¿Qué es el chinchayote y cómo se cocina?

Conoce una raíz que se consume en algunas regiones de México y aprende a prepararla en casa

tubérculos_chayote
Foto: @lucateromario
Menú 10/01/2022 12:41 Kimberly Flores Zequera Actualizada 12:41
Guardando favorito...

La planta chayotera (Sechium edule), a partir de la cual se obtiene un vegetal muy utilizado en la gastronomía mexicana, el chayote, tiene otro subproducto que sirve como fuente de alimento, el chinchayote.  

El chinchayote es parte de la raíz de la chayotera. Su nombre proviene del náhuatl tzintli 'lo de abajo' y chaytli 'chayote'. 

Leer más: Prepara una mortadela casera, es deliciosa para tortas y sándwiches

Esta raíz produce una especie de bulbos con aspecto similar a la yuca o el camote. Su pulpa es firme y con gran contenido de fécula, se encuentra recubierta por una cáscara delgada y rugosa, de tonos amarillos y cafés. 

chinchayote1.jpg
Foto: @krissia60601

El chinchayote puede ser delgado o grueso según su edad. Su recolección se sugiere a partir de los dos años y debe hacerse con cuidado. Para esto, debe haber terminado la temporada de cosecha del chayote, es entonces cuando se escarba en la tierra para encontrarlo y se cortan los bulbos más grandes, tratando de no dañar la raíz principal y dejando las más pequeñas para asegurar que la planta no muera. 

Este proceso se lleva a cabo cada año y durante la vida productiva de la chayotera, pueden obtenerse de 20 a 30 kilos de chinchayote

Desde el origen de la chayotera en la época precolombina, el cual se asume que pudo ser en México y Guatemala, el chayote, sus hojas y la raíz (también llamada cueza o chayotextle) han sido parte de la alimentación humana en diversas regiones. 

chinchayote2.jpg
Foto: @moonwatcher27

En México se produce chayote principalmente en Jalisco, Michoacán y Veracruz, y aunque en menor cantidad, también dentro de San Luis Potosí, Yucatán, Puebla, Colima, Nayarit y el Estado de México. 

El chinchayote tiene un aporte nutricional considerable, pues en aspectos como la cantidad de hidratos de carbono, proteínas y algunas vitaminas y minerales, supera al producto principal de la planta, el chayote. 

Leer más: La semilla más pequeña del mundo y sus beneficios

¿Cómo se cocina? 

Las recetas para preparar platillos con chinchayote varían según la región, sin embargo, la fórmula más común es utilizando la raíz para elaborar tortitas rellenas y capeadas, las cuales se bañan en salsa o caldillo de jitomate o tomatillo. 

tortitas_chinchayote.jpg
Foto: @laguerita_1979

El chinchayote cocido y machacado se usa para formar la base de croquetas. Debido a su alto contenido de fécula, sirve como sustituto de la papa en múltiples preparaciones. En otros sitios se come como botana cocido, con un poco de limón y chile en polvo. 

En la industria alimentaria se exploran los usos del chinchayote para utilizar sus almidones para la producción de féculas y harinas o como aditivo para otros alimentos. 

 

Tortitas de chinchayote 

tortita_chinchayote.jpg

Foto: @trasfonda


Ingredientes 

1 chinchayote grande 
250 gramos de quesillo o queso para gratinar
3 huevos 
150 gramos de harina 
Sal 
Pimienta
c/n de aceite para freír 

Para la salsa 

500 gramos de jitomate o tomatillo 
1 cebolla 
2 dientes de ajo 
3 piezas de chile serrano 
2 cucharadas de aceite vegetal
1 taza de caldo de pollo (opcional)
Sal 

Procedimiento 

Para la salsa 

En un comal, asar el jitomate, cebolla, ajo y chiles. 
Una vez cocidos, licuar. 
En una olla, calentar el aceite y añadir la salsa previamente colada. 
Añadir sal y de ser necesario, agregar agua o caldo de pollo para obtener la consistencia deseada. 
Reservar caliente hasta servir. 

Para las tortitas

Pelar el chinchayote y cortarlo en rebanadas de medio centímetro de grosor.
Hervir el chinchayote en una olla con suficiente agua y sal. 
Una vez cocido, colar y enjuagar con agua fría para detener la cocción. 
Colocar queso al gusto sobre una rebanada de chinchayote y cubrirla con otra a manera de sándwich. Repetir hasta usar todo el chinchayote. 
Para el capeado, separar las yemas de las claras. Batir las claras con una pizca de sal hasta punto de nieve. Añadir las yemas una a una, batiendo entre cada adición para incorporar. 
En un plato extendido, mezclar la harina con sal y pimienta. 
Pasar las tortitas por harina, retirar el exceso y sumergir en la mezcla de huevo para capear. 
Freír inmediatamente en una sartén con aceite caliente. 
Dar vuelta a las tortitas y sacarlas cuando estén doradas. Dejar escurrir sobre papel de cocina. 
Servir calientes y bañar con la salsa. 

Leer más: Comer clara de huevo mejora tu vista, piel y memoria

 

Recibe todos los viernes Hello Weekend, nuestro newsletter con lo último en gastronomía, viajes, tecnología, autos, moda y belleza. Suscríbete aquí: https://www.eluniversal.com.mx/mi-cuenta

Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios

El Universal

Newsletter Al Despertar

Inicia tu día bien informado con las notas más relevantes

Al registrarme acepto los términos y condiciones