Por ingreso ilegal tendrán problema, dicen a caravana

Detiene INM a 300 centroamericanos en frontera; PF refuerza vigilancia en carreteras estatales
Antes de llegar al poblado de Frontera Hidalgo, a unos 15 kilómetros de los límites con Guatemala, la caravana de centroamericanos fue interceptada por un contingente de la Policía Federal y de Migración. (ABRAHAM JIMÉNEZ. XINHUA)
27/10/2018
03:27
Fredy Martín y María de Jesús Peters
-A +A

[email protected]

Arriaga.— El gobierno de México reforzó ayer los operativos para disuadir la migración ilegal en la frontera sur. En la jornada, informaron autoridades, fueron detenidas al menos unas 300 personas provenientes de Honduras, El Salvador, Nicaragua y Guatemala.

Además, elementos de la Secretaría de Marina se unieron al operativo en el río Suchiate —que separa a México de Guatemala—, implementado desde el pasado miércoles por agentes migratorios y de la Gendarmería.

La tarde del viernes, dos marinos a bordo de una lancha y con un megáfono recorrieron el Suchiate para advertir a los centroamericanos que tendrían problemas si ingresaban de forma ilegal a territorio mexicano. “Van a tener problemas, van a tener problemas”, repetían.

El operativo de vigilancia también se extendió a las carreteras de Chiapas, donde se aplicó el Plan Frontera Sur con retenes de elementos de la Policía Federal y del Instituto Nacional de Migración. Unidades del transporte público fueron verificadas para detener a extranjeros irregulares.

Detención. A pesar de la vigilancia migratoria y policiaca en Ciudad Hidalgo, Chiapas, unos 300 migrantes de una segunda caravana —que se encontraban en el parque de Tecún Umán, Guatemala— lograron ingresar a territorio mexicano de forma ilegal, cruzando el río Suchiate a bordo de balsas. Los centroamericanos entraron al país durante la madrugada.

El contingente inició su caminata a Tapachula, pero dos horas después y metros antes de llegar al poblado de Frontera Hidalgo —que se encuentra a unos 15 kilómetros de los límites con Guatemala—, fue interceptado por un contingente de la Policía Federal; agentes migratorios le cerraron el paso en la carretera.

Al ver al grupo de policías antimotines y del INM, los migrantes intentaron correr al monte, pero fue inútil, pocos lograron escapar. Las mujeres y sus hijos fueron los primeros en ser detenidos.

“Pase señora, despacio, en forma ordenada y segura (...) serán conducidos a una estación migratoria donde podrán regularizar su situación, podrán solicitar refugio”, señalaba un agente del INM, mientras los policías frenaban a los centroamericanos.

Hombres, mujeres y niños fueron subidos a patrullas, rumbo a Tapachula, para ser llevados a la Estación Migratoria Siglo XXI.

A la par de los 300 detenidos, otro grupo de 2 mil personas seguía intentando llegar desde Honduras a la frontera con Guatemala, para proseguir hacia los límites con México.

Quieren a AMLO. Los integrantes de la Caravana Migrante, que se encuentran en el municipio de Arriaga, le dijeron “no” al presidente de la República, Enrique Peña Nieto, y rechazaron su propuesta de regularizar su estancia temporal en México, para que tramiten solicitud de asilo político y que sus hijos vayan a las escuelas, por lo que este sábado continuarán su camino hacia Oaxaca.

En cambio, los hondureños demandaron al presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, un espacio de diálogo en la capital del país.

En medio de una asamblea, los centroamericanos escucharon el mensaje de Enrique Peña Nieto, quien lanzó el plan Estás en Casa. El director del Movimiento Mesoamericano del Migrante, Irineo Mújica, quien condujo la asamblea, pidió a los hondureños meditar cada una de las propuestas del mandatario y luego les solicitó que alzaran la mano si estaban de acuerdo o no en cada uno de los puntos.

Mújica aclaró que al Presidente sólo le resta un mes en el gobierno, por lo que habría que contemplar la postura del mandatario electo.

Una joven que participó en la presentación del plan Estás en Casa les aclaró a los hondureños que uno de los requisitos principales para beneficiarse es que permanezcan en los estados de Chiapas o Oaxaca. Los inmigrantes dijeron al unísono “no”. Aunque el ejercicio se repitió varias veces, la respuesta fue la misma.

Mantente al día con el boletín de El Universal