"Mochomo", sin cargos por el caso Iguala

Acusación en su contra es por delincuencia organizada; lo liberan de El A ltiplano y lo detienen nuevamente

"Mochomo", sin cargos por el caso Iguala
Aunque José Ángel Casarrubias Salgado es acusado de ordenar el asesinato de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, solamente enfrenta cargos relacionados con su actividad delictiva con los Guerreros Unidos. Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL
Nación 02/07/2020 02:20 Diana Lastiri, Alexis Ortiz y Pedro Villa y Caña Actualizada 02:27

Pese a que José Ángel Casarrubias Salgado, El Mochomo, integrante de Guerreros Unidos, es señalado de ordenar el homicidio de los 43 normalistas de Ayotzinapa, no está detenido por el caso Iguala.

Ayer una juez federal en el Estado de México ordenó liberar a El Mochomo por deficiencias en las pruebas presentadas por el Ministerio Público; sin embargo, no alcanzó a salir del penal de El Altiplano porque la Fiscalía General de la República lo detuvo por una nueva acusación en su contra.

La detención de Casarrubias Salgado ocurrió la semana pasada en el municipio de Metepec, Estado de México, en cumplimiento a una orden de aprehensión emitida el 21 de octubre de 2014 por el delito de delincuencia organizada y derivó de una investigación de la Subprocuraduría Especializada en Delincuencia Organizada (SEIDO).

El nombre de José Ángel Casarrubias Salgado forma parte de las constancias de la investigación del caso Iguala debido a que Osvaldo Ríos Sánchez, El Gordo, y su hermano Miguel Ángel, El Pozol, declararon ante la entonces PGR que El Mochomo ordenó matar a los 43 normalistas de Ayotzinapa y después fueron enterrados en una fosa clandestina en Pueblo Viejo.

Sin embargo, fuentes federales precisaron que la orden de aprehensión de 2014 no incluye ninguna acusación por la desaparición de los normalistas, sino por delincuencia organizada como parte de los Guerreros Unidos.

Ayer, luego de que la juez ordenó liberarlo y la FGR lo detuvo por la nueva acusación, sus padres Rafael Casarrubias y Francelia Salgado informaron que su hijo vive en Guerrero, pero se trasladó al Estado de México para ser atendido de diabetes, padecimiento por el que se puso grave.

Antes de que la FGR detuviera por segunda vez a El Mochomo, el presidente Andrés Manuel López Obrador llamó a los jueces a no usar las deficiencias en las investigaciones como “pretexto” para liberar a los delincuentes.

Aseguró que el caso Ayotzinapa es un asunto de Estado y felicitó al titular de la FGR, Alejandro Gertz Manero, por la petición de 46 órdenes de aprehensión, que no han sido emitidas, contra funcionarios de Guerrero implicados en la desaparición de los normalistas.

Además, en su conferencia matutina el Mandatario lamentó la liberación de Casarrubias Salgado.

“¿Qué opciones hay si está mal integrada la averiguación? Pues que el impartidor de justicia proponga que se reponga el procedimiento, pero no utilizar una deficiencia, como pretexto para dejar en libertad a un presunto delincuente”, dijo.

Comentarios