I’m your woman: el lado B del thriller criminal

Alejandro Alemán

En un género poblado de historias masculinas, resulta refrescante que la protagonista sea una mujer, pero ello no le basta a esta cinta para eludir el aburrimiento.

La idea no es mala, pero tampoco original. En I’m Your Woman, la cineasta norteamericana
Julia Hart nos presenta a Jean (la actriz Rachel Brosnahan tratando de quitarse de encima su
personaje de Midge en The Marvelous Mrs. Maisel) una mujer joven, solitaria y previsiblemente
aburrida que vive en una casa con gran jardín. Ella está casada con Eddie (Bill Heck) y ambos
han tratado, sin éxito, de tener un bebé.

Un día, sin previo aviso, Eddie llega a casa con un pequeño bebé y, como quien regala una
mascota, se lo entrega a Jean. “Todo está arreglado, es nuestro hijo”. Así, en un instante, Jean
pasa de ser una aburrida ama de casa, a una madre que no sabe ni tostar un pan pero que
ahora tiene bajo su responsabilidad a un niño.

Las sorpresas no acaban ahí. Una noche, un amigo de Eddie llega intempestivamente a la casa
de ambos y se lleva a su mujer y a su hijo (ahora llamado Harry) a un lugar “seguro”, otra casa
equipada con comida y con fórmula para el niño. Una vez ahí, le ordenan esperar a Cal (Arinzé
Kene) un empleado de todas las confianzas de su marido. No debe hablar con nadie, no debe
ver a nadie y no debe preguntar nada.

Resulta que Eddie es un criminal, y que la razón de todo esto es que un rival al parecer lo está
persiguiendo, buscando herir primero a sus dos seres queridos.

En un thriller de criminales convencional, la historia central sería la de Eddie: veríamos quién lo
persigue, cuál es su paradero y tal vez sabríamos cómo es que consiguió al bebé, pero justo lo
“original” de esta cinta es que nos muestra el lado B de este tipo de relatos, ¿qué pasa con las
esposas y los hijos de los criminales?

En Widows, el cuarto largometraje del oscareado Steve McQueen (Hunger, Shame, 12 Years a
Slave) el giro es muy parecido: un grupo de viudas, cuyos esposos eran criminales asesinados
al intentar dar un jugoso golpe, se meten al negocito orilladas por la presión de un viejo rival de
sus maridos.

La diferencia en todo caso es que en I’m Your Woman, ni a la directora y co-guionista (segunda
pluma de Jordan Horowitz) les interesa mostrar a un personaje masculinizado por las
circunstancias. A pesar de la inusual y peligrosa situación, Jean se asume primero como madre
y está dispuesta a dar la vida por su hijo adoptivo, pero no tiene idea de cómo hacer de cocinar,
cuidar a un recién nacido y mucho menos de cómo empuñar un revólver.

Este es el tipo de material que usualmente da como resultado una comedia romántica (Raising
Arizona, por decir algo), pero aquí la densidad y el peligro son las constantes con las que Jean
debe sobrevivir.

Esta película sucede convenientemente en la década de los 70’s (de otra forma, un par de
llamadas en celular y se acaba el problema), por lo que la mayoría de las tensiones suceden,
literalmente, por una falta de comunicación. Ella no sabe el paradero de su marido, no sabe
dónde anda Cal, no tiene idea de quién es la familia que eventualmente la rescata en una
cabaña, y no tiene idea de dónde investigar.

Estamos ante el típico filme donde por espacio de casi dos horas el guión se empeña en
convencernos de que el personaje principal está completamente incapacitado para el reto que
se le pone enfrente para al final dar la sorpresa. Algo no solo predecible sino poco original.

Claro, hay al menos un par de escenas de acción y suspenso medianamente bien filmadas:
una es una balacera en un antro con todo y la bola disco de rigor, alguna persecución en autos
y no más. Pero no me malinterpreten, no es que quiera que entre Michael Bay a escena, pero
es que la mayoría del tiempo lo único que hacemos es ver a Jean esperando algo (a su marido,
a Cal, a la esposa de Cal, a la vecina metiche) mientras que su bebé llora y llora.

No es precisamente el tipo de suspenso que nos mantenga atados a la butaca, mucho menos
cuando ahora ya ni hay butacas.

I’m Your Woman se puede ver en Prime Video.

El Universal

Newsletter Opinión

Elegimos las columnas y artículos indispensables para arrancar el día

Al registrarme acepto los términos y condiciones
Guardando favorito...

Comentarios