El futbol más polarizado que la política mexicana

Gerardo Velázquez de Léon

El arbitraje mexicano es de muy mala calidad, autoridad que ha afectado a unos y beneficiado a otros

Jean Meneses haciendo gestos que representan que el árbitro Marco Antonio Ortíz se lleva dinero, comunicadores de cabecera del León masacrando todo lo que representó el campeonato del Atlas, asegurando que todo estaba arreglado... Una peligrosa y terrible polarización sólo por defender los intereses económicos y particulares de un grupo empresarial.

Quien tenga las pruebas de corrupción en el caso Orlegi-Arbitraje, que las muestre, así de simple. Hablar y publicar tuits y más tuits atacando a un árbitro por consigna, no representa más que la peligrosa echada a andar de masas. Pruebas que nunca se han presentado, porque una cosa es tener opinión sobre el tema y otra acusar; eso es distinto, y así se manejó la Liguilla del Grita México 2021.

Estos mismos jilgueros no publicaron ni dijeron algo en la final del torneo anterior, cuando el Grupo Orlegi también estuvo y Cruz Azul derrotó a Santos, también con una jugada muy polémica por un posible fuera de lugar de Jonathan Rodríguez. ¿Afectación a Santos por parte de Fernando Hernández?, ¿por consigna?, ¿por decreto?, ¿fue la 4T la que dio la orden para beneficiar a Cruz Azul? Hasta risa da.
 

No, las cosas no son así. El arbitraje mexicano es de muy mala calidad, autoridad que ha afectado a unos y beneficiado a otros. Claro que no se deben acordar estos “voceros” de la final América vs Monterrey del Apertura 2019, cuando César Ramos no marcó un penalti clarísimo a favor del América, e incluso no tuvo ni la decencia de ir a revisar al VAR. O bien, aquella final León vs América del Apertura 2013, cuando ese mismo árbitro no pitó un penalti clarísimo a favor del América tras una falta de Rafael Márquez, que además ameritaba expulsión para el defensa leonés. Ahí, el silencio hasta se escuchó.

Terminó el torneo sin que se profundice en los grandes males que tiene el futbol mexicano, la falta de competitividad y el arbitraje. Da la impresión que lo único que importa es defender intereses más que buscar mejoras en formatos, comisiones y entregar un futbol vistoso, ambicioso, espectacular. La final tapó mucho de lo que se vivió en un torneo de nivel miserable, con un conformismo brutal y con alarmante ausencia de alto nivel. 

De usuarios de redes sociales —que han hecho de Twitter una jungla—, se puede esperar cualquier cosa; incluso, es divertido leer cómo algunos creativos usuarios hacen de algunos posts tema de conversación a todos los niveles. Una alarmante polarización que lo único que no reconoce es que el problema no son los equipos, sino los silbantes y su pésimo nivel.

@gvlo2008
[email protected]

 
TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios