afición y a sus jefes

Santiago Solari no está cómodo con el trabajo de la directiva del América. El técnico argentino, a quien le quedan dos años de contrato con el equipo, no parece tan convencido de lo que ha llegado para reforzar un equipo con el que ya probó la obligación de ser campeón cada torneo y las críticas que se desprenden de ésta.

El estratega americanista pidió un par de jugadores (uno para la defensa central y otro para el ataque por los costados) y lo que Santiago Baños ha contratado al momento no tiene nada que ver con esa solicitud, ni tampoco tiene nada que ver con lo que esperaría una afición como la de este equipo, ya que si bien es sabido que no gastarán millones y millones de dólares, tampoco van a estar tranquilos con la llegada de un futbolista como Fernando Madrigal (mediocampista). Todavía lo de Miguel Layún (con su experiencia) y Salvador Reyes, ambos para las laterales, puede servir.

Pero no solamente eso, sino que cuando firmó con América le prometieron que después de los seis primeros meses ya podría traer a sus auxiliares de confianza, que trabajar con hombres institucionales como Gilberto Adame sería temporal, pero tampoco le han cumplido.

PUEDES VER: Salvador Reyes: Soñé estar en América

Y entre acuerdos no cumplidos, otra vez queda la sensación de que hace falta un elemento importante para reforzar a este equipo. Quizá no Arturo Vidal y ese tipo de jugadores que hoy se ve complicado que lleguen, pero alguno que haga pensar que la directiva y la famosa inteligencia deportiva están haciendo su trabajo ante las peticiones que les ha hecho el entrenador.

Baños lleva cuatro años como directivo del América, luego de tomar este cargo junto al regreso de Miguel Herrera como entrenador del equipo, rumbo al Apertura 2017. Y aunque en ese periodo como responsable fuera de la cancha suma una Liga, una Copa y un Campeón de Campeones, su imagen se ha desgastado a partir de los reclamos de la afición por contrataciones como las de Jérémy Ménez, Nicolás Benedetti, Sergio Díaz, Santiago Cáseres y Giovani dos Santos, entre otros. Claro que ha habido buenas adquisiciones, como Pedro Aquino o Richard Sánchez, pero han sido más los que han dejado qué desear y han puesto en duda la capacidad.

Y esta inconformidad no solamente se ha quedado entre los aficionados, sino también en los puestos más altos en el equipo. Existe ya cierta tendencia a cuestionar lo que hace Baños y a esto ahora se le suma el descontento de Solari, quien el 21 de junio regresará, junto con el equipo, a las instalaciones de Coapa para iniciar la pretemporada, pero lo hará —posiblemente— sin tener las incorporaciones que pidió, lo cual puede ser un tema a considerar de cara al siguiente torneo.

Hoy, el América vuelve a quedar lejos de los equipos mejor reforzados y los reclamos son constantes a quienes son responsables de hacer las contrataciones. Hoy, el América parece no tener a ese directivo capaz de hacer sentir cómodo a su técnico, a su afición y a sus jefes... Y eso es peligroso.

@gvlo2008
[email protected]
 

 

 

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios