El complejo año para Tata Martino

Gerardo Velázquez de Léon

El apretado calendario de la Selección Nacional pondrá en la mesa de Gerardo Martino la necesidad de tomar una de esas decisiones que, sea la que sea, generará cuestionamientos, polémica

El apretado calendario de la Selección Nacional (que incluye a la Olímpica) pondrá en la mesa de Gerardo Martino la necesidad de tomar una de esas decisiones que, sea la que sea, generará cuestionamientos, polémica. Y todo tendrá que ver con la convocatoria final de los jugadores que Jaime Lozano podría llamar para ir a Tokio 2020 (tomando en cuenta que la clasificación a los JJOO es una obligación); por ejemplo: Diego Lainez y Edson Álvarez, quienes pueden reforzar a este equipo sin ser parte de los tres elementos por encima del límite de edad. Sin embargo, y sobre todo en el caso del mediocampista del Ajax, es uno de los hombres de confianza del Tata... ¿Lo dejará ir a los Olímpicos?

Para entender un poco más la complejidad del calendario, recordemos las fechas de ambos torneos: la Copa Oro será del 10 de julio al 1 de agosto y el torneo de futbol en Tokio 2020 del 21 de julio al 7 de agosto. Es decir, no habrá ningún futbolista que pueda estar en las dos competencias. ¿Quién irá a qué torneo?, la respuesta a esa pregunta es la que le puede generar ruido a Martino.

Ahora, también hay que entender que a los Olímpicos solamente van 18 jugadores, de los cuales tres son refuerzos mayores y, si le agregamos a Álvarez y Lainez, de los que están en el Preolímpico solamente irían 13 futbolistas.

Puedes leer: "¿Cómo le ha ido a México en el partido decisivo por el pase a Juegos Olímpicos?"

No es que vaya a ser un drama, por el contrario, ya que Martino también podría utilizar a estos jóvenes para la Copa Oro y darle peso a la Selección Olímpica, sin descuidar la que disputará el título de la Concacaf. Debe ser una decisión bien pensada y trabajada entre todas las partes, para hacer un buen equipo con el que se pelee una medalla en Tokio y otro con el que se confirme el poderío en la confederación. Se puede, insisto, solamente es cuestión de trabajarlo.

Y vaya que se necesita hacer un buen equipo para los Olímpicos, torneo en el que se ha conseguido el máximo logro en Selecciones Nacionales, pero también en el que se ha tenido una historia de fracasos. Tan sólo hay que recordar los papelones en México 1968 o Río 2016 para entender la bipolaridad con la que la Selección Nacional ha navegado en este torneo.

Te puede interesar: "¿Qué futbolistas han reforzado a la Selección Mexicana en Juegos Olímpicos?"

Recordemos entonces lo sucedido en 1968, con México como sede, con prácticamente todo a favor, y la Selección perdió en la semifinal ante Bulgaria y después en el partido por el bronce con Japón. Para Munich 1972, quedó en séptimo lugar; en Montreal 1976, con elementos como Hugo Sánchez y la medalla de los Panamericanos de 1975 a cuestas, no ganaron un solo partido de grupos. Hay que recordar que a Moscú 1980 y Seúl 1988 no se asistió por sanciones administrativas (la segunda por los llamados cachirules), mientras que para Los Ángeles 1984 no se clasificó. 

México regresó para Barcelona 1992, con el cambio de reglamento (equipos Sub-23 podrían tener refuerzos mayores). En territorio catalán, no avanzó. Luego, en Atlanta 1996, llegó a cuartos de final. Ya para Atenas 2004, con Ricardo La Volpe en el banquillo, vino otra decepción tan grande como la de no haber clasificado a Beijing 2008, con Hugo como DT. Finalmente, llegó Londres 2012 y la medalla de oro, que dejó el listón muy alto, y en Río 2016 ni siquiera se pasó de la fase de grupos. 

Estos son motivos, sin duda, para pensar en planear y conformar bien a la Selección que irá a Tokio 2020, a pesar del calendario y de que se empalma con la Copa Oro. Calidad hay, cómo manejarla, ese es el verdadero reto.

@gvlo2008 - [email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios