Pacto de Javier Duarte tranquiliza a su esposa Karime

Ficha roja en Interpol contra Karime Macías es por investigación de fiscalía local; Su participación en desvío de recursos estatales aparece en expediente federal
Pacto de Javier Duarte tranquiliza a su esposa Karime
Foto: Archivo / EL UNIVERSAL.
28/09/2018
04:31
Diana Lastiri
-A +A

Read in English

[email protected]

Aunque Karime Macías Tubilla, esposa del ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte, fue señalada por tener un papel fundamental en la red de lavado encabezada por el veracruzano, a nivel federal no hay ningún proceso penal abierto en su contra.

La esposa de Duarte únicamente es investigada por la Fiscalía General de Veracruz, que en reiteradas ocasiones ha solicitado a la PGR iniciar su proceso de extradición.

Derivada de esas investigaciones locales existe una ficha roja emitida por la Interpol contra Macías Tubilla, a quien el gobierno de Veracruz, encabezado por Miguel Ángel Yunes, acusa de simulación de contratos para la compra de artículos para niños y adultos mayores vulnerables.

El nombre de Macías Tubilla fue mencionado en la audiencia en la que su esposo fue condenado por el delito de asociación delictuosa y lavado de dinero.

El miércoles ex gobernador admitió los cargos por lavado y asociación delictuosa, y se le sentenció al pago de una multa y 9 años de prisión. Según la investigación de la PGR contra Duarte, el ex tesorero de la Secretaría de Finanzas y Planeación, Antonio Tarek, y Arturo Bermúdez, ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública, detallaron que el ex gobernador ordenaba desvíos para la compra de bienes.

27sep2018-javidu.jpg
 

“Sabía que para desviar recursos se utilizaban empresas fantasma y que era Karime Macías quien decidía a quién se le daban los contratos públicos y que también sabía que usaban a la Secretaría de Seguridad Pública del estado de Veracruz, la de Agricultura y la de Desarrollo Social estatal para hacer los desvíos”, indicaron los fiscales de la PGR al leer la declaración de Tarek Abdalá ante el juez, pero en el fallo no ella fue señalada.

El ex tesorero conoció a la pareja Duarte en marzo de 2001 en Arizona, quien lo presentó con ellos fue Fidel Herrera, ex gobernador de Veracruz. Desde 2010, según su declaración, Macías Tubilla lo invitó a colaborar con ella en el DIF estatal.

Luego de permanecer como mano derecha de la entonces primera dama de Veracruz, Tarek fue nombrado tesorero de Sefiplan por Duarte, puesto en el que se dedicaría a regular los recursos financieros.

Según su testimonio, era Duarte quien le indicaba mediante mensajes de texto o por el “teléfono rojo”, utilizado para asuntos interiores del gobierno, qué transferencias hacer de las cuentas concentradoras de recursos, porque de éstas era fácil perder el rastro de los movimientos.

Señaló que en diciembre de 2013, la Secretaría de Salud federal depositó 700 millones de pesos a Sefiplan para ser destinados al Seguro Popular y que cuando Duarte se enteró de ello le instruyó pagar 750 millones de pesos a medios de comunicación, razón por la que el recurso no llegó a su destino.

Bermúdez Zurita declaró que desde 2014 fue instruido por Tarek Abdalá para que todos los recursos en materia de seguridad fueran depositados en las empresas fantasma que el ex gobernador ordenó crear.

En su testimonio refirió que existía una intervención irregular en los asuntos del estado por parte de Macías Tubilla, debido a que la entonces primera dama no sólo controlaba el DIF estatal, sino que en diversas reuniones del gabinete comparecía en lugar de Duarte.

Como parte del proceso, la ex titular del Instituto de Espacios Educativos de Veracruz, Xóchitl Tress, no sólo se benefició con millonarios regalos que recibió del ex gobernador, sino que su declaración confirmó parte de la acusación de la PGR contra Duarte. Tress detalló desvíos por al menos 130 millones de pesos que debían ser destinados a escuelas y a otros espacios educativos.

Explicó que sabía de la existencia de un Fondo de Aportaciones Múltiples de recursos federales y que éstos eran intransferibles. De ese fondo fueron depositados 80 millones de pesos entre mayo y octubre de 2014 en Sefiplan para ser invertidos en escuelas, pero el dinero nunca llegó al instituto que ella dirigía.

Desde que conoció a Duarte, éste le manifestó su interés en impulsar su “capital político”, por lo que la invitó a colaborar en su administración. Esto le valió recibir una casa de 2 millones 250 mil pesos, dos terrenos y una camioneta año 2014.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS