Se encuentra usted aquí

Así se vivió en la Tierra la llegada a la Luna

En México, hace 50 años no todos contaban con un televisor para ver a Armstrong pisar la superficie lunar. Los anuncios de aquella época reflejaban con gran efervescencia el asombro de la población frente a tal acontecimiento
Alunizaje, 1969
20/07/2019
00:00
-A +A

Texto: Aída Castro Sánchez
Diseño web:
Miguel Ángel Garnica
 

“¡Qué valientes estos tres hombres! ¿Verdad? ¡Ahora sí les ganaron a los rusos! ¡Ojalá que no tengan problemas al regresar!”, expresaron algunos capitalinos al ver por televisión la llegada del hombre a la Luna hace 50 años.

En la capital mexicana el alunizaje del Apolo 11 captó el interés de ciudadanos de todas las edades. La transmisión se logró ver en televisores a color o en blanco y negro que fueron instalados en aparadores comerciales y otros negocios.

primera_plana.jpg
Así dio a conocer la noticia este diario desde que los tres exploradores lunares dejaron la órbita de la Tierra y ascendieron hacia la Luna.

La gente mostró emoción y nerviosismo cuando a las 14:17 horas fue anunciado que el módulo lunar Águila, donde viajaban los astronautas estadounidenses Neil Armstrong y Edwin Buzz Aldrin (tras separarse de la nave madre Apolo 11) había descendido en suelo lunar en el Mar de la Tranquilidad.

En el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, los viajeros no se perdieron la hora del alunizaje, mismo que fue transmitido en los 20 monitores colocados en las cinco salas de esta terminal aérea.

Médicos, enfermos, visitantes y en general todo el personal de los hospitales del antes llamado Distrito Federal, pese a las actividades de unos y el dolor físico de otros, estuvieron pendientes a través de la televisión, radio y prensa.

nota_mexicanos.jpg
Este diario publicó cada detalle de los momentos del alunizaje y de las reacciones de la población. (21 de julio de 1969/Hemeroteca de EL UNIVERSAL).

En los hospitales del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) los circuitos cerrados de televisión estuvieron conectados durante todo el día con las cadenas que transmitieron la llegada de los astronautas norteamericanos. En los hospitales más modestos la radio llevó la noticia a los que no se podían mover de sus camas o de sus consultorios.

La radio y la televisión mexicana transmitieron hora por hora la llegada del hombre a la Luna. Telesistema Mexicano (hoy Televisa) contó con un gran equipo de comentaristas desde Cabo Kennedy, Centro Espacial de Houston y san Antonio; y Televisión Independiente (Canal 8).

Del 19 al 21 de julio de 1969 el desaparecido Canal 8 realizó una transmisión especial de 31 horas con imágenes y sonidos directos desde suelo lunar. Tuvo como comentarista al actor Mario Moreno Cantinflas.

anuncio_de_radio.jpg
La Luna ya no es un secreto, su conquista ha quedado atrás, se leía en un anuncio de la XEW, publicado en este diario el 21 de julio de 1969.

Por su parte el Canal 2 de Telesistema Mexicano contó con los comentarios de Miguel Alemán Velasco y de Jacobo Zabludovsky.
 

Otro que permaneció atento a este acontecimiento fue el presidente Gustavo Díaz Ordaz en su residencia de Los Pinos. Acompañado de su familia escuchó por radio y observó por televisión a color los momentos del viaje a la Luna.

En 1969 no todos los mexicanos contaban con televisión ni con una señal televisiva, como fue el caso de la ciudad de Oaxaca donde la odisea espacial estuvo a punto de no ser vista por sus habitantes debido a dificultades técnicas.

armstrong_bandera_luna.jpg
El 21 de julio de 1969 el astronauta Neil Armstrong culminó el sueño del presidente John F. Kennedy, quien 8 años antes dijo: “Creo que debiéramos ir a la Luna”.

Para superar esta dificultad la Comisión Federal de Electricidad (CFE) trabajó en el tendido coaxial que llevó la señal hasta lugares donde pudo reunirse el público entorno de los aparatos televisores.

La Conquista de la Luna fue registrada ampliamente en las páginas de El Gran Diario de México desde el momento en que la nave Apolo 11 salió de su plataforma el día 16 de julio, ubicada en el Centro Espacial Kennedy hasta su regreso a la Tierra.

los_astronautas.jpg
Antes de emprender su viaje a la Luna fueron captados frente al simulador del módulo lunar los astronautas norteamericanos Mike Collins, Neil Armstrong y Edwin Buzz Aldrin.

Los anuncios que se publicaron en este diario mostraban la efervescencia espacial. El de una importante refresquera señalaba: "Al culminar felizmente los esfuerzos de todos los hombres por traspasar las fronteras del espacio, unimos nuestra emocionada felicitación al entusiasmo de la humanidad, que inicia una nueva etapa de su evolución”.

anuncio_coca_cola_2.jpg
“¡Rumbo al infinito! Así tituló su anuncio la refresquera Coca-Cola, publicado en las páginas de EL UNIVERSAL el 21 de julio de 1969.

La Cementera Tolteca, en ese entonces con 60 años en el mercado, señalaba en su publicidad: “El mundo saluda jubiloso la prodigiosa hazaña realizada por la intrépida tripulación de la nave espacial Apolo11…La ciencia y la tecnología más avanzada que han producido también el concreto, el material de construcción de la época contemporánea (…)”.

anuncio_cemento_tolteca.jpg
 La cementera mexicana no se quedó atrás en aprovechar el viaje a la Luna para promover su producto. Anuncio publicado en EL UNIVERSAL el 21 de julio de 1969.


¿Qué recuerda la gente del histórico viaje?

El domingo 20 de julio de 1969, el pie izquierdo de Neil Armstrong  tocó por primera vez la superficie lunar a las 20:56 horas y dijo su famosa frase: “Este es un pequeño paso para un hombre, pero un gigantesco salto para la humanidad”.

armstrong.jpg
El traje del comandante Neil Armstrong (1930-2012) pesaba 85 kilogramos. En Tierra Armstrong vestido con su uniforme espacial hubiera pesado alrededor de 163 kilógramos. En la Luna sólo pesaba 27.2 kilogramos, debido a la menor fuerza de gravedad del satélite.

Mientras millones de personas seguían sus movimientos, veinte minutos más tarde Aldrin fue el segundo en descender del módulo lunar para reunirse con Armstrong.

El tercer miembro de la expedición Michael Collins mantenía la nave-madre Columbia en órbita alrededor de la Luna esperando el regreso de Armstrong y Aldrin.

Un dato que no todos recuerdan es que después de permanecer en la superficie de la Luna más de dos horas Armstrong y Aldrin recolectaron muestras de roca y polvo para su análisis en el Laboratorio de Recepción Lunar de la NASA.

anuncio_tele.jpg
Anuncio del Canal 2, publicado el 21 de julio de 1969 en las páginas de EL UNIVERSAL, el cual invitaba a los televidentes a que no se perdieran la salida del módulo lunar para luego unirse con el módulo de comando.

Ni tampoco que instalaron magnetófonos, sondas de flujo de calor y sismómetros para conocer el interior de la Luna. La misión Apolo 11 y las posteriores dejaron en la superficie lunar espejos especiales para estudiar su movimiento orbital y su movimiento de rotación.

Antes de que el hombre llegara al satélite natural de la Tierra fueron enviadas hacia allá 50 sondas automáticas, tanto norteamericanas como soviéticas.
Luego de 50 años de aquel acontecimiento, este diario platicó con algunas personas para conocer qué recordaban de este histórico viaje.

La señora Socorro Carrillo, de 60 años de edad, vivía en julio de 1969 en Azcapotzalco y comenta que cursaba el cuarto año de primaria pero no tenía ni televisión, ni radio “no pude hacer la tarea que nos dejó el maestro, porque de tarea nos pidió ver la transmisión”.

El voceador José Luis Pérez tenía 24 años y ya vendía periódicos cerca de la Alameda Central cuando vio la noticia en la televisión de su casa, en blanco y negro. No recuerda si fue de día o de noche la transmisión y opina que este hecho “no fue un gran salto para la humanidad, sino una buena investigación, porque los rusos ya habían avanzado bastante en el espacio”.

carton1.jpg
El cartón de David Carrillo titulado “Sin comentario” se publicó el 21 de julio de 1969, en las páginas de EL UNIVERSAL.

El comerciante Reyes Ignacio Rosas tenía 27 años cuando vio en su televisión en blanco y negro sólo cinco minutos la odisea espacial norteamericana y dice: “fue una farsa, ya que no hay atmósfera ni viento en la Luna como se vio al comandante Armstrong al colocar la bandera estadounidense en la superficie lunar”.

Desde 1972 el gobierno norteamericano dejó de realizar misiones tripuladas a la Luna. En marzo de este año el presidente Donald Trump aprobó una política espacial para que la NASA retome nuevas misiones.

En la carrera espacial China también participa y anunció su interés de estudiar la respiración de las semillas y la fotosíntesis de la Luna. En enero de 2018 su sonda Chang’e-4 alunizó con éxito en el lado oculto de nuestro satélite. Después de la llegada a la Luna se planea llegar a Marte.
 

Opinión

Cuando los conquistadores de la Luna llegaron a México

Poco después de convertirse en las primeras personas en pisar la luna, Neil A. Armstrong, Edwin E. Aldrin Jr. y Michael Collins visitaron México, su presencia emocionó a los mexicanos y uno de ellos afirmó que desde el espacio no se veían las fronteras, los continentes estaban unidos y así debería unirse la gente.
Cuando los conquistadores de la Luna llegaron a MéxicoCuando los conquistadores de la Luna llegaron a México

Nuestra foto principal muestra a una familia en 1969 observando por televisión el histórico viaje a la Luna. Las imágenes comparativas retratan, por un lado, la salida de la nave Apolo 11 (16 de julio de 1969), de su plataforma en el Centro Espacial Kennedy y, por otro, el regreso de los astronautas a la Tierra (24 de julio de 1969).

Fuentes:
Archivo y Hemeroteca de EL UNIVERSAL
Entrevistas propias.
https://www.nasa.gov/mission_pages/apollo/apollo11.html
https://www.nasa.gov/feature/50-years-ago-one-month-til-apollo-11-liftoff
http://www.astroscu.unam.mx/IA/index.php?option=com_content&view=article...
https://www.tangible-eluniversal.com.mx/node/497
https://www.bbc.com/mundo/noticias-46743408
https://www.youtube.com/watch?v=yOFsdFvHPak
https://www.nasa.gov/centers/glenn/about/bios/neilabio.html
https://www.efe.com/efe/usa/cultura/el-met-celebrara-50-anos-de-la-llega...
Enciclopedia de México.