Fui víctima de acoso del profesor “Spider-Moi” de la UNAM

El profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM llegó a jalonear del brazo y obligar a salir con él a Trebor, una de sus alumnas

FOTOS: ARIEL OJEDA
Nación 25/11/2018 04:14 Teresa Moreno Actualizada 04:14
Guardando favorito...

“Trébol” tiene 21 años y también fue víctima de “Spider-Moi”, profesor de la facultad de Ciencias de la UNAM que se disfrazaba de superhéroe y actuaba como villano. Asegura que a ella la jaloneó del brazo, la obligó a salir con él y le pidió que se grabara y le enviara un video de su cuerpo.

En 2016, Cenobio Moisés Reyes Vázquez adquirió notoriedad en los medios de comunicación, cuando se le descubrió dando clases enfundado en un traje de Spiderman que él mismo confeccionó. En ese momento, dijo que lo que más le gustaba en el mundo era dar clases.

“Me siento bien de llegar caracterizado como Spiderman, es agradable y divertido y fomenta la confianza con los alumnos”, platicó a EL UNIVERSAL en ese entonces.

unam_acoso_73361488.jpg

Cuando se dio cuenta que sería su maestro en una de las clases de los primeros semestres, a “Trébol” le pareció que estaba “padre” que el docente se presentara disfrazado a dar clases.

Un día, recibió una solicitud de amistad en Facebook: era el docente; Trébol lo aceptó. A partir de entonces, Moisés comenzó a vigilarla: cómo se comportaba en clases, con quién se juntaba y cómo se comportaban sus amigos; a la vigilancia siguió el reclamo si alguien más no entraba a clases o se salía antes, le reclamaba a ella. Las cosas fueron escalando.

“Me empezó a incomodar porque nunca había tenido ese tipo de relación con un profesor. Todo se tornó más extraño cuando un día me mandó un video de ejercicios de yoga; me retó a hacer esos ejercicios, grabarme y enviarle el video a él. Me ofreció dos puntos extra sobre mi examen. Me saqué de onda y pensé que era un chiste. No hice los ejercicios obviamente", dijo.

"Me sacó de onda, ¿por qué le tendría que mandar a un profesor un video de mí haciendo ejercicio?”.

El acoso pasó del Facebook al aula: cuando Trébol no le contestaba un mensaje o se portaba cortante con él, Moisés cambiaba su actitud en la clase y dejaba más tareas o ejercicios; cuando Trébol se portaba amable, la actitud del profesor era más cortés.

unam_acoso_73361641.jpg

Primero la invitó al cine y después, cuando vio que ella se negaba y le pedía que no fueran solos sino con sus demás compañeros, la siguió presionando.

"Estaba muy preocupada y sentía que tenía que controlar su temperamento. Era demasiado voluble y si yo le contestaba mal un día, era malo con todo el grupo; si le contestaba bien, era bueno. Yo me sentía responsable y la culpable de cómo iba a reaccionar. Fue muy insistente en el hecho de que fuéramos al cine, me invitó. Yo ya estaba nerviosa, pensaba 'demonios' y me dio miedo decirle que no. Siguió insistiendo”.

Hubo un momento en que le pidió encontrarse con él fuera de horario de clases. Después de que la joven de 21 años se negó a ir con él al cine, se lo encontró en uno de los pasillos; el maestro se emparejó a su paso, la tomó del brazo y le dijo: “¿Verdad que vas a ir?”.

La joven consiguió “zafarse” del compromiso, pero el maestro siguió invitándola a salir y la presionó hasta que aceptó verlo a solas en la facultad. Como si fuera una cita, le llevó chocolates y se enojó cuando Trébol apareció acompañada de uno de sus compañeros de clase.

“Fuera de clases me pedía que nos viéramos. Yo le decía que no podía o que tenía cosas que hacer. Fue tan insistente que decidí ir pero no quise hacerlo sola, así que le pedí a un amigo que me acompañara. Cuando nos vimos, Moisés fue muy hosco con mi compañero y le hizo saber que sólo quería verme a mí. Me regaló chocolates. Era extracurricular todo pero no podía decirle que no. Me dio miedo haberme portado demasiado hosca con él y que fuera a tener represalias”.

La cosa siguió escalando y Moisés comenzó a mandarle imágenes de personas teniendo relaciones sexuales a través de Facebook, además de relatarle y describirle la manera en que tenía relaciones sexuales con sus novias. Trébol le pidió que parara y le mandó los protocolos de violencia de género de la UNAM para mostrarle que lo que estaba haciendo estaba mal, “pero me ignoró. Cuando le dije que no me sentía cómoda, él explotó en clase y yo dejé de ir durante una semana”.

“Para ese entonces, ya tenía miedo por mi persona. Yo no era mala estudiante: aprobé su clase con 10 cerrado pero al final tuve miedo de cómo me iba a calificar. Hasta me llegó a decir que le iba a vender un cómic a Panini (la empresa) contando toda mi historia personal. Decía que ya lo había escrito y hasta tenía unos bocetos, que nada más le faltaba que lo aprobaran. Le pedí que no lo hiciera. Estaba harta de él”.

Terminó el semestre y Trébol respiró aliviada, pero el descargo duró poco: ahora Moisés insistía en que se convirtiera en su ayudante y además se inscribió de oyente en una clase a la que ella asistía.

unam_acoso_73361683.jpg

“Nunca fui grosera con él, ni siquiera cuando le pedí que se detuviera. Pasé todo el semestre fingiendo amistad con él para controlarlo y que el final de curso fuera pasable. Cuando insistió que fuera su ayudante, me siguió enviando mensajes todas las vacaciones, incluso canciones que había escrito él mismo. Insistía forzosamente”, dijo.

Ante el temor de que publicara un cómic con su imagen personal y continuara afectándola, la joven decidió denunciar a su maestro ante las autoridades universitarias.

“Tuvimos una respuesta muy satisfactoria por parte de la facultad, mi directora y todos analizaron el caso correctamente con las pruebas que dimos. Decidieron quitarle el contrato y ahorita está despedido de la facultad y toda la UNAM”.

maf

Temas Relacionados
spiderman
Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios